Política Forestal

25
May
2022

El manifiesto “Sumar complicidades” busca el apoyo de la sociedad, en general, y del sector forestal en particular, en defensa de los Montes de Utilidad Pública. Defiende su gestión forestal sostenible y el desarrollo de los pueblos directamente relacionados con ellos a partir del aprovechamiento de sus recursos naturales y el pago por los servicios ambientales que prestan. Este manifiesto se puede firmar enviando los datos al correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La iniciativa surgió de la Vocalía Forestal de la Asociación de Municipios de Montaña esMontañas, que organizó una mesa participativa con más de cincuenta entidades del mundo rural durante la celebración del Día Internacional de las Montañas 2022 celebrado en Orea y Orihuela del Tremedal.

Los objetivos del documento son: reivindicar la importancia de la figura de los Montes de Utilidad Pública (MUP); la necesidad de su gestión forestal sostenible como garantía de su conservación, de la obtención de productos naturales y renovables y de los servicios ecosistémicos que prestan; y su papel fundamental, a través de la bioeconomía, para el mantenimiento de los pueblos directamente relacionados con ellos.

El documento comienza con una descripción del contexto: reconoce la importancia de los MUP como primera figura de protección de bosques de España. Señala cómo su gestión sostenible, “desde hace más de un siglo”, ha creado bosques que proporcionan servicios ecosistémicos “esenciales” para la sociedad de hoy, como evitar la desertificación, regular el ciclo hidrológico y preservar la fertilidad de las tierras agrícolas, servir de “amortiguadores de los excesos climáticos”, y constituyen el mayor foco de biodiversidad terrestre, además de “lugar cada vez más reclamado para el esparcimiento, ocio y salud”.

Destacan su papel mitigador del cambio climático que “no solo pasa por crear nuevos bosques sino por gestionar los actuales en su papel como sumideros de carbono, como sustitutivos de otros materiales más contaminantes y con mayor huella de carbono”.

Los MUP “han contribuido a la generación de empleo fijando población en el pasado” y ofrecen un enorme potencial de bioeconomía al “ser fuente de recursos naturales renovables y reciclables, en especial la madera, pero también otros recursos como la resina, el corcho, la caza, la pesca, los hongos, las setas, las plantas aromáticas y demás productos no maderables”.

Destacan “el papel fundamental de la ganadería extensiva en los ámbitos social y ambiental, en particular por su contribución a la prevención de los incendios en los territorios forestales y fuente de alimentación en sentido nutricional y climático, esencial para una soberanía alimentaria”.

Por todo ello considera el documento que “en el contexto de la gestión adaptativa”, la gestión realizada en los MUP “debe servir de punto de partida a los nuevos modelos de conservación y ordenación sostenible de los bosques”.

Situación de los MUP y peligros

Sin embargo, a pesar de los servicios prestados por los MUP, sobe ellos se ciernen algunos problemas burocráticos, sociales y políticos que dificultan su correcta gestión sostenible. En primer lugar, el desconocimiento “social y político” que existe sobre ellos, fruto de una “visión distorsionada de la gestión forestal sostenible, de los profundos vínculos de bosques y población rural y de sus múltiples beneficios, debido a una dramática pérdida de las raíces rurales de nuestra sociedad”.

Señala la incapacidad de las administraciones autonómicas, responsables de la gestión de los MUP, para obtener recursos financieros y personal suficiente para “abordar de forma plena la gestión forestal de los montes españoles y, en particular, la de los bosques incluidos en el Catálogo de MUP”.

Identifica el manifiesto una coincidencia muy significativa entre dos mapas: el despoblamiento y el mapa forestal. “Ambos se solapan en un alto porcentaje, debido a la pérdida de oportunidades en estos pequeños pueblos forestales de montaña y a la falta de reconocimiento y compensación económica por los servicios que han prestado y prestan”.

Y denuncia tres cuestiones diferentes pero relacionadas. Por un lado, más del 70 % de la superficie protegida terrestre en España es forestal lo que le “somete” a limitaciones y regulación de usos que, en ocasiones, “conllevan pérdidas significativas en biodiversidad, colapso de biomasa y perjuicio en las rentas de la propiedad, coartando la posibilidad de generar oportunidades en aquellos lugares más castigados por el despoblamiento y el desequilibrio territorial”.

Por otro lado, los fondos europeos son la principal fuente de financiación de los montes, lo que consideran “manifiestamente insuficiente para asegurar la cohesión territorial y abordar el reto demográfico interior”, ya que tan solo reciben aproximadamente el 3 % de la PAC en España.

Y, por último, “el peligroso abandono” de la ganadería extensiva, “tan necesaria en nuestros bosques”, entre otras cuestiones por “la imposición de un coeficiente de admisibilidad de pastos bajo arbolado, para la PAC, no adaptado a la realidad de nuestros bosques”.

Es necesario más personal público y financiación para su correcta gestión

Termina el documento con una serie de reclamaciones a las distintas administraciones públicas con alguna responsabilidad sobre los bosques, no solo los de UP.

La primera de ella es el reconocimiento del papel fundamental del Catálogo de Montes de Utilidad Pública para disponer ahora de algunos de los bosques mejor conservados de España, “y de las comunidades locales que los han custodiado”.

Por ello, reclaman que “se compense económicamente a la propiedad de los bosques por los servicios ecosistémicos que prestan”, como la fijación de carbono, la lucha contra la desertificación, la regulación hídrica, la conservación de la biodiversidad, etcétera. Solicitan “un sistema justo y trasparente de pago por los servicios ambientales que los bosques generan”, algo ya recogido en la Ley de Cambio Climático y Transición Energética y previsto en la Ley 43/2003 de Montes, pero aún no resuelto.

Los incendios forestales y su relación con el abandono rural también han merecido atención. El documento solicita que “se considere claramente la relación directa que existe entre el abandono rural y la falta de gestión forestal, con los grandes incendios imparables”.

Relacionado con la gestión del territorio y la vegetación considera necesario que “se modifique y adapte a la realidad de España el coeficiente de admisibilidad de pastos, defendiendo ante las instancias de la Unión Europea que se requiere un enfoque particularizado para los montes del ámbito mediterráneo”.

La admisibilidad de pastos ha sido una de las grandes reclamaciones del sector ganadero desde que, en la anterior reforma de la PAC, quedaran excluidas de subvención los pastos bajo cubierta arbórea. Situación que las asociaciones ganaderas consideraban no se ajustaba a la realidad de los montes españoles donde pasta el ganado en extensivo.

Quiere que se realice un esfuerzo para contabilizar “de forma adecuada el papel de los bosques y su gestión sostenible en la mitigación del cambio climático, en particular de los ya existentes”.

Considera necesario que se haga una adaptación fiscal de los montes comunales dentro del Catálogo UP, “de conformidad con el articulo 75 y 78 Reglamento de Bienes de las Corporaciones Locales que establece que los bienes comunales no están sujetos a tributo alguno”. Por ello solicita que se dicte un Decreto que regule estos aprovechamientos y que incluya una exención de IVA de la venta de los aprovechamientos comunales, de forma que ese importe se destine a la bolsa del Fondo de Mejoras del Monte correspondiente.

La dificultad para desarrollar los planes de ordenación de montes aprobados, por falta de personal en la Administración Pública que controle las actuaciones, fue otra de las denuncias que hicieron distintos representantes municipales en aquella mesa redonda. De ahí que una de las reclamaciones que le hacen a las administraciones es que “doten a sus departamentos forestales de los suficientes recursos humanos y financieros que permitan la descentralización de los mismos en las Comarcas Forestales”.

Es esta cuestión un problema reconocido por distintas Administraciones Públicas que han tenido una tasa de reposición muy baja en los últimos años y en donde se acumulan trámites burocráticos mientras se atascan proyectos dinamizadores.

Participar en la gestión de sus montes, ese es el mensaje principal que quisieron lanzar los municipios de montaña. Por eso consideran necesario impulsar a las más de 2.000 comunidades que integran el Catálogo de Montes de Utilidad Pública, “para que sean protagonistas de la conservación de sus bosques, con una moderna y ágil política forestal que responda a los retos de futuro y al cumplimiento de los ODS 20-30”. Este impulso ayudará a generar “enonomía verde”, reequilibrio territorial, una gestión sostenible del territorio por la presencia humana y mantener los servicios ecosistémicos de los MUP.

En junio se debatirá en Europa el Pacto Rural Europeo, será una oportunidad para que el documento se presente en ese foro. Sus promotores quieren que lo haga con el mayor número posible de apoyos.

“No somos la España vacía, somos la España donante, dispuesta a compartir, pero seguimos sin voz, queremos tener voz para discutir nuestro futuro y necesitamos complicidad para seguir donando. Somos resilientes pero si no se valora todo lo que aportamos a la sociedad, al planeta, estaremos en la indigencia económica y tendremos que marchar todos. Y, sin pueblos, ni habrá paraíso, ni tendremos futuro”, concluyó Marta Corella, alcaldesa de Orea y promotora de la iniciativa.

Osbo digital

23
May
2022

XV congreso forestal

Nosotros, los participantes de 141 países reunidos en persona y en línea en el XV Congreso Forestal Mundial en Seúl, República de Corea, del 2 al 6 de mayo de 2022, afirmamos que los bosques, la silvicultura y las partes interesadas de los bosques ofrecen importantes soluciones basadas en la naturaleza al cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la degradación de la tierra, el hambre y la pobreza, pero debemos actuar ahora, no hay tiempo que perder.

Transmitimos los siguientes mensajes urgentes para alentar acciones para un futuro verde, saludable y resiliente con bosques, como una contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la Década de las Naciones Unidas para la Restauración de Ecosistemas, el Marco Global de Biodiversidad posterior a 2020 y la recuperación verde de la pandemia de COVID-19.

  • Los bosques trascienden las fronteras políticas, sociales y ambientales y son vitales para la biodiversidad y los ciclos del carbono, el agua y la energía a escala planetaria. La responsabilidad sobre los bosques debe ser compartida e integrada entre instituciones, sectores y partes interesadas para lograr un futuro sostenible.
  • Vastas áreas de tierra degradada requieren restauración. La inversión en restauración de bosques y paisajes a nivel mundial debe triplicarse al menos para 2030 para implementar los compromisos globales y cumplir con los objetivos y metas acordados internacionalmente.
  • No existe una economía saludable en un planeta insalubre. La producción y el consumo deben ser sostenibles y las políticas deben fomentar mecanismos innovadores de financiación verde para aumentar la inversión en conservación, restauración y uso sostenible de los bosques.
  • La madera es una de las materias primas más antiguas de la humanidad, pero puede llevarnos al futuro: es renovable, reciclable e increíblemente versátil. Se debe utilizar todo el potencial de la madera legal y producida de forma sostenible para transformar el sector de la construcción, proporcionar energía renovable y nuevos materiales innovadores, y avanzar hacia una bioeconomía circular y la neutralidad climática.
  • La degradación y destrucción de los bosques tienen graves impactos negativos en la salud y el bienestar humanos. Se deben mantener bosques sanos y productivos para reducir el riesgo de futuras pandemias y mejorar su capacidad de respuesta, y proporcionar otros beneficios esenciales para la salud física y mental humana.
  • Están surgiendo tecnologías y mecanismos innovadores para el suministro y el acceso equitativo a información y conocimientos precisos sobre los bosques. Estos deben aplicarse ampliamente para permitir la toma de decisiones sobre bosques y paisajes basada en evidencia y una comunicación forestal efectiva.

Las soluciones basadas en los bosques deben incluir las perspectivas de los agricultores familiares, los pequeños propietarios, las comunidades forestales, los pueblos indígenas, las mujeres y los jóvenes y ser respetuosas de sus derechos, y deben empoderarlos para participar equitativamente en la toma de decisiones y en las cadenas de valor sostenibles de los bosques.Declaración Forestal de Seúl del XV Congreso Forestal Mundial

Nosotros, los participantes de 141 países reunidos en persona y en línea en el XV Congreso Forestal Mundial en Seúl, República de Corea, del 2 al 6 de mayo de 2022, afirmamos que los bosques, la silvicultura y las partes interesadas de los bosques ofrecen importantes soluciones basadas en la naturaleza al cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la degradación de la tierra, el hambre y la pobreza, pero debemos actuar ahora, no hay tiempo que perder.

Transmitimos los siguientes mensajes urgentes para alentar acciones para un futuro verde, saludable y resiliente con bosques, como una contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la Década de las Naciones Unidas para la Restauración de Ecosistemas, el Marco Global de Biodiversidad posterior a 2020 y la recuperación verde de la pandemia de COVID-19.

  • Los bosques trascienden las fronteras políticas, sociales y ambientales y son vitales para la biodiversidad y los ciclos del carbono, el agua y la energía a escala planetaria. La responsabilidad sobre los bosques debe ser compartida e integrada entre instituciones, sectores y partes interesadas para lograr un futuro sostenible.
  • Vastas áreas de tierra degradada requieren restauración. La inversión en restauración de bosques y paisajes a nivel mundial debe triplicarse al menos para 2030 para implementar los compromisos globales y cumplir con los objetivos y metas acordados internacionalmente.
  • No existe una economía saludable en un planeta insalubre. La producción y el consumo deben ser sostenibles y las políticas deben fomentar mecanismos innovadores de financiación verde para aumentar la inversión en conservación, restauración y uso sostenible de los bosques.
  • La madera es una de las materias primas más antiguas de la humanidad, pero puede llevarnos al futuro: es renovable, reciclable e increíblemente versátil. Se debe utilizar todo el potencial de la madera legal y producida de forma sostenible para transformar el sector de la construcción, proporcionar energía renovable y nuevos materiales innovadores, y avanzar hacia una bioeconomía circular y la neutralidad climática.
  • La degradación y destrucción de los bosques tienen graves impactos negativos en la salud y el bienestar humanos. Se deben mantener bosques sanos y productivos para reducir el riesgo de futuras pandemias y mejorar su capacidad de respuesta, y proporcionar otros beneficios esenciales para la salud física y mental humana.
  • Están surgiendo tecnologías y mecanismos innovadores para el suministro y el acceso equitativo a información y conocimientos precisos sobre los bosques. Estos deben aplicarse ampliamente para permitir la toma de decisiones sobre bosques y paisajes basada en evidencia y una comunicación forestal efectiva.

Las soluciones basadas en los bosques deben incluir las perspectivas de los agricultores familiares, los pequeños propietarios, las comunidades forestales, los pueblos indígenas, las mujeres y los jóvenes y ser respetuosas de sus derechos, y deben empoderarlos para participar equitativamente en la toma de decisiones y en las cadenas de valor sostenibles de los bosques.

18
May
2022

 

La Plataforma de Ingeniería en Madera Estructural (Pemade) colabora en el proyecto Life Wood for Future, que aspira a potenciar las plantaciones de chopo en las riberas fluviales de Granada con el objetivo de producir madera de calidad

CAMPO GALEGO 07/04/2022

La Plataforma de Ingeniería en Madera Estructural (Pemade), de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), está colaborando en el proyecto Life Wood for Future, una iniciativa con la que potenciar las plantaciones de chopo en las riberas fluviales de Granada con el objetivo de producir madera de calidad. El proyecto, coordinado por la Universidad de Granada, busca recuperar las alamedas de chopos de La Vega de Granada, que ocupan casi 160.000 kilómetros cuadrados, y que está definida por la cuenca del río Genil, entre las ciudades de Granada y Loja. En los últimos 20 años el espacio dedicado a chopos en esta Vega se ha visto reducido en gran medida, al ser sustituidos por cultivos agrícolas intensivos.

Con la recuperación de este espacio procuran mitigar los efectos del cambio climático y el secuestro de carbono a largo plazo, ya que las choperas tienen una elevada capacidad de captación de carbono, de hasta 31 toneladas por hectárea al año. Además, la recuperación de esta zona también contribuiría a mejorar su biodiversidad. La apuesta por la comercialización de los bioprodutos estructurales es una de las maneras para lograrlo. El proyecto pretende también dotar al sector forestal primario de la herramientas que garanticen un abastecimiento de madera local sostenible a la industria.

Reunión en Santiago para conocer el sector gallego

En días pasados, empresarios, investigadores de la Universidad de Granada y representantes de la Junta de Andalucía mantuvieron en Santiago de Compostela un encuentro en el que también participó el vicepresidente económico y consellería de Economía, Empresa e Innovación, Francisco Conde. La reunión se incluía dentro de la programación de la visita organizada en colaboración con Pemade para dar a conocer el sector industrial de la madera técnica para la construcción con el que cuenta Galicia.

En la reunión, Conde destacó que Galicia y Andalucía coinciden en que el futuro del sector forestal pasa por impulsar el desarrollo sostenible y tecnológico de toda la cadena monte-industria y por la colaboración público-privada y la transferencia de conocimiento, donde las universidades juegan un papel clave. En este campo, el vicepresidente económico recordó que la Xunta ultima la nueva Agenda de la industria forestal-madera, que prevé movilizar cerca de 140 millones de euros en el período 2022-2024.

En su visita, el grupo conoció dos fábricas centradas en la producción de madera técnica: Xilonor, situada en A Coruña y fabricante de soluciones industrializadas de madera contralaminada; y Maderas Villapol (Lugo), un fabricante de vigas y perfiles laminados para uso estructural y de carpintería de alta calidad. Además visitaron el centro tecnológico de Pemade, motor de transferencia de la investigación y la innovación entre la Universidad y la empresa.

18
May
2022

chopera

“La negociación ha sido larga pero se ha llegado a buen puerto”. Así resumía el presidente de la Federación de Asociaciones Forestales de Castilla y León (FAFCYLE), Jesús Pestaña, el arduo proceso de negociación llevado por la Plataforma "+CHOPO SÍ" con la Confederación Hidrográfica del Duero. Más de siete meses de negociación entre el Ministerio de Transición Ecológica y los afectados por las prohibiciones de plantar chopos en las riberas del río Duero. La decisión, permitir la plantación de choperas a un mínimo de cinco metros de las cuencas de aguas bajas, ha satisfecho a todos.

15
May
2022

resinerosoriano

ForesCyL quiere «activar» al sector forestal en Castilla y León

Una plataforma, promovida por la Mesa Intersectorial de la Madera de Castilla y León (MIMCYL), irrumpe con fuerza en el sector forestal de Castilla y León. Nace con la intención de obligar a la administración autonómica a “movilizar madera” o, de lo contrario, pondrá “en peligro la subsistencia de la industria forestal». La guerra de Ucrania, la falta de suministro internacional de materias primas y de disponibilidad global de madera “aceleran la necesidad de aprovechar nuestra madera”. Y acusa directamente al gobierno de la Junta de Castilla y León de “falta de foco” al no entender “el potencial estratégico del territorio forestal que gobierna”.

En su página web se recoge que la iniciativa parte de la MIMCYL en la que están representadas las principales asociaciones interlocutoras de la administración autonómica en materia de propiedad forestal, la producción, aprovechamiento, transformación y comercialización de la madera. Es decir, está impulsada por los principales actores de la cadena de valor del sector forestal en Castilla y León, lo que, en su opinión, supone la representación de “más de 700.000 propietarios forestales; 2.600 empresas y 12.600 empleos. Surge con el objetivo de empoderar al sector forestal en nuestra comunidad, y favorecer su desarrollo integral, hasta posicionarlo como el sector estratégico que es”.

Aunque su primer mensaje parece muy crítico con la política forestal de Castilla y León, aseguran que ForesCyL nace con la intención de ser “un espacio abierto a la confluencia para trabajar, codo a codo, con la administración autonómica para hacer de nuestro territorio: el mejor lugar para vivir”.

ForesCyL tiene la intención de ser también “un medio para divulgar y dar a conocer la cultura forestal y el respeto por nuestros montes en la sociedad castellana y leonesa, fomentar una silvicultura profesionalizada y promover un tejido de empresas e industrias forestales que elaboren todos los productos del monte, compitan en los mercados internacionales y aporten mayor valor añadido a nuestros recursos”.

Han elaborado un manifiesto, que invitan a firmar a asociaciones, empresas, profesionales y particulares, que se presentará oficialmente junto con la plataforma el miércoles 18 de mayo a las 11:00 h en Feria de Valladolid. “El acto contará con la presencia de los principales representantes de la Mesa Intersectorial de la Madera de Castilla y León”.

Menosprecio y discriminación política del sector forestal

El “Manifiesto del sector forestal en Castilla y León”, que puede consultarse en su página web, justifica la necesidad de ForesCyL “ante el menosprecio al valor forestal de nuestra región y ante la discriminación política que, a la hora de legislar, sistemáticamente sufre el sector forestal por parte de los gobiernos de la Junta de Castilla y León, nace ForesCyL”.

Consideran los promotores de esta plataforma que hay un exceso de discurso pero una notable falta de acción, por eso han comenzado con “Menos bla, bla, bla y más VA, VA, ¡VA!”

Consideran:

– urgente la creación de un foro estable de diálogo para trasladar las necesidades del sector;

– necesario “avanzar sin obstáculos” para mejorar la eficiencia de la estructura administrativa, relacionada con las producciones forestales.

– exigen reunir en una sola consejería las competencias del sector forestal, “hoy dispersas en varias consejerías”, como Fomento, Agricultura e Industria, a las que acusa de “marginar” en políticas, subvenciones y ayudas al sector forestal.

Por ello quieren que se cambie la normativa autonómica que a su juicio considera lo agrario “exclusivamente como la agricultura y la ganadería”, mientras que “la ley nacional incluye también lo forestal”.

– Piden elaborar junto con la Administración las políticas “que aprovechen el gran valor forestal de CyL”.

Anuncian que buscarán un pacto entre todos los partidos políticos por el sector forestal, “que lo sitúe en la agenda política en la próxima legislatura y lo consideren estratégico”.

Denuncian que el papel de la Junta de Castilla y León en la política forestal “se reduce prácticamente a la gestión de los montes públicos”, con un apoyo insignificante a la propiedad privada. Quieren un reparto “más equilibrado” de los fondos del Plan de Desarrollo Rural. Y dan el dato comparativo de que la inversión pública “sobre los 2.1 millones de ha forestales en manos privadas es de 20 millones de €, frente a los 1.000 millones anuales que se destinan a los 3,4 millones de ha agrícolas, es decir, 9,5 €/ha privada forestal frente a los 294 €/ha agrícola”.

Recuerdan en el manifiesto el potencial forestal de Castilla y León en superficie forestal, en ha hectáreas certificadas con más de 700.000, lo que supone el 33 % de todo el país; el valor estratégico de la madera en la lucha contra la despoblación rural al situarse el 46 % de la madera en municipios menores de 2.000 habitantes, tal y como reflejó en su informe el Centro Económico y Social (CES) de Castilla y León que reconoce el potencial forestal de la región como motor de empleo y bioeconomía y su capacidad para fijar población en zonas de montaña, a la que considera “única e insustituible”; y la capacidad emprendedora de la región que la ha situado en los últimos años por encima de la media nacional.

Por todo ello, invitan a firmar el manifiesto y acudir a su presentación oficial el próximo 18 de mayo en la Feria de Valladolid.

Página 1 de 31

© 2018 Distrito Forestal.