Ecología, gestión y protección de la fauna silvestre

19
Feb
2019

EN LA MESA SECTORIAL DE LA CAZA, EN LA SEDE DEL MINISTERIO DE AGRICULTURA, PESCA Y ALIMENTACIÓN EL 11/02/2019
El ministro ha presidido la tercera reunión de la Mesa sectorial de la Caza, órgano de interlocución y de participación del sector cinegético, que integra a propietarios de terrenos, cazadores, miembros de industrias auxiliares, científicos y administraciones
Valora positivamente la repercusión de la caza legal y regulada como herramienta de gestión del territorio y actividad socioeconómica imprescindible en zonas rurales

11022019ministromesasectorialcaza2 tcm30 501880


Recuerda que España cuenta con 825.000 licencias cinegéticas, más de 186.000 empleos vinculados a todas las actividades de caza, y que genera un valor de casi 6.500 millones de euros anuales
El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha presidido hoy la tercera reunión de la Mesa de la Caza, como órgano de interlocución y de participación del sector cinegético para abordar temas de interés nacional. La mesa está compuesta por asociaciones relacionadas directamente con el mundo cinegético como los propietarios y titulares de cotos, cazadores, organizadores de acciones de caza, miembros de industrias auxiliares, científicos y estudiosos de la fauna silvestre, por parte del sector. También están presentes responsables de los Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y de Transición Ecológica.
El ministro ha reafirmado el compromiso del Gobierno con el sector de la caza y con una actividad “sostenible” por su importancia para el conjunto del medio rural español.
En este sentido, Planas ha resaltado la repercusión de la caza legal como instrumento de gestión del territorio y como actividad imprescindible para el desarrollo económico de las zonas rurales. En concreto, España cuenta con 825.000 licencias de caza, cifra sólo superada por las federaciones de fútbol y de baloncesto. Además, existen más de 186.000 empleos vinculados a todas las actividades de la caza, que genera un valor de casi 6.500 millones de euros anuales, lo que supondría un 0,3% del PIB nacional. También ha recordado que casi un 87% del territorio español alberga actividad cinegética
Junto a la repercusión de esta actividad, cabe destacar la labor de cazadores y gestores, por su cercanía al medio rural y su conocimiento de la fauna que habita los distintos ecosistemas, en el control de sobrepoblaciones, el control de enfermedades animales, el cuidado del medio rural y la conservación de los hábitats naturales.
El Ministerio también valora el trabajo de los propietarios cinegéticos en pro de la gestión de la fauna salvaje y de los titulares cinegéticos, que desarrollan actuaciones de gestión que permiten que siga existiendo actividad económica y generación de rentas en comarcas y territorios donde existen pocas alternativas viables.
ESTRATEGIA NACIONAL CINEGÉTICA Y PESTE PORCINA AFRICANA
La mesa sectorial ha abordado la peste porcina africana. En este sentido, el Ministerio considera necesaria una correcta gestión del jabalí en áreas donde todavía no está presente la enfermedad, lo que exige el desarrollo de una estrategia común y coordinada a nivel nacional.
Asimismo, a iniciativa del Ministerio se constituirá un grupo operativo de trabajo, junto con las comunidades autónomas, con el objetivo de definir la estrategia a seguir en los próximos meses e iniciar las actuaciones, para extender las medidas necesarias, en coordinación con la Comisión Europea (CE), con el fin de evitar que entre en el territorio español.
Según ha detallado, el foco más cercano a España se encuentra localizado en Las Ardenas (Bélgica), cerca de la frontera con Francia. Las autoridades francesas han sido extremadamente rigurosas, “y nosotros simplemente, como medida precautoria, tenemos que adoptar esta medida dentro de un conjunto de decisiones en materia de bioseguridad y de control en el territorio nacional”.
El ministro ha asegurado que habrá “vigilancia y precaución”, y que, aunque no hay un riesgo inmediato, es fundamental que todo el sector de la caza contribuya y esté muy concienciado al respecto.
Por otra parte, Planas ha expuesto el estado de la elaboración de la Estrategia Nacional de Gestión Cinegética, que el Ministerio preparará con las comunidades autónomas, y que constituirá el marco orientativo y de coordinación para la ordenación, a escala nacional, del aprovechamiento cinegético.
Esta estrategia, sobre la que se empezó a trabajar en pasado año, cuenta ya con 5 objetivos estratégicos definidos, que se basan en la defensa de un modelo de caza sostenible integrado en el desarrollo rural; el establecimiento de criterios generales, directrices e indicadores de planificación de la actividad cinegética; la puesta en marcha de sistemas de información y monitorización de la caza; el fomento de la coordinación interadministrativa y la mejora de la imagen social de la caza y la promoción de sus beneficios socioeconómicos y medioambientales.
La Mesa de la Caza ha analizado también la situación de la tórtola europea, y la situación de declive que sufren sus poblaciones. El Ministerio trabaja en un documento de propuestas de medidas de fomento de la especie, en el marco de la Política Agrícola Común (PAC), con diversas alternativas de financiación de actuaciones que las Comunidades Autónomas pueden implementar en el marco de sus programas de Desarrollo Rural.
Fuente MAPA

08
Feb
2019

urogallo 

Foto: www.seo.org


El Ministerio para la Transición Ecológica ha publicado un estudio sobre la situación del urogallo cantábrico. A diferencia de otras poblaciones emblemáticas amenazadas, como las del lince, el oso o el lobo, la situación del urogallo cantábrico cada vez es más grave y se teme seriamente por su supervivencia.
El urogallo cantábrico es una subespecie muy particular de una especie de amplia distribución, el urogallo. En Europa hay muchas poblaciones estables de urogallo, pero la subespecie cantábrica lleva décadas en crisis. Y lo que es peor, no hay unanimidad en cuanto al diagnóstico de las causas de su situación. Se habla del exceso de predadores, del cambio climático, de la interferencia humana, de la fragmentación del hábitat, de la competencia de otras especies por el alimento. Probablemente se trate de una mezcla de todas ellas. Según el paradigma más extendido el urogallo cantábrico requiere bosques maduros de hoja caduca, con abundancia de árboles grandes y ausencia de intervenciones humanas. Pero la especie, dentro de su mala situación, se está extinguiendo más rápidamente en las áreas que mejor encajan en esa descripción y se está manteniendo en áreas de bosques no maduros donde se mezclan matas leñeras de frondosas con repoblaciones de pinos. De hecho, y es quizá la principal novedad del estudio ahora publicado, el urogallo cantábrico ha pasado de ser principalmente asturiano, con presencia poco más que testimonial en León y Cantabria, a tener en León el grueso de su población, nada menos que el 80% de los ejemplares.
Creo que la diferencia decisiva entre las derivas de las poblaciones de ambas vertientes de la cordillera es la disponibilidad de pinares en el lado leonés. Los pinares conservan la hoja en invierno, y eso permite a los urogallos utilizarlos para resguardarse del frío, para ocultarse de los depredadores y para comer acículas, como por otra parte hacen todos sus parientes europeos y como haría el propio urogallo cantábrico hasta que los pinares cantábricos desaparecieron, ya en época histórica. En un bosque donde solo hay árboles de hoja caduca los urogallos tienen más difícil guarecerse, ocultarse y nutrirse durante varios meses al año. Pueden vivir en él, pero vivirían con mejores tasas de supervivencia en un bosque que también ofreciera zonas de refugio de hoja perenne. La bibliografía científica identificó hace años la no disponibilidad de acículas como un posible factor limitante para las poblaciones de urogallo cantábrico.
Por ello creo que una medida básica para salvar al urogallo cantábrico sería plantar bosquetes de pino en zonas con presencia de urogallo, sobre todo allí donde no haya rodales suficientemente extensos de otras especies de hoja perenne como acebos y tejos. Creo que estos bosquetes de refugio y alimentación aumentarían sensiblemente la supervivencia invernal de los urogallos y contribuirían a estabilizar su precaria población. Su eficacia se comprobaría a través del estudio de la alimentación y de la concentración de restos en esos bosquetes, que mostrarían pronto si las aves los utilizan para alimentarse y refugiarse.
Estamos en un escenario en el que la situación empieza a ser desesperada para el urogallo cantábrico, y están encima de la mesa medidas drásticas que implican un cierto nivel de riesgo para la población, como la cría en cautividad, que requiere extraer ejemplares de poblaciones silvestres ya muy mermadas. Por ello, y sin perjuicio de seguir adoptando otras estrategias, debería ser prioritaria una medida sencilla, económica y sin riesgo, como la plantación de rodales de pino para alimentación y refugio, que mejoraría la supervivencia de los urogallos frente a sus principales amenazas.

Alfredo Rodríguez Garagorri, Decano del Colegio de Ingenieros de Montes en Castilla y León

 

22
Ene
2019

Tras detectarse cerca de 300 jabalíes positivos a la peste porcina africana (PPA) en Bélgica, Francia sacrificará miles junto a la frontera para evitar que se propague el virus. El Ministerio de Medio Ambiente y Agricultura polaco ha anunciado por su parte que matará 200.000 suidos por el mismo motivo.

jabalíes 1                                                                           La peste porcina africana podría acabar con los jabalíes. / Shutterstock

Según ha informado este lunes el Ministerio de Agricultura francés, miles de jabalíes serán sacrificados en las próximas semanas cerca de la frontera belga, país donde se han detectado 296 positivos al virus de la PPA. Una medida similar se tomará en Polonia, donde también el Ministerio con competencias en Medio Ambiente ha anunciado la intención de matar 200.000 suidos por el mismo motivo.
El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación español ha informado sobre la importancia de mantener medidas de seguridad ante la Peste Porcina Africana en Europa. Desde la aparición por primera vez el pasado mes de septiembre de esta enfermedad en jabalíes en Bélgica, han sido analizadas frente a la PPA muestras de un total de 846 suidos procedentes de las zonas I y II de acuerdo a la Decisión de Ejecución (UE) 2018/1856 de la Comisión, de 27 de noviembre de 2018, como así ha recordado el Ministerio en un comunicado.
Así evoluciona el foco de PPA más cercano a España
En la zona II han sido analizados 390 jabalíes, todos hallados muertos, de los cuales 294 resultaron positivos frente a PPA. Respecto a la zona I, se han investigado 456 jabalíes, incluyendo tanto animales hallados muertos como cazados, entre los cuales han sido confirmados dos casos positivos el 8 de enero de 2019. Se trata de dos animales jóvenes que fueron abatidos en el marco del plan de erradicación y vigilancia activa de jabalíes que se está llevando a cabo por parte de las autoridades belgas.
En el siguiente mapa se muestran los jabalíes analizados en las zonas I y II desde el comienzo del brote hasta la actualidad:

jabalíes 2
                                             Fuente: Ministerio de Agricultura de Bélgica.

Como consecuencia de la detección de estos dos primeros casos positivos en fauna silvestre fuera de la zona II se modificará la regionalización en esta zona adaptándola a la situación actual. Las autoridades belgas han incrementado además la vigilancia pasiva en el área en el que se detectaron los dos animales positivos, se ha prohibido temporalmente la caza en la misma hasta que se evalúe adecuadamente la situación epidemiológica, y se está construyendo un nuevo vallado entre la zona II y la frontera con Francia con objeto de limitar la posible salida hacia el territorio francés de jabalíes desde la zona afectada.

 
jabalies 3

                                      Localización de la valla que está siendo construida en la frontera francesa para frenar el avance de la enfermedad


Por el momento todos los casos positivos detectados están localizados dentro de la zona que estaba sometida a restricciones, por lo que no ha habido movimientos de riesgo desde estas zonas a España, aunque el ritmo con el que la enfermedad avanza es preocupante.
El Ministerio recuerda medidas de seguridad
El Ministerio que dirige Luis Planas ha recordado la importancia de aplicar unas adecuadas medidas de bioseguridad en las explotaciones de porcino y en el transporte animal, así como en relación a los cazadores que viajen a países afectados o de riesgo por la presencia de la enfermedad y que pudieran contribuir, involuntariamente, a la expansión de la enfermedad al regresar a nuestro país.
De igual forma, ha recordado la importancia de garantizar el buen funcionamiento de los sistemas de vigilancia pasiva para detectar tempranamente la enfermedad ante una hipotética entrada en España, para lo que es vital que se comunique a los SVO cualquier indicio de la enfermedad que pudiera aparecer en nuestros animales, tanto en las explotaciones y medios de transporte de animales porcinos como en el medio natural en los jabalíes silvestres.
¿Podría entrar en España?
La PPA es una enfermedad vírica hemorrágica que amenaza a pasos agigantados a toda Europa ya que, tal como avisó el año pasado el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), «podría poner en peligro la población de jabalíes».
La peste porcina africana es una enfermedad muy agresiva, cuando infecta a un cerdo o jabalí es letal en el 90 por ciento de los casos. No hay tratamiento ni vacuna eficaz así que los animales mueren con los pulmones encharcados y una hemorragia interna. El sacrificio es la única opción para atajarlo.
Aunque fue descubierta por primera vez en Kenia en 1910, en los últimos meses han sido confirmados más de mil casos en Europa del Este, sin tener en cuenta los denunciados recientemente por las autoridades belgas en la región luxemburguesa del país, cerca de la frontera con Francia, donde al menos 296 jabalíes habrían contraído la enfermedad.
negativas.
 Debido al grave problema que supone su expansión, durante el mes de junio de este año la Unión Europea prohibió el envío de jabalíes silvestres entre estados miembros y hacia terceros países con el fin de controlar la propagación de la PPA, una medida que –entre otras entidades- fue solicitada por la Real Federación Española de Caza.
Hasta ahora, estos últimos casos se han confirmado en jabalíes que se encontraban dentro del perímetro de seguridad, una zona boscosa que abarca casi 63.000 hectáreas. Afortunadamente, todas las muestras analizadas fuera del citado perímetro resultaron negativas

 

Esta semana también la PPA ha estado de actualidad en Polonia, como así ha venido informando Jara y Sedal. En total, 200.000 jabalíes serán sacrificados en el país para frenar la Peste Porcina Africana (PPA). La medida contra esta enfermedad ha sido tomada por el Ministerio de Medio Ambiente y Agricultura polaco.

jabalies4Contra la medida han firmado 80.000 personas en Polonia.

Los jabalíes transmiten el virus de la PPA y, a menudo, se acercan a explotaciones agropecuarias, incluidas las granjas porcinas, lo que entraña «un importante riesgo de que propaguen la enfermedad», según el propio Ministerio. De ahí que el Gobierno polaco planteara levantar un muro de 700 kilómetros para tratar evitar que los jabalíes entrasen en su país y así detener la enfermedad.

Reproducido de Jara y sedal. 15/1/2019 | Redacción JyS

 

07
Feb
2019

 

Una becada equipada con GPS fue recogida el pasado 19 de enero en la localidad francesa de Le Nizan. El animal había recorrido por entonces más de 600 kilómetros durante su migración.

becada

La becada había sido equipada con un GPS en mayo. / Federación de Cazadores de la Gironda


La becada protagonista de esta historia es un macho que había sido equipado con un GPS «durante un atardecer de mayo/junio de 2018 en Suiza», tal como relatan desde el portal web Palomeando. El ave fue capturada el pasado sábado 19 de enero en Le Lizan (Francia) después de recorrer los 670 kilómetros que separan esta localidad de la del Cantón de Neuchâtel. La Federación de Cazadores de la Gironda ha compartido ahora en sus redes sociales los interesantes datos del caso.
Según han informado los propios cazadores, el ave arrancó desde Suiza entre el 14 y el 21 de noviembre de 2018 y hasta el 1 de enero se encontraba localizada en Mâcon (Francia), desde donde emitía señal regularmente. El animal había recorrido alrededor de 150 kilómetros desde donde inició la migración en apenas una semana.
Una vez allí, se podría haber pensado que iba a pasar el invierno muy cerca de Suiza por el corto desplazamiento en su primera salida, pero nada más lejos de la realidad: en cuestión de 5 días, volvió a migrar. El día 6 de enero continuaba emitiendo señal regularmente pero ahora desde el departamento francés de Gironda, a unos 520 kilómetros de su última posición. Poco más de una decena de días después ha sido finalmente capturada en el municipio de Le Nizan, a unos 670 kilómetros de su origen, lo que ha dejado sin palabras a aquellos que le auguraban un corto desplazamiento de migración.
Historias como la de esta becada que comparten desde la web Palomeando, nos demuestran una vez más lo imprevisibles que pueden llegar a ser los animales y que, aunque a priori podamos pensar que sabemos mucho de su comportamiento, nunca dejarán de sorprendernos.
29/1/2019 | Redacción Jara y Sedal

 

02
Ene
2019

 

 norte1Un lobo ibérico. / Bernardo Corral.

 

Las cifras han subido un 38,6% hasta las 2.709 cabezas
J. LÓPEZ (ICAL) Martes, 25 diciembre 2018,

Los ataques de lobo a la ganadería crecieron un 38,6% en Castilla y León, hasta 1.916, y elevaron la cifra de animales muertos por este motivo a 2.709 cabezas en los nueve primeros meses de 2018, un 29,2%. Según los últimos datos disponibles, siete de cada tres pérdidas se produjeron entre el ganado mayor, con lo que conlleva un daño económico más importante. Además, Ávila y Segovia, al sur del Duero, registraron el 73% de las agresiones del cánido en la Comunidad y dos de cada tres muertes.
En un momento en que la caza del lobo está en la punta de iceberg, en la Comunidad se incrementa el número de ataques a la ganadería, uno de los principales enemigos de esta especie simbólica y polémica. Así, se apuntaron 534 ataques más en el último año, si se analiza el acumulado de los tres primeros trimestres, según los datos de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente a los que tuvo acceso Ical.
En un año en el que se incrementa el daño a la ganadería se suma la prohibición de su caza en todo el territorio autonómico. El 6 de julio, el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León dictó un auto que adoptaba la suspensión del Plan de Aprovechamiento Cinegéticos del lobo al norte del Duero para tres campañas, desde 2016 a 2019, argumentada en que el expediente administrativo de la tramitación del decreto no contenía un estudio científico que avalara que la caza no ponía en peligro el estado de conservación de la especie. La Junta, una vez subsanadas las cuestiones en las cuales se basaba el auto, solicitó el levantamiento de la medida cautelar de suspensión, sin que en este mes de diciembre exista aún pronunciamiento judicial al respecto. Por tanto, en estos momentos no se puede cazar el lobo en Castilla y León.

 norte2

No obstante, la Consejería mantiene su «firme» propósito de que, solventadas las cuestiones judiciales anteriormente comentadas, se pueda volver a cazar el animal al norte del Duero, por entender que es una herramienta de gestión que «permite un adecuado control poblacional sin poner en peligro el estado de conservación de la especie». No en vano, la población ha aumentado un 20% en la última década y ya cuenta con numerosos colectivos a favor de reducirla para evitar problemas, precisamente, de conservación. En la actualidad, según el censo 2012-2014, se contabilizan 297 manadas de lobos en España, de los que 191 campean por territorio de Castilla y León, en ocasiones a caballo con otras regiones vecinas.
En el marco de buscar soluciones, el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, apostó por la inclusión de prácticas importadas de Francia para mejorar la convivencia entre el lobo y la ganadería extensiva y dio pie a la posibilidad de que el propietario de los animales pueda matar al cánido.
Bajan en Palencia y Salamanca
En estos momentos, es complicado vaticinar si este tipo de medidas podrían reducir el número de ataques. Mientras tanto, la cifra no deja de subir. Únicamente en Palencia y en Salamanca se redujeron los ataques. En la primera de ellas cayeron un 26,9%, con 79, y 86 cabezas muertas (un 15,7% menos). En la provincia charra bajaron un 49,4% los primeros, con 42, y un 52,2% el segundo indicador, con 129. A ellas se suma Soria, donde prácticamente se puede decir que se mantuvieron los indicadores, pues pasó de tres a un ataque y de cinco a tres animales muertos.
El hecho de que el lobo al sur del Duero no sea especie cinegética ha conllevado históricamente que el número de ataques sea mayor en provincias como Ávila y Segovia. No obstante, en este año 2018, al menos de momento, la situación se ha extendido a toda la Comunidad al estar suspendida la caza también al norte. Sin embargo, las dos provincias del sur de Castilla y León se han llevado nuevamente la peor parte en estos tres primeros trimestres, pues entre ambas suman el 73% de las agresiones del cánido, es decir, casi tres de cada cuatro, con 990 en Ávila y un 55,54% más en el periodo de estudio, y 409 en Segovia, un 53,8; si bien en este mes de diciembre, y según apuntó recientemente la Junta, los datos ya han superado el millar en la primera de ellas.
En este sentido, el número de animales muertos creció en Ávila un 61,1%, con 1.158 cabezas, y en Segovia, un 51,4%, con 630. Esto se interpreta en que dos de cada tres pérdidas de ganadería en la Comunidad se produce en ambas provincias.
Por otro lado, destaca el crecimiento porcentual de Valladolid, lo que habla de la presencia de manadas estables. En esta provincia los ataques se han multiplicado por cuatro, con 15 hasta septiembre de 2018, pero han costado 45 muertes, 11 veces más que el pasado año (cuatro pérdidas).
En Zamora, los 170 ataques suponen un 73,5% más, con 384 animales muertos (41,2% de incremento), mientras que en León ascienden a 153 agresiones, un 4,8% más, pero 181 pérdidas animales, que por el contrario suponen un 10% menos. Por último, en Burgos se registraron 57 ataques, con 93 muertes (54,1% más y 13,9% menos, respectivamente).

El Norte de Castilla 25 de diciembre de 2018

© 2018 Distrito Forestal.