Ecología, gestión y protección de la fauna silvestre

02
Ene
2019

 

 norte1Un lobo ibérico. / Bernardo Corral.

 

Las cifras han subido un 38,6% hasta las 2.709 cabezas
J. LÓPEZ (ICAL) Martes, 25 diciembre 2018,

Los ataques de lobo a la ganadería crecieron un 38,6% en Castilla y León, hasta 1.916, y elevaron la cifra de animales muertos por este motivo a 2.709 cabezas en los nueve primeros meses de 2018, un 29,2%. Según los últimos datos disponibles, siete de cada tres pérdidas se produjeron entre el ganado mayor, con lo que conlleva un daño económico más importante. Además, Ávila y Segovia, al sur del Duero, registraron el 73% de las agresiones del cánido en la Comunidad y dos de cada tres muertes.
En un momento en que la caza del lobo está en la punta de iceberg, en la Comunidad se incrementa el número de ataques a la ganadería, uno de los principales enemigos de esta especie simbólica y polémica. Así, se apuntaron 534 ataques más en el último año, si se analiza el acumulado de los tres primeros trimestres, según los datos de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente a los que tuvo acceso Ical.
En un año en el que se incrementa el daño a la ganadería se suma la prohibición de su caza en todo el territorio autonómico. El 6 de julio, el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León dictó un auto que adoptaba la suspensión del Plan de Aprovechamiento Cinegéticos del lobo al norte del Duero para tres campañas, desde 2016 a 2019, argumentada en que el expediente administrativo de la tramitación del decreto no contenía un estudio científico que avalara que la caza no ponía en peligro el estado de conservación de la especie. La Junta, una vez subsanadas las cuestiones en las cuales se basaba el auto, solicitó el levantamiento de la medida cautelar de suspensión, sin que en este mes de diciembre exista aún pronunciamiento judicial al respecto. Por tanto, en estos momentos no se puede cazar el lobo en Castilla y León.

 norte2

No obstante, la Consejería mantiene su «firme» propósito de que, solventadas las cuestiones judiciales anteriormente comentadas, se pueda volver a cazar el animal al norte del Duero, por entender que es una herramienta de gestión que «permite un adecuado control poblacional sin poner en peligro el estado de conservación de la especie». No en vano, la población ha aumentado un 20% en la última década y ya cuenta con numerosos colectivos a favor de reducirla para evitar problemas, precisamente, de conservación. En la actualidad, según el censo 2012-2014, se contabilizan 297 manadas de lobos en España, de los que 191 campean por territorio de Castilla y León, en ocasiones a caballo con otras regiones vecinas.
En el marco de buscar soluciones, el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, apostó por la inclusión de prácticas importadas de Francia para mejorar la convivencia entre el lobo y la ganadería extensiva y dio pie a la posibilidad de que el propietario de los animales pueda matar al cánido.
Bajan en Palencia y Salamanca
En estos momentos, es complicado vaticinar si este tipo de medidas podrían reducir el número de ataques. Mientras tanto, la cifra no deja de subir. Únicamente en Palencia y en Salamanca se redujeron los ataques. En la primera de ellas cayeron un 26,9%, con 79, y 86 cabezas muertas (un 15,7% menos). En la provincia charra bajaron un 49,4% los primeros, con 42, y un 52,2% el segundo indicador, con 129. A ellas se suma Soria, donde prácticamente se puede decir que se mantuvieron los indicadores, pues pasó de tres a un ataque y de cinco a tres animales muertos.
El hecho de que el lobo al sur del Duero no sea especie cinegética ha conllevado históricamente que el número de ataques sea mayor en provincias como Ávila y Segovia. No obstante, en este año 2018, al menos de momento, la situación se ha extendido a toda la Comunidad al estar suspendida la caza también al norte. Sin embargo, las dos provincias del sur de Castilla y León se han llevado nuevamente la peor parte en estos tres primeros trimestres, pues entre ambas suman el 73% de las agresiones del cánido, es decir, casi tres de cada cuatro, con 990 en Ávila y un 55,54% más en el periodo de estudio, y 409 en Segovia, un 53,8; si bien en este mes de diciembre, y según apuntó recientemente la Junta, los datos ya han superado el millar en la primera de ellas.
En este sentido, el número de animales muertos creció en Ávila un 61,1%, con 1.158 cabezas, y en Segovia, un 51,4%, con 630. Esto se interpreta en que dos de cada tres pérdidas de ganadería en la Comunidad se produce en ambas provincias.
Por otro lado, destaca el crecimiento porcentual de Valladolid, lo que habla de la presencia de manadas estables. En esta provincia los ataques se han multiplicado por cuatro, con 15 hasta septiembre de 2018, pero han costado 45 muertes, 11 veces más que el pasado año (cuatro pérdidas).
En Zamora, los 170 ataques suponen un 73,5% más, con 384 animales muertos (41,2% de incremento), mientras que en León ascienden a 153 agresiones, un 4,8% más, pero 181 pérdidas animales, que por el contrario suponen un 10% menos. Por último, en Burgos se registraron 57 ataques, con 93 muertes (54,1% más y 13,9% menos, respectivamente).

El Norte de Castilla 25 de diciembre de 2018

02
Ene
2019

 

Se estima que la población de lobo se ha incrementado entre un 18 y un 19% -unas 20 manadas más- desde 2013 hasta la actualidad en Castilla y León. Esta comunidad es la que mayor número de cánidos alberga.

jara y sedal
Lobo Ibérico. / Shutterstock


La población del lobo en Castilla y León, donde se encuentran en 60 por ciento de los ejemplares ibéricos del país, ha aumentado según publica la obra Lobos, publicada el pasado mes de noviembre. A pesar de ello, desde el pasado verano está suspendida de manera cautelar la caza de lobos en la región por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.
El estudio se centra en la población del lobo existente en Castilla y León, así como su situación en España, coordinada por el director científico del Censo nacional del lobo en Castilla y León, Cantabria, La Rioja y País Vasco, Mario Sáenz de Buruaga Tomillo.
En 2012-2013 tuvo lugar el último censo oficial realizado por la Junta de Castilla y León en colaboración con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Entonces, se tenía conocimiento de la existencia de 179 manadas en Castilla y León. Ahora, tal y como el citado digital ha hecho público, la población se ha incrementado entre un 18 y un 19%, es decir, unas 20 manadas más.
Sáenz de Buruaga ha recogido este trabajo tras un análisis por provincias. «El censo realizado en Castilla y León es un trabajo sin precedentes, liderado por 578 agentes medioambientales y 106 celadores de la Junta, que recorrieron a pie un área de 50.000 kilómetros buscando indicios y recogiendo pruebas para localizar todas las mandadas de la comunidad», dice a Diario de León Sáenz de Buruaga. El libro explica además toda la metodología utilizada para la realización del censo.
Suspensión de la caza del lobo en la región
A pesar del aumento de ejemplares, la caza del lobo en Castilla y León está suspendida cautelarmente esta temporada por parte de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la región. La Asociación para la Conservación del Lobo Ibérico recurrió ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León la resolución que aprobaba el Plan de Aprovechamientos comarcales del lobo para las temporadas 2016-2017, 2017-2018 y 2018-2019. Como consecuencia, éstos quedaron sin efecto y esta temporada no se puede cazar el lobo en el norte del río Duero.
Ya en el mes de mayo de este año, los animalistas consiguieron que se paralizase la gestión del lobo al norte del Duero. El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León aplicó la medida cautelar. Por otro lado, los grupos ecologistas están intentando blindar al lobo en toda España y cuestionan los estudios oficiales, que indican que sus poblaciones son las más altas de los últimos 30 años. ¿Por qué lo hacen ahora y no antes? La respuesta está en las subvenciones públicas que percibirían por ello
Medidas de defensa del lobo en Castilla y León
Esta paralización de su caza supone un grave problema para las explotaciones ganaderas. Ya en el mes de septiembre pasado, Castilla y León estudió que los ganaderos puediesen disparar al lobo para «autodefenderse». Entre otras medidas que se llevaron a cabo contra los ataques en algunas Comunidades Autónomas, en Castilla y León la Consejería de Fomento y Medio Ambiente planteó en una reunión con los representantes de las organizaciones agrarias que los ganaderos tuviesen esta posibilidad cuando los lobos hiciesen incursiones en sus explotaciones.
Últimos ataques de lobos en España
Jara y Sedal ha venido informando de algunos casos de ataques de lobos y osos en España en los últimos meses. Uno de los casos más recientes acaeció el pasado 4 de diciembre en la localidad leonesa de Sena de Luna. Un perro de un cazador, de raza setter inglés, fue devorado por lo lobos, matando al animal cuando cazaba becadas junto a su dueño.
También en septiembre, los lobos atacaron al ganado en el municipio de Tudanca, con una ternera propiedad del ganadero Ángel Manuel Cosío como víctima. Otra situación alarmante fue la acaecida también en septiembre en la localidad cántabra de Terán de Cabuérniga, donde murió un lobo atropellado a pocos metros de un colegio.
Del mismo modo, ha habido polémicas medidas, como la llevada a cabo en Riaño, donde los guardas mataron casi cien ciervos para alimentar a los lobos. Como resultado, las juntas vecinales de esta zona de León perdieron 44.000 euros con los permisos de caza que se destinaron para alimentar a los lobos de la Reserva Regional.
19/12/2018 | Redacción JyS

18
Dic
2018

 

 

 

desmania

A punto de finalizar el proyecto Life+ Desmania el próximo 31 de diciembre, en Castilla y León se han completado las acciones previstas para la conservación del desmán ibérico (Galemys pyrenaicus) en 29 Zonas de Especial Conservación, ZEC, de la Red Natura 2000 de las provincias de Ávila, León, Palencia, Salamanca y Zamora. Este pequeño mamífero se encuentra incluido en la categoría de ‘en peligro de extinción’ del Catálogo Español de Especies Amenazadas, en el Sistema Central, y como ‘vulnerable’ en el resto de su área de distribución.


Algunos de los resultados de este LIFE+ se han presentado en la conferencia final celebrada hace unos días en la sede de la Fundación Biodiversidad. La víspera, 28 de noviembre, el director general de Biodiversidad y Calidad Ambiental del Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO), Javier Cachón, hizo públicos en el Congreso Nacional de Medio Ambiente (CONAMA 2018) algunos de los resultados más destacados del proyecto, así como la Guía Práctica de Restauración Ecológica, una herramienta de aplicación de la futura Estrategia Estatal de Infraestructura Verde, de la Conectividad y la Restauración Ecológicas.
El proyecto Life+ Desmania, que desde el año 2012 en el ámbito de la Comunidad de Castilla y León desarrolla la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, la Fundación Patrimonio Natural, SOMACYL y Cesefor, ha muestreado en estos años casi 4.000 km de ríos y riberas y se han realizado más de un millar de análisis genéticos de excrementos para constatar la presencia del desmán en casi 800 km de río.


Con esta información se ha elaborado un modelo de distribución del desmán y la idoneidad del hábitat para el Sistema Central en la parte de Castilla y León, con propuestas concretas de gestión y de manejo de la especie, para lo que se ha formado a más de 450 técnicos y agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León.


Actuaciones realizadas


Durante los seis años de vigencia del Life+ Desmania, los organismos implicados han llevado a cabo una serie de actuaciones dirigidas a la conservación y rehabilitación de hábitats, entre ellos, la modificación o eliminación de 12 azudes, la naturalización de siete canales de riego y la creación de ocho rampas en balsas de riego. Además, para evitar el vadeo del río Carrión se ha creado una pista forestal, que, junto a la restauración de cuatro escombreras y la creación de 18 puertos naturales en las cuencas del Duero y Miño Sil, han permitido mejorar las condiciones del hábitat de la especie.
En estos seis años se han plantado también 90.000 árboles de diferentes especies en riberas, se han instalado 17 aforadores portátiles para el control de detracciones de agua de los cauces y se han capturado más de 1.300 visones americanos, especie exótica invasora que depreda sobre el desmán. Cesefor ha desarrollado un sensor remoto para detectar trampas activadas y ha desarrollado una web y una aplicación móvil que ha facilitado en gran medida la gestión de las campañas de trampeo.


En cuanto a la labor de educación ambiental y divulgación, cerca de 12.000 escolares y usuarios de los ríos han participado en 475 talleres que se han desarrollado en las provincias de Castilla y León. La exposición itinerante sobre la especie y el proyecto, que ha recorrido 24 lugares distintos, ha sido visitada por más de 42.000 personas. Más de 400 voluntarios han participado en las 17 campañas de educación ambiental.


Como complemento final a la divulgación del proyecto se ha grabado un vídeo divulgativo sobre el Life+ Desmania con el fin de dar a conocer la especie y el trabajo realizado para su conservación y recuperación, que se podrá ver en las Casas del Parque de Castilla y León y también estará disponible en la web del proyecto www.lifedesman.es y en los canales de YouTube de la Fundación Patrimonio Natural y Fundación Cesefor.


A lo largo de estos años se ha buscado revertir la situación de este mamífero insectívoro semiacuático que se distribuye exclusivamente por la mitad septentrional de la Península ibérica hasta Pirineos (incluyendo las vertientes francesas y andorranas). Las poblaciones del Sistema Central son las más amenazadas y se encuentran incluidas en la categoría de en ‘peligro de extinción’ dentro del Catálogo Español de Especies Amenazadas.


Las principales amenazas para la especie están relacionadas con causas que llevan a la degradación y fragmentación de su hábitat, y son principalmente de origen antrópico como la contaminación de las aguas, detracciones ilegales o incontroladas, degradación de los bosques de ribera, pérdida de refugios, la presencia o creación de barreras artificiales y la expansión del visón americano.


Durante estos años junto con acciones específicas de recuperación y mejoras de hábitat se han llevado a cabo acciones destinadas a dar a conocer esta especie entre diferentes colectivos.


Sobre el proyecto Life+ Desmania


El proyecto, cofinanciado al 50% por la Comisión Europea en el marco del programa LIFE+, se está desarrollando desde 2012 y terminará en 2018 en áreas Red Natura 2000 de las provincias de Ávila, Palencia, León, Zamora, Salamanca y Cáceres. Está coordinado por la Fundación Biodiversidad y cuenta como socios con el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, la Junta de Castilla y León, la Junta de Extremadura, Cesefor, la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León, SOMACYL y Tragsatec. Participan como cofinanciadores el Ayuntamiento de Valencia de Don Juan y la Mancomunidad de Municipios del Sur de León y cuenta con el apoyo de las Confederaciones Hidrográficas del Miño-Sil, Tajo y Duero, centros de investigación y asociaciones de pescadores.

 Fuente CESEFOR

11
Dic
2018

 

La Ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, se muestra abiertamente anticaza en una entrevista concedida a Juan Ramón Lucas en Onda Cero.

 

Teresa Ribera 1

Teresa Ribera. / EFE


Teresa Ribera, Ministra de Transición Ecológica en el Gobierno de Pedro Sánchez, acaba de reconocer públicamente que le gustaría prohibir la caza y los toros. Lo ha hecho en Onda Cero, mientras era entrevistada por Juan Ramón Lucas, periodista y miembro de una de las asociaciones ecologistas más activas contra la actividad cinegética –SEO/BirdLife–.
Juan Ramón le realizó una pregunta para analizar la postura de la izquierda respecto a la caza y a la pesca en Andalucía. «Me gustan los animales vivos y no soy muy partidaria ni de los toros ni de la caza» comenzó respondiendo la ministra de Sánchez. «No forman parte de las responsabilidades de mi Ministerio, pero desde el punto de vista personal tengo clara cuál es mi opción. Y mi opción es disfrutar de los animales vivos y siempre me ha resultado muy llamativo de que haya gente que disfrute de ver morir o ver sufrir animales. La verdad es que no lo entiendo. Creo que eso está cambiando rápidamente y que los patrones culturales y los valores sociales lo hacen a ese ritmo. Por tanto, y sin interferir en lo que no me toca, pero simpatizo con esa serie de planteamientos».
A continuación, Juan Ramón Lucas le pregunta si a nivel personal prohibiría la caza y los toros, Ribera contesta –entre risas–: «Efectivamente». Puedes escuchar su interveción en este enlace.
Otras polémicas de Teresa Ribera sobre la caza
No es la primera vez que Teresa Ribera hace públicamente un gesto anticaza. El pasado 25 de julio se reunió con Silvia Barquero y Laura Duarte, presidenta y portavoz del Partido Animalista (PACMA) respectivamente, para abordar la creación de una ley nacional de protección animal. Tal y como hizo público el propio partido prohibicionista, Barquero y Duarte entregaron a Ribera su Ley General de Bienestar y Protección para los Animales, más conocida como‘Ley Cero’, la cual propone prohibir la caza, la pesca, la tauromaquia, los circos y, en general, todas las actividades en las que se encuentran involucrados animales.
El Artículo 15 (Capítulo II) de la propuesta que Teresa Ribera analizó junto a PACMA propone: «Quedan prohibidas las siguientes conductas o prácticas en relación a los animales: 1. Maltratar, agredir o someter a los animales a cualquier práctica que les produzca sufrimientos o daños físicos o psíquicos. 2.Matar, dañar o molestar a animales silvestres». Esto implica la prohibición total de la caza y la pesca. Pero la ‘Ley Cero’ va mucho más allá, llegando a prohibir el simple hecho de filmar animales y propone sanciones para quienes los “molesten”.

5/12/2018 | Redacción JyS

 

El PSOE de Andalucía muestra su apoyo a la caza y el oscense exige a Ribera «una inmediata rectificación»

 

El PSOE andaluz critica en una nota de prensa las palabras de la ministra Teresa Ribera –miembro de su propio partido- tras pronunciarse a favor de prohibir la caza; también el PSOE del Alto Aragón exige una «rectificación inmediata» de sus palabras.

Susana Díaz, secretaria general de la federación andaluza del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y actual presidenta de la Junta de Andalucía.
El PSOE de Andalucía ha mostrado públicamente en las últimas horas su apoyo al mundo de la caza tras las polémicas declaraciones de la ministra Teresa Ribera en las que abogaba por su prohibición. Por su parte, también el PSOE oscense ha exigido a Ribera «una inmediata rectificación» de sus palabras.
Ribera se pronunció sobre este tema en los micrófonos de La Brújula, de Onda Cero, dirigidos por Juan Ramón Lucas, señalando que «me gustan los animales vivos y no soy muy partidaria de los toros ni de la caza», volviendo a incidir Lucas en este tema para que aclarase si lo prohibiría o no: «efectivamente», fue la respuesta de la ministra.
Respecto a estas palabras, el PSOE andaluz ha reiterado su «firme compromiso» con la actividad de la caza «por su importante papel económico y ambiental en el mundo rural andaluz». También ha puesto en valor su reciente adhesión al manifiesto de apuesta por la caza impulsado por el propio sector cinegético andaluz.


El PSOE valora a los de 250.000 andaluces que practican la caza


En una nota de prensa, el PSOE-A ha expresado su apoyo a la caza en Andalucía «consciente de la importancia que tiene para la conservación del medio natural y para el desarrollo rural por su repercusión económica y social. Se trata de un colectivo formado por más de 250.000 andaluces que practican su actividad en más del 80 por ciento del territorio andaluz, y que genera 6.500 millones de euros y casi 190.000 empleos directos en todo el país, no puede pasar inadvertido para un partido sensible con el mundo rural como es el partido socialista», explican.
De este modo, el PSOE andaluz reitera su «firme compromiso» con las seis líneas estratégicas recogidas en el manifiesto: defensa y promoción institucional de la caza, fomento de líneas de ayuda que implementen la Política Agraria Común (PAC) para compatibilizar la agricultura con la conservación natural, dotación adecuada a nivel técnico y humano de aquellas políticas vinculadas a la caza; defensa de la actividad del silvestrismo, diseño de un plan de ciencia aplicado a la caza con dotaciones para la investigación científica y el diseño y puesta en práctica de un programa de acción para cuando surjan muertes masivas de animales.
Por último, en el comunicado explican que desde el PSOE andaluz, «reiteramos nuestro compromiso de seguir avanzando de la mano de los representantes del sector y consensuando las medidas necesarias para su fomento y protección», concluyen.

El PSOE del Alto Aragón, en contra de las palabras de Ribera.


El PSOE del Alto Aragón, en palabras del Secretario General de la formación, Antonio Cosculluela, ha pedido a la ministra de Transición Ecológica Teresa Ribera una rectificación sobre la caza al asegurar que «está inhabilitada para hablar de desarrollo económico y medioambiental del mundo rural».
«Está demostrando que no conoce el mundo rural, y manifestaciones como las de este miércoles, que corresponden al ámbito personal, no las puede hacer una persona que representa un Ministerio como el suyo», ha argumentado Cosculluela.
Además, la Secretaria de Organización del PSOE del Alto Aragón, Elisa Sancho, invita a Teresa Ribera a que, «con estos planteamientos ecologistas hechos desde un despacho de Madrid, proteja también a los habitantes del medio rural que forman parte de un territorio y no solo se preocupe de políticas proteccionistas no dejando espacio para la actividad económica. El Ministerio de Transición Ecológica debería ser el que tuviera más complicidad con las políticas del reto demográfico y está demostrando que no tiene ningún conocimiento del medio rural».
La RFEC califica de «inaceptable» el posicionamiento de Ribera y la UNAC pide su dimisión
Por su parte, la Real Federación Española de Caza (RFEC) ha calificado de «inaceptable» el posicionamiento de Teresa Ribera, asegurando que sus palabras sólo «demuestran una total y absoluta ignorancia de la actividad cinegética».
Ángel López Maraver, presidente de la federación, ha explicado que han solicitado hasta en tres ocasiones reunirse con la ministra Ribera y que las tres se las han negado. «Hace poco pedimos una reunión urgente y nos dijeron que para agosto del año que viene con el secretario de Estado de Medio Ambiente».
También la Unión Nacional de Asociaciones de Caza (UNAC), presidida por Manuel Alonso, ha hecho declaraciones al respecto, tildando de «inadmisible que una ministra haga afirmaciones de ese tipo. Vamos a pedir su dimisión». Lo achaca a un problema de desinformación por parte de Ribera.

 

Las polémicas palabras de Ribera


Teresa Ribera se pronunció sobre la caza y los toros a pesar de no formar parte de su Ministerio. Ella misma lo admitió, afirmando que «ninguna de las dos actividades forma parte de las responsabilidades de mi Ministerio, por lo que soy prudente, pero mi opción es disfrutar de los animales vivos y siempre me ha resultado muy llamativo que haya gente que disfrute de ver morir o ver sufrir animales. No lo entiendo», dijo.
Asimismo, defendió en sus palabras que «el mundo está cambiando rápidamente y los patrones culturales y valores sociales lo hacen a ese ritmo. Por tanto, sin interferir en lo que no me toca, simpatizo con ese tipo de planteamientos», concluyó la ministra antes de afirmar que prohibiría los toros y la caza.
Críticas del PP a Ribera

 

Monago ha criticado las palabras de Ribera


El Partido Popular en Extremadura ha condenado a través de su presidente José Antonio Monago, las palabras de anteayer de la ministra de Transición Ecológica Teresa Ribera contra la caza y los toros, afirmando que «los prohibiría». Tras estas declaraciones, Monago ha publicado un vídeo en redes sociales en el que solicita a Ribera «respeto»: «Si a usted no le gusta la caza ni los toros, a mí tampoco me gusta usted pero la respeto»


El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha sido el último representante socialista en salir en defensa de la caza. Primero fue el PSOE Andaluz, posteriormente el oscense, y finalmente ha sido él quien ha defendido públicamente la actividad cinegética y los toros, dos de los sectores que él considera claves para la economía de Extremadura. Vara hacía estas declaraciones después de que la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, asegurara que apoya la prohibición de estas actividades: «Me gustan los animales vivos. No entiendo a quién disfruta viéndolos sufrir».
El presidente extremeño ha respondido a las declaraciones de la ministra a través de la red social Twitter con un rotundo mensaje:

«Nosotros hablamos con hechos», aseguraba anteayer Fernández Vara. «En unas semanas nueva ley de caza pactada con la federación. Hay más de 100 ganaderías de reses bravas en Extremadura. Por algo será. La mejor Escuela Taurina. La primera Feria del Toro».
Vara no es el único que critica la posición de Ribera
Desde que la ministra afirmara que a título personal prohibiría la caza y los toros, diferentes políticos españoles han mostrado su apoyo al sector. El PP respondía al ataque de Ribera contra la actividad cinegética con una proposición no de ley que narra «reconocer e impulsar la caza». Lo anunciaba este viernes Jaime de Olano, portavoz adjunto del partido en el Congreso.
También desde el PSOE andaluz se criticaba en una nota de prensa las palabras de la ministra Teresa Ribera –miembro de su propio partido- tras pronunciarse a favor de prohibir la caza. El PSOE del Alto Aragón exigió de igual modo una «rectificación inmediata» de sus palabras.
De este modo, la posición de la ministra, partidaria de la abolición de los toros y la caza, parece seguir generando polémica, incluso dentro de su propio partido.
7/12/2018 | Redacción JyS

 

Guillermo Fernández Vara defiende la caza tras las declaraciones de Teresa Ribera


El presidente extremeño ha defendido públicamente la caza y los toros frente a la postura de la ministra Ribera, que ha reconocido en Onda Cero que «los prohibiría».
El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha sido el último representante socialista en salir en defensa de la caza. Primero fue el PSOE Andaluz, posteriormente el oscense, y finalmente ha sido él quien ha defendido públicamente la actividad cinegética y los toros, dos de los sectores que él considera claves para la economía de Extremadura. Vara hacía estas declaraciones después de que la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, asegurara que apoya la prohibición de estas actividades: «Me gustan los animales vivos. No entiendo a quién disfruta viéndolos sufrir».
El presidente extremeño ha respondido a las declaraciones de la ministra a través de la red social Twitter con un rotundo mensaje:

«Nosotros hablamos con hechos», aseguraba anteayer Fernández Vara. «En unas semanas nueva ley de caza pactada con la federación. Hay más de 100 ganaderías de reses bravas en Extremadura. Por algo será. La mejor Escuela Taurina. La primera Feria del Toro».
Vara no es el único que critica la posición de Ribera
Desde que la ministra afirmara que a título personal prohibiría la caza y los toros, diferentes políticos españoles han mostrado su apoyo al sector. El PP respondía al ataque de Ribera contra la actividad cinegética con una proposición no de ley que narra «reconocer e impulsar la caza». Lo anunciaba este viernes Jaime de Olano, portavoz adjunto del partido en el Congreso.
También desde el PSOE andaluz se criticaba en una nota de prensa las palabras de la ministra Teresa Ribera –miembro de su propio partido- tras pronunciarse a favor de prohibir la caza. El PSOE del Alto Aragón exigió de igual modo una «rectificación inmediata» de sus palabras.
De este modo, la posición de la ministra, partidaria de la abolición de los toros y la caza, parece seguir generando polémica, incluso dentro de su propio partido.

10/12/2018 | Redacción JyS

 

Carta abierta a Teresa Ribera:

Querida, irresponsable e ignorante ministra de Medio Ambiente:


Que una nueva clase política se posicione en contra de actividades tradicionales del mundo rural como la tauromaquia o la caza, mucho más por ese ímpetu de populismo que por convicción propia, ya no sorprende a nadie a estas alturas.
Que lo haga una ministra del Ministerio de Transición Ecológica, “el Medio Ambiente” de toda la vida, y además socialista, no deja de ser una ingrata sorpresa que demuestra su gran ignorancia además de una gravísima irresponsabilidad.
Su escudo ha sido que es una opinión personal y, lo peor, que no son actividades de su competencia. Una ministra puede volcar opiniones personales en un bar o en un grupo de WhatsApp de amigos; en un medio de comunicación habla como representante de un partido político. Y respecto al hecho de no ser de su competencia la caza, lo es el medio ambiente, y permítame, señora ministra, explicarle por qué estas actividades no sólo son claves para la conservación de nuestros espacios naturales, sino que además su desarrollo es el que permite un excelente estado de conservación de nuestras dehesas y de nuestros bosques.
Es posible que desconozca que la dehesa es considerada por la propia Unión Europea como un Sistema de Alto Valor Natural, en definitiva, un modelo de desarrollo sostenible con gran valor ecológico, económico y social que en España se extiende por más de cuatro millones de hectáreas. Pues bien, una buena parte de la gestión de esa dehesa es gestionada para el aprovechamiento de pastos en extensivo por el toro de lidia y por las especies cinegéticas. Sin esas actividades, la dehesa desaparecería.
Pero, además, una potencial aunque imposible (verá por qué estoy tan seguro de ello) prohibición de la caza (permítame que puntualice más sobre una actividad para mí más cercana), provocaría un efecto letal y en cadena sobre las propias especies cinegéticas, sobre otras especies ganaderas con las que interaccionan, en las especies protegidas y en peligro de extinción, en la agricultura, en los accidentes de tráfico, en la salud del ser humano e, incluso, sobre el cambio climático, ese del que sabe usted tanto. Además, por supuesto, de influir de forma muy directa en la socioeconomía de nuestro medio rural e incentivando el despoblamiento rural. Permítame que le explique un mínimo detalle de cada uno de ellos.
Querida ministra, no le daré una ‘master class‘ de dinámica de poblaciones, aunque algo le deberían haber contado antes del acceso a su cargo. Los animales que pueden ocupar un territorio no son infinitos, hay una máxima capacidad de carga que, cuando se supera, causa la autorregulación de la propia población, eso sí, con la aparición de epizootias como la sarna o incluso zoonosis (enfermedades que pueden afectar al ser humano) más severas, como la tuberculosis.
En el caso de la afección a la vegetación, no será necesario en este caso hacer supuesto alguno. Visite usted, además ahora sí siendo de su competencia, el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, a tiro del Ministerio. Adquiera unas botas camperas y vea cuál es la consecuencia de que un juez haya prohibido la caza en ese espacio emblemático de la Sierra de Madrid. Desde entonces la superpoblación de cabra montés se ha elevado a más de 50 individuos por kilómetro cuadrado, cuando los científicos estiman la capacidad máxima en 10. Catedráticos de la Universidad Politécnica de Madrid han informado del grave daño que estas superpoblaciones están causando sobre especies arbóreas y arbustivas, además protegidas, además de alertar del alto riesgo de enfermedades de la especie que puede llegar a causar una desaparición total de la misma. Pues eleve esta situación a la totalidad del territorio nacional, muriendo las poblaciones por sarna o tuberculosis. Quién sabe, quizás para usted este desastre poblacional es más ético que la caza…
En cuanto a la agricultura o la ganadería, pregunte a los sindicatos agrarios de este país cuál es el grave problema de la transmisión de enfermedades de la caza a la ganadería y con los daños a la agricultura. Permítame un dato: en 2016 se produjeron en España un total de 9.472 siniestros agrícolas causados por fauna silvestre, la mayoría de casos por especies de caza.
Y quién no conoce la contribución positiva de la actividad cinegética a la seguridad vial. Son casi 13.900 los accidentes de tráfico provocados por animales en vías asfaltadas, de los cuáles más del 54% correspondieron sólo a dos especies cinegéticas: jabalí y corzo.
Y cómo no, la aportación de la cinegética para el mantenimiento de la socioeconomía de nuestro medio rural. Un reciente estudio independiente realizado por Deloitte y coordinado por nuestra Fundación Artemisan expone que la caza aporta más de 6.475 millones de euros al Producto Interior Bruto, manteniendo más de 186.000 empleos y produciendo 614 millones de euros de retornos fiscales para las arcas públicas. Pero no son sólo datos económicos, en España los propietarios y gestores de terrenos cinegéticos invierten conjuntamente más de 233 millones de euros en inversiones relacionadas con la conservación del medio ambiente.
En definitiva, y como así reconoce la Unión Europea o la Unión Internacional de la Conservación de la Naturaleza, la caza, más allá de cifras económicas, es importante bajo el prisma del capital ambiental, ejerciendo durante generaciones una labor silenciosa de conservación. En el control de las sobrepoblaciones y de las enfermedades, en el cuidado, gestión y conservación del medio natural, en el mantenimiento de los espacios naturales protegidos y, por supuesto, en la reducción de la siniestralidad agrícola y en la minoración de los accidentes provocados por especies cinegéticas. Usted debería defender la actividad cinegética y su gestión sostenible como un elemento de conservación y como valor económico añadido en el entorno rural.
Como habrá podido concluir, señora ministra, es posible que piense que sólo se ha echado encima a los cazadores, gestores y aficionados taurinos. Incluso pensará que esos votos los compensará con el guiño a los animalistas. Como ve, se equivoca, quizás en un intento de teñir de morado las paredes de su Ministerio usted ha volcado estiércol sobre todo el medio rural y sobre muy buena parte del urbano que, por afición o por simple respeto a actividades tradicionales como el toro de lidia o la caza, deleznan de sus palabras.
Quizás usted debería haber manifestado que le gustaría que no se cazara “aunque es necesario”; entonces sería una ignorante, pero nunca una irresponsable como ha demostrado.
Ahora sólo queda ver si en el Congreso, a través de la PNL presentada por el Partido Popular, su partido comparte esas opiniones o si, por el contrario, como no dudo, muestran un firme apoyo a la caza y al toro de lidia. En tal caso, debería dejar esa cartera ministerial y, así, ahora sí, poder opinar libremente como una ciudadana más.

Luis Fernando Villanueva

Jara y Sedal -11/12/2018 –

Nota de Distrito Forestal.- Reproducimos de Jara y Sedal las declaraciones de la Ministra y los articulos precedentes. Es triste ver la ligereza con que se hacen declaraciones que esperemos no se plasmen en normativa legislativa. En cualquier caso no añadimos ni un punto ni una coma, salvo esta nota, a lo publicado por la revista ya que consideramos que el lector tiene el suficiente criterio para evaluar y obtener su propia opinión.

Página 1 de 3

© 2018 Distrito Forestal.