Historia Forestal

01
Jul
2021

Science Daily thumb

10 de junio de 2021

Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana

Una nueva investigación dirigida por científicos del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana muestra que las interrupciones en la gestión de la tierra indígena después de la colonización ibérica no siempre resultaron en un rebrote forestal generalizado en las Américas y Asia-Pacífico, como se ha argumentado recientemente.

Un nuevo estudio, publicado ahora en Nature Ecology and Evolution, se basa en los registros de polen de las regiones tropicales anteriormente reclamadas por el Imperio español tanto en el Atlántico como en el Pacífico, para probar la importancia y la extensión del rebrote forestal después de la mortalidad generalizada entre las poblaciones indígenas después del contacto europeo en los siglos 15 y 16. Mediante el análisis de granos de polen microscópicos conservados en los sedimentos de los lagos, los científicos son capaces de construir una imagen de cómo los ambientes han cambiado con el tiempo.

Está bien documentado que la llegada de europeos a las Américas dio lugar a la propagación de enfermedades como la viruela, el sarampión, el tifus y el cólera a las poblaciones indígenas, muchas de las cuales practicaban la agricultura sedentaria. Los registros arqueológicos e históricos indican que esto puede haber aniquilado hasta el 90% de la población indígena, lo que lo convierte quizás en el desastre epidemiológico más significativo jamás conocido. Lo que es menos conocido, sin embargo, es el impacto de esta llamada "Gran Muerte" en los paisajes tropicales que, a estas alturas, habían sido manejados por los productores de alimentos e incluso los habitantes urbanos durante milenios.

Los investigadores han argumentado recientemente en un artículo ampliamente popularizado que la drástica reducción de las poblaciones indígenas, y el cese de su uso de la tierra en muchas partes tropicales del Neotrópico, condujo a un dramático rebrote de los bosques. Tan significativo fue este cambio ecológico, argumenta el documento, que estos nuevos árboles capturaron suficiente carbono para causar una caída reconocible en el CO atmosférico global2 Niveles. Este cambio atmosférico global no solo está implicado en la Pequeña Edad de Hielo que causó que los lagos se congelaron en Europa, sino que también se ha sugerido como una posible fecha de inicio para el Antropoceno.

Sin embargo, las evaluaciones existentes del rebrote forestal se basan en un número limitado de registros ambientales y se han centrado exclusivamente en las Américas. En el nuevo estudio, el equipo de investigación, compuesto por paleoecólogos, arqueólogos e historiadores, se propuso probar empíricamente el vínculo propuesto entre la colonización y el rebrote forestal mediante la síntesis y evaluación de registros a largo plazo del cambio de vegetación tropical de todo el continente americano, así como el dominio asiático-pacífico del Imperio español, a menudo pasado por alto.

Su análisis pinta un panorama mucho más complejo de las interacciones coloniales entre el ser humano y el medio ambiente.

"Aunque esperábamos una señal de rebrote de los bosques después de la disminución conocida de la población indígena, solo se observaron ejemplos claros de este proceso en aproximadamente un tercio de los casos tanto en las Américas como en Asia del Pacífico. Los cambios en la cubierta forestal fueron, de hecho, diversos", dice la Dra. Rebecca Hamilton, autora principal del estudio.

El equipo atribuye esta complejidad a la influencia variable del clima, los seres humanos y la geografía a través del espacio y el tiempo.

"Nuestros resultados sugieren que los bosques densos y húmedos y los bosques de las tierras altas tenían menos probabilidades de mostrar una señal de forestación después del contacto con España", continúa Hamilton. Los autores ofrecen dos posibilidades para la aparente falta de crecimiento forestal. Una es que estos hábitats fueron mantenidos por la agrosilvicultura antes de la colonización, lo que significa que nunca habían sido despejados de árboles para empezar. Otra posibilidad es que estos paisajes fueran más difíciles de acceder para los europeos, lo que llevó a la persistencia de las poblaciones indígenas hasta bien entrado el período español, como se documenta en los registros históricos. Por el contrario, los ecosistemas aislados y limitados por el agua, particularmente en el Pacífico, mostraron señales más claras de rebrote de los bosques.

En algunos casos, la imposición de políticas europeas de uso de la tierra, incluidos los asentamientos consolidados y la reubicación de la población, las plantaciones y la ganadería, condujo a una falta de recrecimiento de los bosques, o incluso a la deforestación.

"Los estudios futuros que exploran el impacto del colonialismo europeo en los paisajes tropicales deben desarrollar conocimientos arqueológicos, históricos y paleoecológicos detallados sobre cómo las diferentes partes de los trópicos y sus poblaciones resistieron, formaron y fueron impactadas por los procesos de colonialismo desde el siglo 15 en adelante", concluye Hamilton.

El trabajo de los autores tiene ramificaciones para la conservación futura de los ecosistemas tropicales, lo que requiere una consideración cuidadosa del uso histórico de la tierra, la dinámica de la población, la geografía, la ecología y el clima. El estudio también advierte que las perspectivas sobre el Antropoceno que dependen de un solo punto de tiempo pueden ser demasiado simplistas.

Como dice el co-líder del proyecto, el Dr. Patrick Roberts, "tratar el Antropoceno únicamente como un 'pico' reciente y único puede tener el resultado de sugerir que es el producto lógico de toda la humanidad". De hecho, argumenta, el trabajo del equipo y otros en los trópicos dejan en claro "que el Antropoceno es un proceso a largo plazo, variado y desigual en los trópicos, algo que debe destacarse para desarrollar enfoques más justos y sostenibles para estos paisajes cruciales en el futuro".

Fuente de la historia:

Materiales proporcionados por el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana.

Referencia de la revista:

Rebecca Hamilton, Jesse Wolfhagen, Noel Amano, Nicole Boivin, David Max Findley, José Iriarte, Jed O. Kaplan, Janelle Stevenson, Patrick Roberts. Non-uniform tropical forest responses to the 'Columbian Exchange' in the Neotropics and Asia-Pacific. Ecología de la Naturaleza y Evolución, 2021; DOI: 10.1038/s41559-021-01474-4

 ScienceDaily, 10 de junio de 2021.

03
Jun
2021

secflogo          


Comunicado de la SECF

El Grupo Planeta está preparando la edición de un libro sobre la historia del ICONA para conmemorar el 50 aniversario de su creación. Su idea es editar una publicación de gran formato, que tenga valor tanto por su contenido como por su belleza.

El libro está elaborado por un numeroso grupo de expertos, coordinados por Antonio López Lillo. Abajo se incluye información del guion y las características técnicas del libro.

Los editores quieren tener el libro terminado en septiembre y presentarlo en la próxima Feria del Libro de Madrid, que tendrá lugar del 10 al 26 de septiembre de este año. El PVP previsto es de 50 €.

 

logo icona     

 

 

     LIBRO_ICONA_Guión_avanzado_y_características_1.pdf

03
May
2018

Una de las formas de clarificar conceptos es atender al significado de las palabras que los definen. No es nuevo; ya San Isidoro, cuando decidió escribir una enciclopedia con el saber de su tiempo, la escribió como Las Etimologías pues buscaba el significado de los conceptos, su raíz, en el origen de la palabra usada para cada uno.                                                                                              

Y no es nada anticuado; desde el giro lingüístico que tuvo la filosofía la filosofía en el siglo XX a partir de los trabajos de Frege y Wittgenstein, la atención al significado de la palabra está en el centro de la especulación metafísica.

16
Dic
2018

MG 2150 fb 800x419

Un estudio reciente ha muestreado carbones de pinos en Sierra Bermeja con una antigüedad de 8.180-8.200 años


El debate sobre cuál era la vegetación potencial de los sustratos ultramáficos (peridotitas) malagueños, pináceas o quercíneas, ha dividido tradicionalmente a la comunidad científica. La presencia de coscojas (Quercus coccifera L.) como matorral de acompañamiento del pino (Pinus pinaster subsp. acutisquama) y la existencia de bosquetes y ejemplares aislados de Quercus ha motivado la aparición de distintas hipótesis (coníferas vs frondosas) alimentadas por la presencia de topónimos (por ejemplo, el Puerto del Chaparral) que hacen referencia a supuestos bosques antiguos de frondosas en las sierras peridotíticas ¿Aparece la coscoja como matorral de degradación de estos supuestos bosques de Quercus, quemados, talados o degradados en épocas anteriores? Frente a hipótesis anteriores (entre otros autores, Rivas Martínez en 1987) que defendían que la vegetación potencial de la zona sobre peridotitas estaba compuesta por formaciones de Quercus en los distintos pisos bioclimáticos (alcornoques, encinas, quejigos o robles) y, por tanto, el pino era una especie introducida por el hombre, hipótesis más recientes (Cabezudo et al., 1987) defendían la misma teoría que ya ponían de manifiesto Ceballos y Vicioso en 1933, consistente en que las sierras “bermejas” o “pardas” estaban ocupadas por el dominio del pino negral (Pinus Pinaster) y, en ese sentido, consideran “que la vegetación forestal y preforestal de estos medios correspondería a un abetal (Bunio-Abietetum pinsapi) de carácter relíctico, meso-supramediterránea, sobre suelos profundos en exposición norte” y, por otro lado, “sobre suelos poco desarrollados, y ocupando la mayor parte de la superficie de estas sierras, un coscojar con pino negral”.

 

Un artículo recientemente publicado en la revista científica “Vegetation History and Archaebotany” (Olmedo-Cobo et al., 2018)(1) ha resuelto con métodos científicos esta eterna discusión fallando a favor de las pináceas, utilizando para ello análisis de carbón vegetal muestreado en siete emplazamientos de Sierra Bermeja. El resultado demuestra que el pino es una especie natural que ha estado presente en la montaña durante una gran parte del Holoceno, antes de los cambios que se han producido en el paisaje natural derivados de las actividades humanas. Los carbones datados con más antigüedad tienen una edad de 8.180-8.200 años. El estudio paleoantracológico demuestra también el importante papel ecológico de los incendios en la dinámica paisajística de Sierra Bermeja durante el Holoceno hasta la actualidad. Estas conclusiones son de gran importancia para la gestión y conservación de los raros ecosistemas serpentínicos.


Notas:
(1) Los resultados de esta investigación forman parte del Proyecto de I+D “Reconstrucción geohistórica de la vegetación arbórea sobre sustratos ultramáficos mediterráneos” (ULTRAFORESTS – CSO2013-47713-P), perteneciente al Programa Estatal de Investigación Científica y Técnica de Excelencia – Subprograma Estatal de Generación de Conocimiento (Ministerio de Economía y Competitividad del Gobierno de España, Convocatoria 2013).
Referencias:
• OLMEDO-COBO, José Antonio; CUNILL-ARTIGAS, Raquel; GÓMEZ-ZOTANO, José. “The native status of Pinus pinaster on serpentine soils: charcoal analysis and palaeoenvironmental history in Sierra Bermeja (southern Iberian Peninsula, Spain)”. Veget Hist Archaeobot (2018). https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs00334-018-0701-z
• GOMEZ ZOTANO, José. El papel de los espacios montañosos como traspaís del litoral mediterráneo andaluz. El caso de Sierra Bermeja (Provincia de Málaga). (Universidad de Granada, 2004)
• CABEZUDO, Baltasar; NIETO CALDERA, José.M.; PÉREZ LATORRE, Andrés. “Contribución al conocimiento de la vegetación edafófilo-serpentinícola delsector Rondeño (Málaga, España)”. Acta Botánica Malacitana, Núm.14, 1987. pp.291-294
• RIVAS-MARTÍNEZ, Salvador. Memoria y mapa de las series de vegetación de España (ICONA. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Madrid, 1987. 268 pp)
• CEBALLOS, Luís; VICIOSO, Carlos. Estudio sobre la Vegetación y la Flora Forestal de la provincia de Málaga (Instituto Forestal de Investigaciones y experiencias, 1933. 285pp)


Reproducdo de sierrabermeja.es

01
Mar
2018

 arbol romano 31

 

El historiador Antonio García Bellido, hace casi medio siglo, espigó en los textos escritos de los autores romanos Plinio, Estrabón y Mela las citas que sobre Hispania existieran en sus libros. García Bellido publicó las referencias en dos libros, España y los españoles hace dos mil años según la Geografía de Estrabón, y La España del siglo I de nuestra era (según P. Mela y C. Plinio).

Página 1 de 2

© 2018 Distrito Forestal.