Incendios Forestales

16
Sep
2021

 

Un año más, OSBO abre la convocatoria para presentar las candidaturas a los Premios Batefuegos de Oro 2021 (#PremiosBO2021), los premios que reconocen el trabajo de los profesionales de la prevención y extinción de incendios forestales.

Para esta convocatoria, se mantienen las categorías de la edición de 2020.

Categorías

1ª Batefuegos de Oro. Podrán optar a esta categoría las personas físicas o jurídicas sea cual sea su actividad, objetivo o logro, en relación a los incendios forestales (gestión, prevención, extinción, investigación, divulgación, formación, I+D+I, etc.).

2ª Batefuegos Honorífico. Podrán optar a esta categoría las personas con una notable trayectoria profesional en relación a los incendios forestales.

3ª Batefuegos del Año. Podrán optar a esta categoría personal integrante de las brigadas de extinción de incendios forestales de la Campaña 2020 por sus valores y méritos (entrega, liderazgo, gestión de equipos, etc.).

4ª Batefuegos a la Imagen del Año. Podrán optar a esta categoría las fotografías o vídeos cuya temática verse sobre incendios forestales (ver bases en zona de descarga).

5ª Batefuegos de Comunicación

Podrán optar a esta categoría los dispositivos y profesionales de la extinción que se han destacado en una comunicación transparente, efectiva y continua de la labor que desempeñan, y los medios de comunicación que han mantenido una línea informativa que ha ayudado a la sociedad a adquirir conocimientos sobre la problemática de los incendios, a prevenirlos y a difundir una adecuada cultura de la emergencia.

Presentación de Candidaturas

Puedes presentar tu candidatura hasta el 14 de octubre de 2021 al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Los candidatos pueden presentarse de forma directa (autocandidatura) o mediante la propuesta de otra persona o entidad. Para ello, se deberá cumplimentar la ficha Presentación de candidatura elaborada a tal fin y presentarla antes de que concluya el plazo estipulado.

En la zona de descarga puedes descargarte los siguientes documentos:

La «Convocatoria de los premios Batefuegos de Oro 2021», donde encontrarás más información de los Premios de este año.

La ficha de «Presentación de la Candidatura 2021», necesaria para presentar tu autocandidatura o la de la persona o entidad que consideres merecedor de un premio.

Las bases del premio «Batefuegos a la Imagen del Año», donde se especifican la temática, plazo, modalidad de presentación, etc.

Fallo del Jurado

Una vez finalizado el plazo de presentación de candidaturas se procederá a la votación del Jurado Nacional, que está formado por los miembros del Observatorio Social El Batefuegos de Oro y representantes sociales y profesionales de prestigio que puedan aportar soluciones al problema de los incendios forestales. Este año se fallarán los premios el 4 de noviembre de 2021.

El fallo del Jurado será inapelable y supondrá la elección de cada uno de los premiados.

Ceremonia de Entrega de Premios

Dichos ganadores recibirán, en un acto público*, el emblema del galardón, así como las gratificaciones que se hayan estipulado.

*Ante la incierta situación provocada por los efectos de la COVID-19, queda a la espera de confirmación la forma de entrega de los premios en caso de no poder realizarse de forma presencial. ¡Gracias por vuestra comprensión!

30
Ago
2021

 

Un choque de un buitre leonado contra un tendido eléctrico provocó su caída en llamas al suelo y fue la causa del incendio que quemó más de 650 hectáreas en Alburquerque (Badajoz) el 18 de agosto.

Esta es la conclusión de la investigación del Servicio de Protección de la Naturaleza SEPRONA que ha hecho pública hoy, en la que dice “hechos evidenciables que se corroboraron con el exhaustivo reconocimiento e inspección ocular sobre el terrero».

La investigación identificó en primer lugar el inicio de fuego en el paraje Ribera del Fraile. Posteriormente, la inspección ocular facilitó pruebas del choque del animal con el tendido eléctrico y la comprobación de la electrocución del buitre, que yacía carbonizado en el suelo. Allí comenzó el incendio.

La conclusión del SEPRONA es que el buitre leonado «cayó envuelto en llamas a la masa forestal originando el fuego«.

Las altas temperaturas por la de calor, y la falta de humedad, facilitaron la propagación del incendio que provocó la evacuación de los habitantes de una urbanización próxima y que se declarase el Nivel 1 de emergencia. Dos días después, el 20 de agosto, el dispositivo del INFOEX dio por extinguido el incendio tras quemar más de 650 ha.

 

13
Ago
2021

 

Entrevista a  Cristina Fernández, científica del Centro de Investigación Forestal de Lourizán, por Eva Rodríguez, publicada en SINC    el 2/8/2021

La actividad incendiaria es tan compleja que no existe única forma de gestión exitosa. Desde el Centro de Investigación Forestal de Lourizán, la investigadora Cristina Fernández analiza cómo reducir el riesgo y mejorar la capacidad de recuperación de los paisajes ya quemados.

Al principio de la película O que arde (Oliver Laxe, 2019) el bosque gallego es devorado en una de las imágenes más hermosas y a la vez aterradoras que ha dado el fuego en el cine. Que este laureado film se rodara en Lugo no es casual. Además de ser la cuna de su director, el noroeste peninsular es una de las zonas que soporta año tras año los registros de incendios más graves de Europa.  

El abandono rural, las políticas centradas solo en la extinción, la dificultad de recuperación del área quemada, así como el alto componente sociológico del fuego, son algunas de las cuestiones que aborda Cristina Fernández, del Centro de Investigación Forestal de Lourizán (Pontevedra), en los numerosos estudios que ha publicado este año sobre los incendios.

En uno de sus últimos trabajos habla de la resiliencia ante los incendios forestales en el noroeste peninsular. ¿Cómo se consigue y cómo influye en la planificación del territorio para minimizar los efectos del fuego?

Resiliencia en términos generales se define como la capacidad del sistema para reaccionar ante las perturbaciones, los fallos internos y los acontecimientos del entorno, absorbiendo la perturbación o reorganizándose para mantener sus funciones. En el caso de las áreas afectadas por incendios forestales, son resilientes aquellas capaces de minimizar los efectos a través de una adecuada planificación territorial, con un uso eficiente del territorio reduciendo el abandono, fomentando el asociacionismo que reduzca el número de pequeñas parcelas –que  hacen muy difícil una gestión eficiente– y a través también de la educación.  

¿Qué factores influyen en que Galicia y el norte de Portugal sean las zonas con mayor prevalencia de incendios forestales de Europa?

No hay una respuesta simple a esta pregunta, se debe a la conjunción de diferentes factores. En primer lugar, son áreas con alta productividad donde se originan rápidamente acumulaciones en la cantidad y continuidad de la vegetación. Además, en estas regiones el fuego se ha usado en el ámbito rural de manera inveterada, al igual que ocurre en otras partes del mundo afectadas por el mismo problema. Los incendios tienen en estos lugares raíces de carácter profundamente sociológico, porque más del 95 % son intencionados.

Los esfuerzos se centran en la extinción y se olvida el papel ecológico y social que tiene el fuego

¿Ha mejorado la prevención en ese sentido? Porque habla de la percepción que se tiene y la realidad y que no hay una sola forma de gestión exitosa, si no varias.

En los últimos años se ha ido cambiando de perspectiva sobre el papel del fuego en los ecosistemas. En todos los países afectados por este problema históricamente se centraron los esfuerzos en la extinción y se olvidó el papel ecológico y social que tiene el fuego. La prevención se está enfocando teniendo en cuenta también la presencia y uso del  fuego en la gestión de los espacios.

Que la planificación territorial tenga en cuenta el fuego es la clave para favorecer la resiliencia en los sistemas forestales. No se trata de que se deba establecer un tipo de cubierta vegetal u otra, sino de hacer una gestión que minimice el riesgo de incendio y sus efectos.

En otro de sus trabajos habla de una nueva metodología de análisis de incendios a través del satélite Sentinel 2. ¿Cómo se están haciendo actualmente y que novedades plantea esta propuesta?

El uso de los índices espectrales es básico para el análisis de los efectos de los incendios forestales. El sensor MODIS de la plataforma de EFFIS está muy extendido porque ofrece una cobertura global en términos temporales y espaciales. Sin embargo, su resolución impide que se puedan considerar incendios pequeños o áreas dentro de un incendio que no hayan sido quemadas.

La teledetección es fundamental para la planificación de medidas urgentes de restauración

En el análisis habitual empleamos Sentinel 2, desarrollado por la Agencia Espacial Europea (ESA) para delimitar el perímetro de las áreas quemadas y el daño en la vegetación porque tiene una mayor resolución que MODIS (20 m frente a 250 m). El papel de la teledetección es fundamental para la planificación de medidas urgentes de restauración, pero son menos eficientes para detectar el nivel de severidad en el suelo.

¿Cómo se mide la magnitud y la gravedad de cada uno de ellos?

En el análisis de la gravedad de los incendios, la superficie afectada es solo uno de los aspectos a considerar. El nivel de daño que el fuego causa a los diferentes componentes del ecosistema es lo relevante. La evolución de un incendio forestal no es homogénea y por tanto, sus impactos tampoco. Los incendios causan un mosaico de daño en la vegetación y suelo dependiendo de las condiciones meteorológicas antes y durante el incendio; así como las características del sitio.

¿Cómo influye en la restauración del área quemada?

Para la planificación de las actividades de restauración el análisis de severidad es clave. Por ejemplo, en pinar afectado por un fuego de copa, en el que se produce la combustión total de esta, el banco de semilla disponible como fuente de regeneración natural será mucho menor que en otro similar cuya copa no haya sido afectada por el fuego. 

¿Y en la erosión del terreno?

La respuesta hidrológica de los suelos, y por tanto, la susceptibilidad a la escorrentía y erosión también depende del daño del fuego en el suelo. Puede variar desde una pequeña reducción de la cubierta orgánica hasta la completa consunción y total pérdida de agregación cuando el fuego es de rescoldo. Por tanto, se debe analizar la extensión de las áreas afectadas por cada nivel de severidad, así como su conexión dentro y fuera del área quemada, para valorar los impactos que un incendio puede tener.

Una de las consecuencias más terribles de los incendios es el aumento de la erosión

Otro de los trabajos que ha publicado este año es precisamente sobre los sistemas de mitigación de dicha erosión. ¿Qué diferencias hay entre el acolchado de madera y el de paja?

El Centro de Investigación Forestal de Lourizán, dependiente de la Xunta de Galicia, lleva realizando una investigación específica sobre este tema durante los últimos 15 años. Los resultados sido adoptados de forma oficial desde 2015 por el departamento del gobierno autónomo que gestiona todo lo relativo a los incendios forestales. Una de las consecuencias más terribles de los incendios es el aumento de erosión después del fuego. El trabajo corresponde a un área tratada con acolchado de paja distribuido desde el aire con helicóptero en la provincia de Pontevedra en donde se instaló un dispositivo experimental de monitorización de ese tratamiento hecho a escala operativa.

¿Qué se observó al distribuir este material desde el aire?

Experiencias anteriores habían mostrado que el acolchado de paja agrícola reduce la erosión después de incendio en más de un 90 %, pero también tiene ciertas limitaciones. Una de las más importantes es la posibilidad de ser movilizado en zonas altas y ventosas, por lo que se aplicó en un área similar un acolchado de astilla para comparar su efectividad con el de la paja.

¿Cuál dio mejor resultado, la paja o las astillas de madera?

Los resultados muestran que aunque la reducción de erosión es buena en el caso del acolchado de madera, se necesita 10 veces más material que en el caso de la paja. Además, ese material tiene que ser aplicado manualmente, lo que limita su uso extensivo. La paja, hasta el momento, se ha mostrado como el material más eficiente en términos coste-beneficio. Es el empleado de forma mayoritaria en todos los tratamientos que la administración autonómica lleva a cabo cuando es necesario mitigar el riesgo hidrológico y de erosivo después de incendio.

¿Cuál es el protocolo que se sigue una vez se extingue el incendio?

En Galicia existe un protocolo de actuación para la mitigación del riesgo hidrológico y erosivo que es único en Europa. En él, el análisis de la severidad del incendio constituye una fase crítica, especialmente en lo que se refiera al suelo. En una investigación anterior habíamos desarrollado un índice descriptivo para conocer la cantidad de suelo que se puede perder por erosión.

Otro de sus estudios publicado en 2021 se centra el área mediterránea. ¿Qué conclusiones sacaron en esas 25 parcelas de zonas quemadas que analizaron?

La participación en el proyecto EPYRIS, que es un esfuerzo conjunto de España, Portugal y Francia para la gestión de las áreas quemadas, nos dio la oportunidad de testar si esa clasificación podría ser usada fuera de Galicia. Los muestreos realizados en Nerva (2018), Ávila (2019) y Segovia (2019) revelaron que, al igual que se había observado en Galicia, ese índice refleja bien las alteraciones clave de las propiedades del suelo, que indican la susceptibilidad a la erosión.

23
Ago
2021

incendio forestal navalacruz

El presidente agradece el trabajo de todas las personas que han trabajado en el incendio y recuerda que «el verano no ha terminado»

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este domingo que el primer Consejo de Ministros tras las vacaciones de verano, que se celebra en el Palacio de la Moncloa el martes, declarará todos los territorios afectados por incendios y otras catástrofes como «zonas gravemente afectadas» para que puedan recibir los recursos necesarios que les ayuden a «mitigar» el daño sufrido.

Durante una visita a la provincia de Ávila para visitar los pueblos que el pasado fin de semana se vieron afectados por un grave incendio que ha quemado más de 20.000 hectáreas, Sánchez ha hecho una breve declaración ante los medios de comunicación con el objetivo de transmitir su «compromiso, empatía y solidaridad ante esta tragedia y este drama medioambiental y social».

Así adelantó que el Consejo de Ministros servirá para «declarar como zonas gravemente afectadas por emergencia de Protección Civil a todas y cada una de las comunidades autónomas que han tenido incendios y otro tipo de catástrofes naturales» este verano.

«Una vez mitigado el incendio, hay que poner los recursos para recuperar la normalidad en estos maravillosos territorios que tenemos en nuestro país», dijo acompañado de las autoridades regionales de la Junta de Castilla y León y de los alcaldes afectados en Ávila. «Hay que recuperar ese patrimonio natural y paliar el desgarro emocional que supone la perdida de pastos, lugares naturales, hogares y bienes materiales».

Enemigo común

Sánchez ha agradecido el trabajo realizado por bomberos, Guardia Civil, fuerzas de seguridad, voluntarios y autoridades para extinguir el fuego de Ávila durante la semana pasada y ha destacado que juntos se enfrentaron a «un enemigo común que no obedece a otra cosa que las condiciones climáticas».

Por eso, hizo un llamamiento al conjunto de las administraciones públicas a trabajar «codo con codo» contra los incendios y ha ensalzado «lo bien que hemos trabajado» en el caso de Ávila con la Junta de Castilla y León y la Diputación Provincial, pero también «con todos y cada uno de los gobiernos autonómicos» en otros incendios ocurridos este verano en España.

El jefe del Ejecutivo subrayó que «la unidad, la coordinación y la colaboración es primordial» entre administraciones públicas para luchar contra los incendios y señaló que los vecinos «lo agradecen y reconocen en sus instituciones». También recordó que el verano «no ha terminado» todavía y persiste «un momento de extraordinario riesgo» en todo el país.

«Los fuegos, por desgracia, e

12
Ago
2021

Science Daily thumb

Fecha:

3 de agosto de 2021

Fuente:

Universidad de Washington

Resumen:

Al ver la urgente necesidad de cambio, un equipo de científicos de las principales universidades de investigación, organizaciones de conservación y laboratorios gubernamentales de todo Occidente ha producido una síntesis de la literatura científica que establece claramente la ciencia establecida y la fuerza de la evidencia sobre el cambio climático, los incendios forestales y la gestión forestal de los bosques estacionalmente secos. El objetivo es dar a los administradores de tierras y a otras personas en todo el oeste acceso a un recurso unificado que resuma la mejor ciencia disponible para que puedan tomar decisiones sobre cómo administrar sus paisajes.

Compartir:

   

HISTORIA COMPLETA

El clima excepcionalmente caluroso y seco de este verano ha alimentado docenas de incendios forestales en todo el oeste de Los Estados Unidos, arrojando humo por todo el país y amenazando con registrar otro año récord. Más de un siglo de exclusión de incendios ha creado densos bosques repletos de exceso de árboles y maleza que encienden y propagan los incendios rápidamente en condiciones cada vez más cálidas y secas.

Los científicos coinciden en gran medida en que la reducción de estos combustibles es necesaria para hacer que nuestros bosques y las comunidades circundantes sean más resistentes a los incendios forestales y al cambio climático. Pero la política y la acción no han seguido el ritmo del problema y la supresión de incendios sigue siendo la norma, incluso cuando los megainclos se vuelven más comunes y destructivos.

Al ver la urgente necesidad de cambio, un equipo de científicos de las principales universidades de investigación, organizaciones de conservación y laboratorios gubernamentales de todo Occidente ha producido una síntesis de la literatura científica que establece claramente la ciencia establecida y la fuerza de la evidencia sobre el cambio climático, los incendios forestales y la gestión forestal de los bosques estacionalmente secos. El objetivo es dar a los administradores de tierras y a otras personas en todo el oeste acceso a un recurso unificado que resuma la mejor ciencia disponible para que puedan tomar decisiones sobre cómo administrar sus paisajes.

"Sobre la base de nuestra extensa revisión de la literatura y el peso de la evidencia, la ciencia de la gestión adaptativa es sólida y justifica una gama de enfoques probados en el tiempo y la investigación para adaptar los bosques al cambio climático y los incendios forestales", dijo la coautora principal Susan Prichard, científica investigadora de la Facultad de Ciencias Ambientales y Forestales de la Universidad de Washington.

Estos enfoques incluyen cierto adelgazamiento de bosques densos en áreas excluidas por incendios, quema prescrita, reducción de combustibles en el suelo, permitir que algunos incendios forestales se quemen en entornos rurales bajo condiciones climáticas y de combustible favorables, y revitalizar las prácticas indígenas de administración de incendios. Los hallazgos se publicaron el 2 de agosto como un artículo invitado de tres artículos en la revista Ecological Applications.

Los autores estudiaron y revisaron más de 1.000 artículos publicados para sintetizar más de un siglo de investigación y observaciones en una amplia gama geográfica de bosques del oeste de América del Norte. El análisis no incluyó las selvas tropicales en el noroeste del Pacífico u otros bosques húmedos donde no se aconsejaría el adelgazamiento y la quema prescrita.

"Los cambios sustanciales asociados con más de un siglo de exclusión de incendios ponen en peligro la diversidad forestal y los procesos clave, así como muchos otros valores sociales y ecológicos, incluida la cantidad y la calidad del agua, la estabilidad de las reservas de carbono, la calidad del aire y los recursos culturalmente importantes y la seguridad alimentaria", dijo la coautora principal e investigadora de la UW Keala Hagmann.

Este ambicioso conjunto de artículos se inspiró en la realidad de que bajo la gestión actual de los bosques y los incendios forestales, los incendios forestales masivos y la sequía son ahora, con mucho, los agentes de cambio dominantes de los bosques del oeste de América del Norte. Existe una necesidad urgente de aplicar enfoques ecológica y científicamente creíbles para la gestión de los bosques y los incendios a un ritmo y escala que coincida con el alcance del problema, dicen los autores.

Parte de la solución implica abordar la confusión actual sobre cómo rectificar los efectos de más de un siglo de exclusión de incendios a medida que el clima continúa calentándose. Los administradores de tierras y los encargados de la formulación de políticas reconocen que el número y el tamaño de los incendios graves están aumentando rápidamente con el cambio climático, pero el acuerdo y la financiación para apoyar la adaptación al clima y a los incendios forestales se están quedando atrás.

Con ese fin, estos documentos revisan la fortaleza de la ciencia sobre los beneficios de adaptar los bosques excluidos por incendios a un clima que se calienta rápidamente. Los autores abordan 10 preguntas comunes, incluyendo si el manejo es necesario después de un incendio forestal, o si los tratamientos de combustible (adelgazamiento, quema prescrita) funcionan bajo un clima de incendio extremo. También discuten la necesidad de integrar la ciencia occidental del fuego con el conocimiento ecológico tradicional y los usos indígenas del fuego que manejaron los paisajes occidentales durante miles de años.

Aunque el cambio climático trae consigo muchas incertidumbres, la evidencia que apoya la adaptación intencional a los bosques es sólida y de base amplia. Los autores demuestran claramente que las incertidumbres persistentes sobre el futuro ya no deberían paralizar las acciones que se pueden tomar hoy para adaptar los bosques y las comunidades a un clima que se calienta y más fuego.

"Esta colección representa una mezcla de voces científicas en todo el dominio disciplinario", dijo el coautor principal Paul Hessburg, ecólogo investigador del Servicio Forestal de los Estados Unidos y profesor afiliado en la UW. "Después de revisar la evidencia, está claro que los cambios en las condiciones forestales y los regímenes de incendios en todo Occidente son significativos. La oportunidad que tenemos por delante es adaptar los bosques a los regímenes climáticos y de incendios forestales que cambian rápidamente utilizando una amplia gama de herramientas de gestión disponibles y probadas en el tiempo".

Los coautores de este informe especial son de la Universidad de Arizona, la Universidad de Columbia Británica, la Universidad de California, Berkeley, la Universidad de California, Merced, la Universidad de Idaho, la Universidad de Montana, la Universidad de Nuevo México, la Universidad del Norte de Arizona, la Universidad Estatal de Oregón, la Universidad Estatal de Pensilvania, la Universidad Estatal de Utah, las estaciones de investigación del Servicio Forestal de los Estados Unidos (Noroeste del Pacífico, Suroeste del Pacífico, Montañas Rocosas), U.S. Forest Service, Pacific Southwest Region, Washington State Department of Natural Resources, California Department of Forestry and Fire Protection, U.S. Fish and Wildlife Service, U.S. Geological Survey, The Nature Conservancy, R.W. Gray Consulting, Rocky Mountain Tree-Ring Research and Spatial Informatics Group.

Esta investigación fue financiada por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos, The Wilderness Society, The Nature Conservancy of Oregon, Conservation Northwest, el Instituto de Restauración Ecológica, el Departamento de Recursos Naturales del Estado de Washington, el Servicio Forestal de los Estados Unidos (Estaciones de Investigación del Noroeste del Pacífico y del Suroeste del Pacífico) y el Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California.

Fuente de la historia:

Materiales proporcionados por la Universidad de Washington. Original escrito por Michelle Ma. Nota: El contenido se puede editar para el estilo y la longitud.

Referencia de la revista:

Paul F. Hessburg, Susan J. Prichard, R. Keala Hagmann, Nicholas A. Pova, Frank K. Lake. Wildfire and climate change adaptation of western North American forests: a case for intentional management. Aplicaciones Ecológicas, 2021; DOI: 10.1002/eap.2432

Universidad de Washington. "State of the science on western wildfires, forests and climate change." ScienceDaily. ScienceDaily, 3 de agosto de 2021. <www.sciencedaily.com/releases/2021/08/210803175223.htm>.

Página 1 de 13

© 2018 Distrito Forestal.