Hidrología

19
Oct
2019

obrasrestauracionforestal3 tcm30 277308

 

Consejo de Ministros de 11/10/2019

Los incendios declarados los días 10, 12 y 17 de agosto afectaron a cerca de 10.000 hectáreas en los términos municipales de Agaete, Artenara, Gáldar, Moya, Santa María de Guía, Tejeda, Valleseco y Vega de San Júcar y supondrán una inversión de 1 millón de euros

Las obras tienen como objetivo disminuir el aporte de cenizas y arrastres contribuyendo al restablecimiento de la vegetación existente en la zona, garantizar el suministro de agua potable y evitar la proliferación de plagas y procesos erosivos

El Consejo de Ministros ha ratificado hoy la emergencia de las actuaciones hidrológico-forestales en las áreas afectadas por los incendios forestales en Gran Canaria, que se iniciaron el pasado 10 de agosto en ”El Juncalillo”, en el término municipal de Artenara; el día 12 en la localidad de Cazadores en el término municipal de Telde y en la misma zona otro el día 17.

Estos incendios afectaron a cerca de 10.000 hectáreas, en los términos municipales de Agaete, Artenara, Gáldar, Moya, Santa María de Guía, Tejeda, Valleseco y Vega de San Júcar, en gran parte terrenos donde la pendiente media es elevada, oscilando entre el 15 y el 30%,y donde consecuentemente la probabilidad de arrastre de cenizas es alta, con el consiguiente riesgo de erosión y de afectación a la calidad de las aguas.

Las obras, que supondrán una inversión de 1.000.000 euros, tienen como objetivo disminuir el aporte de cenizas y arrastres contribuyendo al restablecimiento de la vegetación existente en la zona previamente al incendio, así como garantizar el suministro de agua potable y evitar la proliferación de plagas y de procesos erosivos, como consecuencia del debilitamiento y pérdida de la cubierta forestal.

En estos incendios además de la pérdida intrínseca del valor ecológico y económico del sistema forestal, la eliminación de la función protectora de la vegetación origina el desencadenamiento o aceleración de procesos de erosión en sus diversos tipos, especialmente en localizaciones con fuertes pendientes y en suelos erosionables.

Por ello las obras previstas incluyen trabajos de restauración hidrológica, actuaciones de mejora de las masas forestales y trabajos de reconstrucción y mejora de viales.

22
Sep
2019


La DANA de los pasados días ha causado importantes daños personales y materiales tanto en las comarcas centrales como en la Vega Baja del Segura que ponen en evidencia deficiencias de planificación y comportamiento ciudadano, pero también que disponemos de unos mecanismos de respuesta a emergencias altamente profesionalizados. La primera reflexión es que en toda la costa Mediterránea se suceden largos períodos de sequías con intensas precipitaciones en línea con lo que decía Raimon «al meu país la plutja no sap ploure». Por ello tampoco debemos de olvidar que un episodio de lluvias intensas tras muchos meses secos es de entrada necesario y bienvenido. El escenario alternativo era sin duda mucho peor. En ningún lugar del Planeta tan lejos del Ecuador se producen precipitaciones tan cuantiosas en 24 horas. A todo ello se suma el cambio climático que exacerba nuestro ya de por sí peculiar patrón de precipitaciones. La respuesta por tanto debe partir de reconocer que el agua es un recurso vital y valioso y que hay que tratara como tal y no como una amenaza, aunque su falta de gestión adecuada pueda acarrear peligros importantes.


La respuesta inteligente debe enmarcarse en la prevención y reducción de desastres internacionalmente acordada como el marco de Hyogo o la Conferencia de Sendai. Vivimos en un territorio con dos riesgos importantes – incendios e inundaciones – y toda la población debe tener unos mínimos conocimientos de cómo responder a ellos. Con ello podremos reducir el número de víctimas y las situaciones angustiosas y peligrosas como ponen de manifiesto el riesgo en que incurrieron quienes grabaron más de un video o fotos circulados estos días. La seguridad de las personas tiene que ser la prioridad absoluta y la autoprotección necesaria para evitar la distracción de los medios humanos que intervienen en una situación de este tipo.


Abordar el problema de fondo requiere analizar el ciclo del agua en su conjunto. Como en una cadena, se romperá por su eslabón más débil. El agua con mayor riesgo por velocidad y posibilidades de retención es la que se precipita sobre las montañas. Por ello el estado de los terrenos forestales es clave. En las comarcas centrales donde ocupan un porcentaje mucho más elevado que en la Vega Baja, su estado no es óptimo por los reiterados incendios que han padecido sobre todo en los 70, 80 y 90s. En unos lugares por reincidencia no hay cubierta arbórea, en muchos pinares jóvenes hiperdensos, pocos pinares adultos y mucha superficie de matorral, en pocos casos de densidad óptima. Una gestión forestal continuada e integradora de su función hidrológica podría haber contribuido de forma clave a que un porcentaje mucho mayor de la precipitación se infiltrase en los acuíferos recargándolos y evitar así flujos intensos y cargados de sólidos en suspensión (barro). Resulta substantivo aquí recuperar los trabajos que en su día hizo el ICONA en los 70 y 80s de corregir hidrológicamente los barrancos con muros y pequeños diques que retuviesen la escorrentía y los sólidos actuando también en terrenos privados mediante mecanismos similares a las ZAU realizadas para prevenir incendios.


Estas medidas serían todavía más importantes en la Vega Baja donde la vegetación arbórea está en el límite por su clima extremo. La Diputació d'Alacant ha venido realizando interesantísimos trabajos de restauración hidrológica-forestal generando microcuencas que además de retener el agua, favorecerían el desarrollo de los árboles y arbustos implantados. Hay que recordar dos de las claves funciones del arbolado: romper capas impermeables mediante sus raíces que ayuden a la infiltración del agua y generar una capa de humus que evite las costras impermeables típicas de los suelos calcáreos. En el ámbito de los terrenos agrícolas tenemos un problema por abandono de un lado y, de otro, pérdida de los bancales tradicionales que suponían una excelente protección frente a episodios como este. Recuperarlos y abordar la escorrentía en las zonas de cultivos intensivos resulta perentorio.


Nuestro sistema de embalses siendo suficiente en términos generales adolece de limitaciones, especialmente por el desplazamiento creciente de las precipitaciones a las zonas más próximas a la costa. Necesitaríamos de un considerable número de pequeñas presas que retuviesen en las zonas de mayor pluviometría –p. e. SE València, NE de Alacant o NW d Castelló- el agua a la mayor cota posible sea su destino su uso agrícola, aunque fuera a pequeña escala o complementariamente o para su infiltración así como reducción de avenidas. También hemos de identificar áreas inundables, sean húmedas o agrícolas que puedan funcionar como aliviaderos y recargar acuíferos en caso de grandes avenidas. Obviamente deberían compensarse los daños generados a los agricultores, pero su coste será una fracción de las alternativas (aljibes subterráneos o mayor inundación).


En las zonas urbanas, muy extensas en la Vega Baja, no hemos considerado adecuadamente dos cuestiones, liberar las zonas inundables y dar a los cauces el espacio necesario de un lado y, de otro, reducir al máximo la escorrentía. Si tenemos en cuenta los patrones de precipitación intensa de nuestras zonas costeras es irresponsable el grado de sellado de los suelos que hemos practicado. En el uso del espacio público o parkings al aire libre hay que invertir el concepto y sellar solo lo absolutamente imprescindible. Además, al no separar pluviales de aguas residuales toda la inversión realizada en depuradoras se va al traste en esos episodios cuando hemos de liberar las aguas sin depurar a los cauces por puntas de fluido que superan la capacidad de las depuradoras. Separar pluviales, al menos en obra nueva y rehabilitación más espacios públicos es urgente. Tampoco hace falta enterrar las pluviales que se pueden integrar como canales o acequias abiertas en el entramado urbano, en parte reconstruyendo lo que hubo antaño manteniendo un caudal mínimo permanente.


Los cauces además de tener las dimensiones necesarias deben estar libres de construcciones que impidan el fluido y dotados de vegetación de ribera tratada óptimamente para conjugar la conveniente retención de los fluidos y sólidos en suspensión, acelerar la infiltración y recuperar la biodiversidad y el paisaje sin aportar demasiados arrastres que puedan causar tapones en los ojos de los puentes. El predominio incontrolado de la caña oriunda de México generar muchísima biomasa que es fácilmente arrastrada por las aguas sin que aporte las ventajas de la vegetación de ribera además de su alta inflamabilidad en invierno. Es urgente sustituirla por vegetación de ribera bien diseñada y gestionada.


Finalmente hemos de recapacitar si el presente modelo territorial de desplazamiento de la población y la actividad económica a la costa es sostenible al ocupar grandes extensiones con riesgos importantes de inundación que se ve exacerbado por el sellado implícito del suelo que comporta cuando a pocos km hacia el interior se dispone de amplios territorios infrautilizados. El agua no hace sino poner en evidencia problemas subyacentes que vienen apareciendo en otros debates (incendios, despoblación) y cuya resolución nunca será satisfactoria si meramente nos centramos en los síntomas. Hemos de entender perentorio para su resolución reequilibrar el territorio a la vez de utilizamos con mucha mayor determinación la ingeniería verde en nuestras infraestructuras.


Eduardo Rojas Briales/profesor de la universitat politècnica de valencia y decano del colegio de ingenieros de montes

Publicado en el diario Levante 16/09/2019

13
May
2019

 

190507daimiel tcm30 496785

El secretario de Estado de Medio Ambiente en funciones ha subrayado la necesidad de elaborar un nuevo plan estratégico para estos espacios naturales, dado que el actual se publicó en 1999
El secretario de Estado de Medio Ambiente en funciones, Hugo Morán, ha señalado que la conservación de los humedales constituye una de las “soluciones basadas en la naturaleza” que permitirán a España hacer frente a la pérdida de biodiversidad y mitigar los efectos del cambio climático. En su intervención durante la inauguración de la 15ª Conferencia de Lagos y Humedales ‘Living Lakes’, que se celebra en Valencia hasta el próximo 9 de mayo, Morán ha subrayado la necesidad de realizar un nuevo plan estratégico para estos espacios.

El secretario de Estado en funciones ha detallado la importancia de los humedales como proveedor de servicios ecosistémicos, al ser fuente de agua potable, materias primas y recursos genéticos, además de permitir la agricultura y acuicultura y mantener “un tapiz de biodiversidad del que todos dependemos”.

Morán también ha explicado que la existencia de humedales bien conservados contribuye a facilitar la adaptación de la biodiversidad al cambio climático, proporcionando hábitats, conectividad entre espacios naturales y corredores para que las diferentes especies puedan desplazarse. Por ello, ha añadido, “constituyen elementos territoriales estratégicos para España, que es el Estado miembro de la UE con mayor diversidad de tipos ecológicos de humedales”.
Nuestro país es, además, el tercero –después de Reino Unido y México- en número de humedales de importancia internacional reconocidos por el Convenio de Ramsar.
“Los humedales españoles, como los de todos los países de su entorno, se ven afectados por una gran variedad de problemas de conservación a los que es necesario plantar cara: contaminación, disminución de recursos hídricos de los que dependen, afecciones vinculadas a la construcción de infraestructuras o la presencia de especies exóticas invasoras, entre otras”, ha indicado el secretario de Estado en funciones. Problemas, ha apuntado, que se ven agudizados como consecuencia del calentamiento global.
Se calcula que, desde la década de 1970, se han perdido un 35% de los humedales del mundo, en todas sus regiones.
NUEVO PLAN ESTRATÉGICO
España fue uno de los primeros países en aprobar, en 1999, un plan estratégico dirigido a la conservación de estos espacios. Pasados 20 años, Morán sostiene que es necesario elaborar una nueva estrategia, que complemente a los necesarios trabajos de conservación que se han de llevar a cabo en la nueva planificación hidrológica.
Por último, ha incidido en el papel de la restauración de humedales, en cumplimiento con el compromiso comunitario de restaurar al menos un 15% de los ecosistemas degradados en los territorios de los Estados miembro.

Fuente: Noticias MITECO. 7/05/2019

24
May
2019

Durante los próximos tres años se desarrollará el proyecto MAIL, una iniciativa financiada bajo el programa Horizon 2020, cuya denominación completa responde a una definición global de sus pretensiones: la identificación de tierras marginales en Europa y fortalecimiento de su potencial para contribuir a la absorción de CO2 (en inglés, Identifying Marginal Lands in Europe and strengthening their contribution potentialities in a CO2 sequestration strategy).
La reunión de lanzamiento del proyecto tuvo lugar a principios de año en Bruselas y contó con la presencia de los seis socios miembros del consorcio, entre los que se encuentra Cesefor, que compartirá durante los próximos 36 meses trabajo con la Universidad de Tesalónica (que coordinará el proyecto); la Universidad Politécnica de Valencia; la consultora griega HOMEOTECH; la firma alemana IABG MBH, experta en servicios geoespaciales y de observación terrestres; y el Centro de Investigación Espacial de la Academia Polaca de Ciencias (CBK PAN).
El perfil de los miembros del consorcio responde en gran medida al objetivo del proyecto de detectar las tierras marginales, clasificarlas y evaluar su uso potencial como sumideros de carbono en la UE. Indicativamente, las tierras marginales pueden ser tierras abandonadas, tierras improductivas, tierras degradadas, tierras estériles, tierras contaminadas, etc.
Estos territorios se identificarán con análisis espaciales multicriterio, se clasificarán según su potencial de absorción mediante teledetección, se propondrán acciones que incrementen ese potencial. Técnicas y metodologías serán compartidas en una plataforma web.
El proyecto tiene previsto estudiar casos concretos en áreas pilotos para incrementar la absorción de carbono mediante forestación o reforestación. Contempla asimismo estudiar los beneficios socioeconómicos de dichas intervenciones, con lo que se espera que sirva como punto de partida para fomentar futuros planes de desarrollo en este tipo de zonas.
Finalmente, apuntar que esta iniciativa –en el marco del H2020- entra dentro de la línea de financiación europea Marie Skłodowska-Curie/ RISE action, que posibilita la cooperación internacional e intersectorial mediante los intercambios de investigadores y técnicos entre las instituciones socias del proyecto. De este modo, está previsto que Cesefor mande personal a Grecia y Alemania y a su vez, recibirá investigadores de otros socios.
17/Mayo/2019

Fuente.- CESEFOR

12
Nov
2018

rio tajo tcm30 259193

 

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica hoy una resolución del Ministerio para la Transición Ecológica por la que se anuncia la apertura del período de consulta e información pública durante seis meses de los documentos iniciales de la revisión de tercer ciclo de los planes hidrológicos de cuenca de las demarcaciones hidrográficas de competencia de la Administración General del Estado (Cantábrico Oriental, Cantábrico Occidental, Miño-Sil, Duero, Tajo, Guadiana, Guadalquivir, Ceuta, Melilla, Segura, Júcar y Ebro).

Los documentos están disponibles para todos los interesados a través de los portales web de las correspondientes confederaciones hidrográficas. En este caso, los mencionados documentos, uno por ámbito territorial de planificación, llevan el título genérico de “Programa de Trabajos, Calendario, Estudio General de la Demarcación y Fórmulas de Consulta”.

Ésta es la primera fase para la revisión de los planes hidrológicos de cuenca, un tercer ciclo que debe finalizar en 2021. La segunda fase se corresponde con la redacción de un documento intermedio, denominado Esquema de Temas Importantes, y la tercera y última fase es la de redacción de la propuesta de plan hidrológico propiamente dicho.

Cada una de estas fases requiere, antes de adoptar los documentos, de unos procesos de consulta pública de seis meses de duración. Siguiendo este calendario, se espera que el documento de Esquemas Importantes se haga público a mediados de 2019, y los proyectos de planes hidrológicos antes de final de 2020.

Ahora tenemos en vigor los planes hidrológicos del segundo ciclo, que se cierran a final de 2021, fecha en la que deberemos adoptar unos nuevos planes revisados para el tercer ciclo que se extenderá hasta final de 2027.

El Ministerio para la Transición Ecológica presentó estos documentos iniciales de los planes hidrológicos de tercer ciclo en la reunión del Consejo Nacional del Agua, que tuvo lugar el pasado 16 de octubre.

MÁXIMA PARTICIPACIÓN
Desde el MITECO se anima a todos los interesados a involucrarse en este proceso desde sus orígenes, estudiando los documentos publicados y aportando cuantas propuestas, observaciones o sugerencias que para su mejora estimen procedentes. Estas aportaciones pueden dirigirse al propio Ministerio o a los organismos de cuenca concernidos tal y como se indica en los anuncios publicados en el Boletín Oficial del Estado.

A lo largo de las próximas semanas se desarrollarán diversas actividades participativas, dirigidas a explicar los documentos en consulta y a recabar todas las opiniones con las que enriquecer los borradores que se someten a participación, previamente a su consolidación final. La participación pública resulta indispensable para el desarrollo de las modernas políticas públicas y desde el Ministerio para la Transición Ecológica se realizan los máximos esfuerzos para que el proceso de planificación hidrológica se desarrolle tomando en consideración todos los puntos de vista y buscando los mayores y mejores acuerdos.

Asimismo, hoy también se inicia un periodo de participación y consulta pública de otro relevante instrumento de planificación: el Plan Nacional de Depuración, Saneamiento, Eficiencia, Ahorro y Reutilización (Plan DSEAR). Así, se somete a participación un primer documento titulado “Directrices, Programa de Trabajos, Calendario y Fórmulas de Participación” para recabar opiniones sobre este primer borrador durante un plazo de tres meses. A tal efecto, los documentos están disponibles para cualquier interesado a través del portal web del Ministerio para la Transición Ecológica (www.miteco.gob.es) en la sección de Planificación Hidrológica

 

Tags:

Página 1 de 2

© 2018 Distrito Forestal.