Actualidad y noticias

14
Jul
2018


Nota de Prensa del Colegio de Ingenieros Técnicos Forestales colegio forestales

 

 

 

La Junta de Comunidades de Castilla- La Mancha ha convocado para los días 17 y 18 de julio la Mesa Sectorial de Personal Funcionario y la Comisión Negociadora del VIII Convenio Colectivo del Personal Laboral, respectivamente, para que sea estudiada la propuesta de oferta de empleo público de 2018.
Dicha oferta no incluye ninguna plaza de Ingeniero Forestal, una profesión ligada íntimamente a nuestro medio natural y especialmente en Castilla-La Mancha donde casi la mitad del territorio es forestal (más de 3 millones y medio de hectáreas).
Todos somos conscientes del enorme papel que juegan los bosques para garantizar la conservación de la biodiversidad, en la producción de bienes y servicios ambientales y en la generación de empleo verde. Por lo que la Administración pública no puede desligarse de su responsabilidad de exigir que al frente de esta materia estén los mejores profesionales y eso pasa porque estos tengan una buena formación básica.
La propuesta de empleo refleja el claro abandono del medio ambiente y natural por parte de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, que en los últimos 8 años, sólo saco plazas de esta escala el pasado año 2017 (6 plazas). En ese periodo, más de una treintena de estos titulados han abandonado la Administración por ceses y jubilaciones, principalmente, realizándose además la amortización de las plazas vacantes.
La Dirección General de Política Forestal y Espacios Protegidos se encuentra en una precaria situación de personal cualificado, igual que todos sus Servicios Provinciales, donde apenas existen técnicos con competencias en gestión forestal. Los puestos son ocupados ahora por otros titulados sin competencias en esta materia, como los ingenieros técnicos agrícolas, por ejemplo, para los que en esta propuesta se han ofertado sorprendentemente 28 plazas.
La Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural demuestra con esta decisión un claro corporativismo, sin importar quién y cómo se gestiona el medio ambiente en Castilla-La Mancha, como ya hizo recientemente al modificar la relación de puestos de trabajo del personal funcionario de la citada Consejería y crear cinco plazas de Director del Centro de Operaciones Provincial (uno por provincia) y una de Director del Centro de Operaciones Regional y una Jefatura de Sección y abrir la posibilidad a que Ingenieros Técnicos Agrícolas e Ingenieros Agrónomos ocupen unas plazas muy sensibles para las que no están formados.
Basta echar un vistazo atrás para descubrir que desde 2005 la Junta de Comunidades apenas ha convocado plazas para los técnicos forestales y sí para los técnicos agrícolas. Tal es la diferencia, que para igualar la proporción de plazas ofertadas desde entonces para ambos tipos de técnicos según la clase de terrenos que gestionan en la Región, haría falta convocar en 2018, más de 50 ingenieros de montes y más de 160 ingenieros técnicos forestales.
Y la situación seguirá agravándose, dado que las vacantes que se seguirán produciendo serán cubiertas con toda probabilidad, con personal procedente de la nueva oferta de empleo de 2018, ingenieros técnicos agrícolas, técnicos sin competencias en la gestión del medio natural. Sin lugar a dudas, las Administraciones públicas deben contar entre sus filas con los profesionales más idóneos y conocedores de las vicisitudes que implica cada una de las plazas; los profesionales que se prepararon y se siguen preparando día a día para ello; y que, en definitiva, es su trabajo habitual.
El abandono en el que se encuentra la actual Consejería provoca también el olvido de las más de 3,5 millones de hectáreas de montes existentes en Castilla-La Mancha como evidente fuente de empleo. Los servicios generados por los montes como la caza o el turismo rural deben ser potenciados, así como las posibilidades que ofrece, por ejemplo, la biomasa forestal porque es bueno para todos, pero sobre todo es bueno para nuestro medio rural.
Los 480 millones de euros que los montes de Castilla- La Mancha van a recibir hasta el año 2020 en el presente programa de desarrollo rural con cargo a los fondos FEADER son suficiente razón como para replantear el impulso del sector forestal en esta Comunidad. Y tenemos que estar preparados para el siguiente periodo. La contratación de empleados públicos capacitados para desarrollar tareas de planificación forestal es clave para poder ejecutar el presupuesto asignado y poder convertir a los montes en una fuente de empleo entre los vecinos más ligados al monte. Sin personal técnico forestal se volverán a cometer los errores de anteriores años, que han supuesto la pérdida de decenas de millones de euros de presupuesto público para invertir en zonas rurales a través de los montes. Sí, en Castilla-La Mancha se han perdido millones de euros por no tener personal cualificado para gestionarlo.
Conviene recordar que en el pasado programa de desarrollo rural (2007-2013) Castilla-La Mancha disminuyó el presupuesto de las medidas destinadas a los montes en sucesivas revisiones ante su incapacidad de ejecutar el presupuesto por el simple hecho de no tener suficiente plantilla de funcionarios de ingenieros de montes e ingenieros técnicos forestales y algo similar está sucediendo en el periodo 2014-2020.
¿Y qué pasa con los titulados de Grado?, ¿cuándo se van a incorporar a la oferta de empleo público en Castilla-La Mancha? Desde el año 2010 se imparten en nuestro país (como consecuencia de la Declaración de Bolonia y la adaptación española al espacio europeo de enseñanza superior) las titulaciones universitarias de Grado. A pesar de ello, no hay ni rastro de estos titulados en la propuesta de oferta de empleo pública de 2018.
El Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales y Graduados en Ingeniería Forestal y del Medio Natural exige a la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha un replanteamiento de la propuesta de oferta de empleo público. Y por coherencia, realizar una profunda reflexión para consensuar y definir cómo se quiere armar el músculo de la administración pública castellano manchega, o lo que es lo mismo, como queremos que sea su plantilla en los tiempos que vivimos y ante los retos medioambientales que como sociedad tenemos que afrontar. Aún estamos a tiempo de corregir un error histórico. Castilla-La Mancha se lo merece.

 

11
Jul
2018

Picos de europa. Fotografía de JGFábregas
                                                                                                 Picos de europa.- Fotografía de JGFábregas

 

En 1918 nacieron el Parque Nacional de Covadonga y el Parque Nacional de Ordesa. España fue el cuarto país del mundo en declarar parques nacionales, tras Estados Unidos de América, Canadá y Suecia.

Por ese motivo el Ministerio de Transición ecológica ha emitido un comunicado de prensa en conmemoración de tan importante evento.

 

180703centenarioparquesnacionalesdef_tcm30-456023.pdf

 

03
Jul
2018

Estamos enterados de la polémica suscitada por la propuesta de modificación de la Relación de Puestos de Trabajo en la Consejería que tan dignamente dirige y, deseando poder colaborar en que sirva la modificación para mejorar la gestión técnica de los bosques de Castilla y León, deseamos aportar al debate una serie de consideraciones para que las modificaciones vayan por el buen camino de mejorar la gestión.

Vaya por delante que en todas las profesiones existen unos ratios ideales sobre las plantillas necesarias para realizar los trabajos, así como de las titulaciones que se requieren para poder desempeñar correctamente la función que sea. La profesión forestal no es una excepción y también posee esos ratios.

En nuestro entorno de la Unión Europea, que es el que sin duda todos queremos alcanzar en la prestación de servicios, los países centroeuropeos y Francia siempre han mantenido unos ratios que, con el tiempo se han ido demostrando como los más adecuados para la gestión forestal. Por lo que nos permitimos sugerirle los siguientes cambios en la RPT con la justificación que antecede.

Tomemos como ejemplo la Oficina Nacional de bosques francesa (ONF). En 2007 tenía 10.000 empleados (cifra oficial) y administraba y gestionaba 12 de los 15 millones de hectáreas de bosque de Francia. No tiene competencias ni en Parques Nacionales, ni en incendios forestales.

De los 10.000 empleados que posee 6.631 eran funcionarios con un ratio de un ingeniero cada dos técnicos y cada 4 agentes forestales (dedicados solo a la gestión forestal, sin otros cometidos), y cada dos administrativos. lo que nos da una cifra aproximada de 736 ingenieros, 1.472 ingenieros técnicos forestales y 2.944 agentes forestales. El resto se compone, al parecer de personal administrativo junto a personal laboral encargado de viveros, capataces, etc.

Otros organismos llevan la gestión de los montes privados, espacios naturales e incendios forestales. Con criterios similares de plantillas.

Puesto que la superficie arbolada de Castilla y León es de 2.986.000 ha y la forestal total es de 4.838000 ha, estamos en disposición de calcular cual ha de ser la plantilla que, exclusivamente para la gestión forestal, debe haber en Castilla y León. Haciendo una simple regla de tres obtenemos que con criterios europeos, y solo dedicados a la gestión forestal, debería haber en la RPT de Castilla y León, 183 ingenieros de montes, 366 plazas de ingenieros de montes o ingenieros técnicos forestales y 732 agentes forestales, todos los cuales, como volvemos a recalcar, exclusivamente dedicados a la gestión forestal y con un total de 2.490 empleados entre técnicos, laborales, agentes y personal de oficina, solo dedicadas a la gestión forestal conforme a los criterios de la ordenación forestal sostenible.

Si bien la comparación entre la gestión forestal de la ONF y Castilla y León es válida, consideramos que la comparación para las demás facetas profesionales debe realizarse con otras comunidades autonomas.

Así en Espacios Naturales la Comunidad de Comunidad de Cantabria dedica dos secciones para los Espacios protegidos junto a dos secciones más para el Parque Nacional de Picos de Europa con un total de 9 de técnicos para 15.381 ha de parques nacionales y 44.808 ha de parques naturales, de estas plazas tres son para el Parque Nacional. Todas son plazas para ingenieros de montes, forestales o biólogos.

Observe la insuficiencia de medios en Castilla y León con sus 36.965 ha de superficie entre los Parques Nacionales de Picos de Europa y Guadarrama y sus medio millon de hectáreas de Parques Naturales declarados. ¿Hay en Castilla y León 81 técnicos destinados a la gestión de espacios naturales, de los que, siguiendo con el mismo criterio de atender superficies y número estén 7 destinados exclusivamente a la atención y gestión de los dos parques nacionales de la región?

En lo que se refiere a las demás facetas de la profesión, como especies protegidas, y caza y pesca, y defensa del medio natural (incendios y sanidad forestal) dedica Cantabría 4 secciones con 9 técnicos. La primera podría estar abierta a otros colectivos como biologos, las últimas no. Recordemos que es para atender 363.793 ha forestales. El equivalente en Castilla y León sería de 119 técnicos con 53 jefaturas de secciones. A ellos hay que añadir una docena de técnicos para atender los temas de propiedad, vías pecuarias, montes con contrato y el Catálogo de montes de Utilidad Pública, uno por provincia junto a tres en Servicios Centrales.

Por último hemos de hablar de las jefaturas de servicio que en Cantabria totalizan en el medio natural 3 jefaturas de servicio. Tomando las 9 provincias debería haber 27 jefaturas de servicio en Castilla y León. Estimamos dos jefaturas por provincia, una de Medio Natural y otra para las demás competencias de Medio Ambiente, así como 9 en la Dirección General de Medio Natural.

Vistas así las cosas y con el fin de que la Junta de Castilla y León tenga la dotación técnica suficiente para realizar una inmejorable gestión del medio natural le sugerimos la siguiente dotación de plazas de técnicos en la RPT

Total de plazas:
549 en gestión forestal, de ellos 183 de ingenieros de montes y 366 de ingenieros de montes o ingenieros técnicos

Parques Nacionales.- 7 plazas para la gestión de ingenieros de montes, ingenieros t. forestales o biológos.

Espacios Naturales.- 74 para la gestión de ingenieros de montes, ingenieros t. forestales o biológos.

Especies protegidas, caza y pesca, y defensa del medio natural (incendios y sanidad forestal).- 119 técnicos. Al menos la mitad deberían ser ingenieros de montes y la cuarta parte de ingenieros técnicos forestales-

Con estos datos la dotación de técnicos ideal para la gestión del Medio Natural de Castilla y León sería de 749, de los que podrían estar abiertas a biologos unas 135.

De estas 749 plazas estimamos que debe quedar un 7 % en Servicos Centrales de la Dirección General de Medio Natural, 52 plazas.

Una cuestión a mayores es que debemos felicitar la previsión que tuvo la Junta de Castilla y León con la creación del Centro para la Defensa contra el Fuego (CDF) y el Centro de Sanidad Forestal de Calabazanos (CSF), pues el tiempo ha dado la razón a la previsión de que eran necesarios, como lo demuestra el preocupante incremento de la peligrosidad y tamaño de los incendios en toda España y la utilidad del CSF para que Castilla y León haya podido atajar los problemas de enfermedades tan graves para nuestras masas forestales como el nematodo del pino. Estos centros debieran no solo mantenerse sino, además verse potenciados.

Agradeciéndole de antemano su interés reciba un cordial saludo.

 

© 2018 Distrito Forestal.