Selvicultura y Pascicultura

30
Jun
2021

 

dehesa extremeña

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas implementa una tecnología que permitirá predecir lo que ocurrirá a consecuencia del cambio climático en 50 años en nuestros bosques para tratar, justamente, de evitar que ocurra. Esta acción ha sido desarrollada en el marco del proyecto LIFE Soria Forest Adapt.

Esta comunicación se ha publicado coincidiendo con el Día contra la Desertificación y la Sequía, declarado por la ONU el 17 de junio, y que este año girará en torno a la "Restauración. Tierras. Recuperación". Los investigadores del proyecto Life Soria Forest Adapt quieren recordar, así la necesidad de fortalecer los ecosistemas como herramienta de prevención frente a la desertización, ya que tal y como señalan “los bosques prestan innumerables servicios ecosistémicos y son escudos naturales frente a amenazas como el cambio climático”.

Estas técnicas en la que están trabajando junto al CSIC, y que ha tenido resultados muy prometedores en los espacios donde se ha aplicado, es la construcción de un perímetro de metacrilato que funciona como invernadero, y en el que consiguen aumentar la temperatura (unos 2 o 3º), para simular el efecto del cambio climático. En el interior de estas cámaras han integrado un sensor de temperatura y humedad que registra los datos cada media hora, tomando muestras de forma periódica del estado y la evolución de determinadas especies estratégicas situadas en su interior. Esta metodología, que por primera vez el CSIC implementa en España fuera de sus instalaciones, permitirá predecir lo que ocurrirá en nuestros bosques en 50 años consecuencia del cambio climático en 50 años.

De momento se han instalado 18 estaciones de seguimiento en seis bosques de la provincia de Soria que estarán durante tres años, el tiempo que dura el proyecto.

Las especies vegetales elegidas para este estudio son briofitos, principalmente hepáticas, que sufren modificaciones de forma mucho más acelerada que otras como árboles y arbustos, por ello son las que nos anunciarán los cambios futuros y permitirá avanzar qué medidas posibilitarán tomar decisiones de gestión de nuestros montes para adaptar nuestras masas forestales y ayudarles a sobrevivir.

Para el estudio se han seleccionado bosques con dos tipos de especies dominantes: sabinares (Juniperus thurifera) y robledales (Quercus pyrenaica), especies de crecimiento lento y muy presentes en la provincia de Soria en la sierra de la Cebollera, Moncayo, Valonsadero, Cañón del Río Lobos y Finca el Enebral. El Real Jardín Botánico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) es la entidad a la que se ha confiado este estudio y sus conclusiones.

Son plantas no vasculares, de rápido desarrollo y muy sensibles a las alteraciones de sus hábitats. Son vegetales con ciclos de vida cortos, en comparación a las plantas vasculares y en concreto a las especies arbóreas objeto de estudio en este proyecto. Es por ello que se han elegido para estudiar su comportamiento en espacios controlados y ver su afección a diferentes cambios y exposiciones climatológicas controladas. Los resultados nos darán, en poco tiempo, una posible tendencia de evolución extrapolable al resto del bosque donde se encuentran.

Fuente: LIFE Soria Forest Adapt

06
Jun
2021

 

Víctor Resco de Dios, Universitat de Lleida

Las caravanas Tuareg que cruzaban el desierto del Sáhara para comerciar con la sal de Bilma veneraban al árbol de Teneré. El único árbol que encontraban en su travesía de más de quinientos quilómetros se había convertido en tabú. Era un árbol sagrado, respetado por todos y uno de los pocos puntos de referencia en la uniformidad de la duna sahariana.

En realidad, el árbol de Teneré era el más aislado y solitario del mundo. Una acacia al noroeste de Níger, a unos 400 km del árbol más cercano. Pero en una noche de 1973, un conductor borracho acabó con él.

La historia del árbol de Teneré nos ayuda a entender por qué, en la actualidad, se está planteando la posibilidad de plantar árboles transgénicos para restaurar desiertos.

 

arbol del tebere

El árbol de Teneré fotografiado en 1961. Wikimedia Commons / Michel Mazeau, CC BY-SA

Origen del desierto del Sáhara

El árbol de Teneré era el último vestigio de un pasado, no demasiado remoto, en el que un exuberante manto de vegetación cubría gran parte de lo que hoy es el desierto del Sáhara. Algo que ocurrió hasta hace cinco mil quinientos años.

Entonces, se produjo una de las oscilaciones climáticas que, de forma natural, se suceden cada varias decenas de miles de años: cambió la radiación solar, lo que alteró la fuerza del monzón e indujo una gran sequía sobre la zona.

Pero el cambio en la radiación solar no explica, por sí solo, la extensión actual del desierto del Sáhara. Hubo otro factor que amplificó la sequía: los cambios en la vegetación. La lluvia en zonas de influencia monzónica necesita que la vegetación recicle el agua de lluvia y la devuelva a la atmósfera. Así puede volver a precipitar un agua que, sin árboles, se perdería.

Es decir, que los ecosistemas saharianos de hace cinco milenios entraron en una espiral catastrófica donde un cambio en la radiación solar repercutió negativamente sobre la precipitación, lo que disminuyó su cobertura vegetal. Al perderse parte de la vegetación, la precipitación disminuyó todavía más, lo que agudizó la pérdida de vegetación, por lo que la lluvia escaseó aun más… y así sucesivamente hasta llegar al desierto actual.

 

Plantar árboles para frenar el desierto

Por eso, para los 500 millones de personas que viven en el borde de desiertos (principalmente en África, pero también en partes de Asia central) resulta crucial plantar árboles y asegurar su supervivencia: no hay agua sin ellos.

A tal efecto se han puesto en marcha diferentes programas de reforestación a gran escala, tanto en África como en Asia. El más emblemático tal vez sea el de la Gran Muralla Verde, que busca frenar, e incluso revertir, el avance del desierto a lo largo de 8 000 km en el sur del Sahel.

Las comunidades rurales que viven en el límite del desierto necesitan árboles para la lluvia, pero también leña para cocinar y, a ser posible, que aporten alimentos para el ganado. Y este es un balance crítico ya que la necesidad de leña en ambientes desérticos puede fomentar su degradación, por lo que se requiere de árboles con crecimiento rápido. Por lo menos, con unas tasas de crecimiento mayores a las de sustracción.

¿Cómo logramos árboles que crezcan en un desierto extremo y que, a la vez, aporten leña y recursos a la población local?

Compromisos evolutivos

El “superárbol”, entendido como el árbol perfecto, no existe. Esto es, los árboles con mayores tasas de crecimiento son, generalmente, los más vulnerable al estrés y viceversa: una elevada resistencia al estrés suele penalizar el crecimiento. Lograr árboles que resistan al estrés y que produzcan madera rápidamente es, por tanto, un reto importante.

La evolución natural de las especies no conduce a superorganismos capaces de cualquier cosa: cada adaptación tiene un coste. Los árboles que crecen rápido, por ejemplo, lo hacen a expensas de generar madera poco densa que, a su vez, es poco resistente a la sequía.

Árboles transgénicos

Por eso, en nuestro grupo de investigación, hemos desarrollado árboles transgénicos que minimizan este tipo de compromisos evolutivos. En concreto, hemos trabajado con dos especies de chopo: Populus euphratica y Populus tomentosa.

 

Populus euphratica

Populus euphratica en el desierto del Gobi. Wikimedia Commons / Bogomolov.PL

P. euphratica es un chopo muy resistente a la sequía y a la salinidad, común en los desiertos de Asia, mientras que P. tomentosa es una especie de crecimiento muy rápido.

Nuestro trabajo consistió en insertar en P. tomentosa uno de los genes responsables de la gran resistencia a la sequía en P. euphratica. El gen introducido es un promotor de los brasinosteroides: una hormona que fomenta el crecimiento y la supervivencia bajo condiciones de estrés.

Esta nueva línea de chopos no está todavía lista para ser usada en plantaciones, pero estamos trabajando en ello. En un futuro cercano nos encontraremos con un número, cada vez mayor, de proyectos que plantean la introducción de árboles transgénicos con fines de restauración.

Otras experiencias con árboles transgénicos

En Estados Unidos, por ejemplo, el Departamento de Agricultura está actualmente valorando la posibilidad de plantar castaños transgénicos en los bosques.

En ese caso, una enfermedad fúngica se esparció rápidamente desde el zoo del Bronx hasta el resto del país, diezmando las poblaciones de este árbol tan carismático.

En el imaginario colectivo, los cultivos transgénicos tienen mala prensa. A pesar de los beneficios ambientales que nos aportan, como las disminuciones drásticas en el uso de pesticidas. Supongo que la idea de introducir árboles transgénicos en espacios naturales, con fines de restauración, agradará aun menos.

No es asunto baladí y no se está abogando por el uso de árboles transgénicos en plantaciones a gran escala. Estamos desarrollando, sencillamente, una herramienta más para la gestión sostenible de nuestros ecosistemas. Una herramienta que deberá ser evaluada rigurosamente, como cualquier otra. Eso sí, evaluada en base a criterios científicos y técnicos, pero no en base a prejuicios. Esto no va de buenos contra malos, sino de cómo restaurar ecosistemas degradados.

 

15
Abr
2021

 

logo distrito

Este  artículo merece nuestra felicitación a los autores, aunque si nos permiten una crítica, es la de que el título es algo engañoso ya que no refleja que es un buen trabajo centrado en el estado de los pinsapares.

 

Las conclusiones a las que llega son:

1.           La existencia de un riesgo alto de incendio debido, especialmente, a una elevada cantidad de matorral de grandes dimensiones en zonas abiertas y de mayor pendiente.

2.           La alta densidad de pinsapos presentes en este bosque genera una mayor competitividad por los recursos que los hacen más vulnerables frente a episodios climáticos extremos, como las sequías.

3.           Esta elevada densidad genera, además, una competencia por los recursos entre los individuos y en consecuencia una mayor tasa de mortalidad que se manifiesta en forma de aclarados que son ocupados por un matorral espeso de alta potencialidad de combustión.

4.           La proliferación de estas formas de combustible es aún mayor si tenemos en cuenta la baja presión herbívora en estos bosques de pinsapo.

Las cuatro conclusiones reflejan un estado de abandono selvícola o, al menos de una selvicultura insuficiente.

La adecuación de las masas forestales al cambio climático requiere en los bosques mediterráneos unas densidades que estén en el rango más bajo que permita la especie para disminuir la competencia intraespecífica (así lo han destacado la FAO y la SCEF). El control del matorral es imprescindible para eliminar la competencia a los pinsapos por el agua y para ayudar a su regeneración natural. Pero ambas actuaciones son imprescindibles para minimizar el riesgo de grandes incendios, pues estamos hablando de que se reduciría la continuidad horizontal y la vertical.

El diagnóstico del artículo es completamente correcto y las medidas que indica que se deben realizar son desbroces y claras en las masas para garantizar el mayor vigor de los pinsapares  y la reducción del riesgo de incendio forestal.

Pero somos algo pesimistas pues con frecuencia la declaración de Parque Nacional va asociada a la prohibición de hacer claras en las masas forestales.

Esperemos que los técnicos que apliquen  el Plan de Gestión del Parque Nacional de la Sierra de la Nieves no interpreten que la conservación de los pinsapares exija no tomar las medidas selvícolas que los pinsapares necesitan para su conservación futura.

28
May
2021

 

Science Daily thumb 

fuente: Universidad de Michigan

 

Algunos activistas climáticos abogan por campañas a gran escala de plantación de árboles en bosques de todo el mundo para absorber dióxido de carbono que atrapa el calor y ayudar a frenar el cambio climático.

Pero en un artículo de Perspectives programado para su publicación el 21 de mayo en la revista Science, un científico climático de la Universidad de Michigan y su colega de la Universidad de Arizona dicen que la idea de plantar árboles como sustituto de la reducción directa de las emisiones de gases de efecto invernadero podría ser un sueño de pipa.

"No podemos plantar nuestra salida a la crisis climática", dijo David Breshears, de Arizona, uno de los principales expertos en mortalidad de árboles y muerte forestal en Occidente. Su coautor es Jonathan Overpeck, decano de la Escuela de Medio Ambiente y Sostenibilidad de la U-M y experto en interacciones paleoclimas y clima-vegetación.

En lugar de malgastrar dinero plantando muchos árboles de una manera que está destinada a fracasar, tiene más sentido centrarse en mantener los bosques existentes saludables para que puedan seguir actuando como "sumideros" de carbono, eliminando el carbono de la atmósfera a través de la fotosíntesis y almacenándolo en árboles y suelos, según los investigadores. Al mismo tiempo, las emisiones deben reducirse lo más rápido posible, lo antes posible.

Overpeck y Breshears dicen que esperan que el papel de los bosques del mundo --y específicamente la urgente necesidad de proteger los bosques existentes y mantenerlos intactos-- se debata a fondo cuando los líderes de acción climática del mundo se reúnan en la conferencia cop26 sobre cambio climático en Glasgow en noviembre.

"Los responsables de la formulación de políticas deben habilitar nuevos mecanismos de ciencia, políticas y finanzas optimizados para la perturbación y el cambio de vegetación que es imparable, y también para asegurar que los árboles y bosques que deseamos plantar o preservar para el carbono que secuestran sobrevivan ante el cambio climático y otras amenazas humanas", escribieron Overpeck y Breshears.

"Si no se cumple con este desafío, se perderán grandes reservas terrestres de carbono a la atmósfera, acelerando el cambio climático y los impactos en la vegetación que amenazan muchos más de los servicios ecosistémicos de los que dependen los seres humanos".

Mantener los bosques sanos requerirá un nuevo enfoque para la gestión forestal, uno que Overpeck y Breshears piden para la gestión del cambio. Como primer paso, los responsables políticos y los administradores de tierras deben reconocer que los cambios adicionales en la vegetación a gran escala son inevitables.

El cambio climático se ha visto implicado en incendios forestales récord en el oeste de los Estados Unidos, Australia y otros lugares, así como extensas muertes de árboles que se deben en gran medida a los extremos climáticos más calientes y secos. Se espera que esas tendencias inquietantes se aceleren a medida que el clima se calienta, según Overpeck y Breshears.

"Incluso en un mundo donde el cambio climático pronto se detiene, el aumento de la temperatura global probablemente alcanzará entre 1,5 y 2 C por encima de los niveles preindustriales, con todas las olas de calor extremas asociadas que trae, y por lo tanto la vegetación global se enfrentará al doble del cambio climático ya experimentado", escribieron.

Al mismo tiempo, la deforestación continúa expandiéndose a nivel mundial y es especialmente dañina en los bosques tropicales, que albergan grandes cantidades de biodiversidad y carbono secuestrado.

El siguiente paso hacia un nuevo paradigma de gestión para el cambio es administrar los bosques proactivamente para los cambios de vegetación que se pueden anticipar -- en lugar de tratar de mantener los bosques como lo fueron en el siglo XX, dicen Overpeck y Breshears.

Gestionar el cambio significa, por ejemplo, un adelgazamiento más agresivo de los bosques para reducir la acumulación de combustibles que avivan los incendios forestales masivos. También significa reemplazar selectivamente algunos árboles --después de un incendio forestal, por ejemplo-- que ya no están en zonas climáticas óptimas con nuevas especies que prosperarán ahora y en las próximas décadas.

Estas actividades, cuando sea necesario, inevitablemente aumentarán los costos de la gestión forestal, según los investigadores. Pero esos costos deben considerarse una inversión prudente, que ayude a preservar un servicio poco apreciado que los bosques prestan a la humanidad de forma gratuita: el almacenamiento de carbono, también conocido como secuestro de carbono.

Los bosques ya están gestionados para preservar los recursos naturales y los servicios ecosistémicos que prestan. Además de suministrar madera, leña, fibra y otros productos, los bosques limpian el aire, filtran el agua y ayudan a controlar la erosión y las inundaciones. Preservan la biodiversidad y promueven la formación de suelos y el ciclismo de nutrientes, al tiempo que ofrecen oportunidades recreativas como senderismo, camping, pesca y caza.

El secuestro de carbono debería ocupar un lugar alto en la lista de servicios invaluables que proporcionan los bosques, y los esfuerzos para preservar y mejorar esta función vital deben financiarse en consecuencia, dicen Overpeck y Breshears.

Por ejemplo, hay una gran oportunidad para mejorar la capacidad de los bosques para almacenar carbono mediante un mayor uso de biocarga, una forma de carbón producido por la exposición de materia de desechos orgánicos - como astillas de madera, residuos de cultivos o estiércol - para calentarse en un ambiente de bajo oxígeno. Grandes cantidades de madera generada durante los proyectos de adelgazamiento de los bosques podrían convertirse en biocarga, luego se añadirían a los suelos forestales para mejorar su salud y aumentar la cantidad de carbono que está bloqueado, dice Overpeck.

"El adelgazamiento de los bosques, la conversión de la madera removida al biocarga y el entierro del biocargado en suelos forestales es una forma de traer nuevos puestos de trabajo a las zonas rurales boscosas, al tiempo que permite a los bosques desempeñar un papel más importante en mantener el carbono fuera de la atmósfera y, por lo tanto, luchar contra el cambio climático", dijo. "La gestión del carbono forestal podría ser una bendición para las zonas rurales que necesitan nuevos motores económicos".

A largo plazo, es probable que estos proyectos beneficien a los bosques y mejoren su capacidad para almacenar carbono mucho más que las campañas masivas de plantación de árboles llevadas a cabo sin estrategias de gestión adecuadas, según Overpeck y Breshears.

"La plantación de árboles tiene un gran atractivo para algunos activistas climáticos porque es fácil y no tan cara", dijo Breshears. "Pero es como rescatar agua con un gran agujero en el cubo: Mientras que agregar más árboles puede ayudar a frenar el calentamiento continuo, al mismo tiempo estamos perdiendo árboles debido a ese calentamiento continuo".

Fuente de la historia:

Materiales proporcionados por la Universidad de Michigan.

15
Abr
2021

pinsapar

 

La seña de identidad del futuro Parque Nacional Sierra de las Nieves (Málaga) son los pinsapares, bosques de una reliquia arbórea emparentada con los abetos.

Estos ecosistemas se encuentran gravemente amenazados por los incendios forestales. Lo más probable es que el riesgo se incremente en un futuro cercano por el cambio global y la presión humana. Para paliar las consecuencias de estos factores, necesitamos utilizar métodos basados en nuevas tecnologías.

La singularidad del paisaje mediterráneo

Antes de la aparición de Homo sapiens, una serie de episodios titánicos fueron la causa de la elevada diversidad paisajística de los territorios que circundan el Mediterráneo.

La formación de grandes cordilleras, la aproximación de los continentes, la crisis que conllevó a la desecación del Mediterráneo, una inundación que se asume fue la mayor en la historia del planeta, las glaciaciones y la formación reciente del desierto del Sáhara fueron los cinceles que modelaron un paisaje donde las formaciones forestales se integraban como un puzle de cientos de piezas.

El hábitat resultante era idóneo para el desarrollo cultural de la humanidad pero, en paralelo, conllevó la desaparición o acantonamiento de bosques en acotados refugios.

Los bosques y matorrales de zonas mediterráneas no solo se encuentran en las tierras que circundan dicho mar. El clima mediterráneo, caracterizado por un extenso período caluroso y seco (en contra de lo que solemos pensar, algo bastante inusual sobre la Tierra), también se manifiesta en Sudáfrica, California, Chile o sur de Australia.

Las plantas de zonas mediterráneas presentan adaptaciones para sobrevivir a la coincidencia, en el tiempo, de altas temperaturas y ausencia de precipitaciones. Por esta razón, los territorios con clima y vegetación mediterránea se consideran hotspots o puntos calientes de biodiversidad.

Influencia del cambio global en los incendios

El fuego es un fenómeno natural en las formaciones vegetales mediterráneas. De hecho, hay numerosas especies que se describen como amantes del fuego o pirófilas. Se recuperan con gran rapidez tras el paso de las llamas y actúan como pioneras en la recuperación de la cubierta vegetal. Ahora bien, para que esto ocurra se requiere de prolongados periodos entre un fuego y el siguiente.

Dos factores derivados del cambio global han sido determinantes en la proliferación de gigantescos incendios forestales en zonas mediterráneas en las últimas décadas: la crisis climática y la extensión de procesos de urbanización que están fragmentado el territorio.

La actual situación de emergencia climática ha incrementado la severidad de los incendios forestales y la frecuencia con la que se producen.

Por otra parte, la proliferación del urbanismo disperso ha contribuido a elevar el riesgo de incendios. Buenos ejemplos de este aumento de actividad son la tragedia portuguesa de Pedrógão Grande en 2017 –un anticipo de lo que puede ocurrir de manera recurrente en la cuenca mediterránea– o la última temporada de incendios de Australia (2019-2020), que alcanzó niveles próximos a la de 1974 y 1975, cuando se incendió el 15 % de las tierras del país. Más recientemente, una ola de calor sin precedentes agravó los incendios que tuvieron lugar en California a finales del verano de 2020.

El fuego amenaza los bosques ancestrales

Un buen ejemplo del confinamiento en refugios de formaciones forestales debido al impacto de la actividad humana son los pinsapares de Abies pinsapo. El pinsapo forma parte de un conjunto de abetos reliquias que han quedado acantonados en ambas orillas del Mediterráneo. Quedan restringidos a tres masas ubicadas en la Sierra del Pinar de Grazalema, los Reales de Genalguacil y la Sierra de las Nieves.

Estas singulares coníferas, por su origen en las tierras más secas y frías del mediterráneo oriental, carecen de adaptaciones especiales para defenderse de las llamas. Por eso los incendios constituyen su principal amenaza.

A pesar de que el fuego es un componente natural de los sistemas forestales mediterráneos, se puede evitar que adquiera unas dimensiones catastróficas si se controla en su origen, es decir, si se previene antes que curar.

Una técnica tradicional y basada en la naturaleza es la quema prescrita. Esta consiste en reducir la cantidad de combustible vegetal mediante fuegos controlados para disminuir el riesgo de extensión de incendios. Pero el riesgo de aplicar este tipo de métodos en el caso de coníferas, como es el caso del pinsapo, es muy elevado.

La mortalidad de pinsapos en bosques demasiado poblados lleva a la proliferación de un sotobosque de matorral denso que incrementa el riesgo de incendio. 

Nuevas tecnologías al servicio de la conservación

Las nuevas tecnologías ligadas al campo de la teledetección podrían ser de gran ayuda para gestionar los pinsapares. Dos ejemplos son las técnicas denominadas lidar (de Light Detection and Ranging y ForeStereo.

La cada vez más empleada tecnología lidar consiste en la utilización de un láser escáner que permite extraer información detallada de la estructura de un bosque. Con esta aproximación es posible obtener datos para simular el comportamiento del fuego y detectar las zonas más vulnerables.

Por otra parte, ForeStereo es un avanzado sistema patentado por el INIA que permite realizar mediciones forestales a través de pares de imágenes estereoscópicas con cámaras de ojo de pez.

La esperanza en las nuevas tecnologías

En el caso del pinsapar de la Sierra de las Nieves, hemos integrado datos de lidar y ForeStereo para elaborar modelos que ayuden a la prevención de los incendios forestales. De esta manera, es posible prever cómo se comportará el fuego en función de la abundancia y disposición de los materiales que actúan como combustibles en el bosque.

De las simulaciones que hemos realizado cabe destacar:

1.     La existencia de un riesgo alto de incendio debido, especialmente, a una elevada cantidad de matorral de grandes dimensiones en zonas abiertas y de mayor pendiente.

2.    La alta densidad de pinsapos presentes en este bosque genera una mayor competitividad por los recursos que los hacen más vulnerables frente a episodios climáticos extremos, como las sequías.

3.    Esta elevada densidad genera, además, una competencia por los recursos entre los individuos y en consecuencia una mayor tasa de mortalidad que se manifiesta en forma de aclarados que son ocupados por un matorral espeso de alta potencialidad de combustión.

4.    La proliferación de estas formas de combustible es aún mayor si tenemos en cuenta la baja presión herbívora en estos bosques de pinsapo.

El uso de sensores remotos permite a su vez detectar puntos de vulnerabilidad importantes. Esto resulta útil para llevar a cabo una gestión adaptativa de los pinsapares. El objetivo de esta intervención sería disminuir el riesgo de incendios modificando la estructura en la que se distribuye el combustible, creando discontinuidades del matorral mediante una mayor presión herbívora y reduciendo la densidad de árboles mediante aclareo.

El aumento de la frecuencia y severidad de los incendios forestales no solo pone en peligro a los pinsapares, sino que amenaza sus servicios ecosistémicos. Afortunadamente, los avances científicos y tecnológicos abren una ventana a la esperanza para su prevención.

Ángel Enrique Salvo Tierra. Profesor de Botánica y Planificación y Ordenación Territorial, Universidad de Málaga

Álvaro Cortés Molino. Investigador predoctoral del Dep. de Botánica y Fisiología Vegetal, Universidad de Málaga

Antonio Flores Moya. Catedrático de Botánica, Universidad de Málaga

Página 1 de 7

© 2018 Distrito Forestal.