Actualidad y noticias

22
Dic
2021

Science Daily thumb

Fecha: diciembre 14, 2021

Fuente: Universidad Estatal de Oregón

Resumen:

Estados Unidos debería moverse de inmediato para crear una colección de reservas forestales estratégicas en el oeste de Estados Unidos para combatir el cambio climático y salvaguardar la biodiversidad, según una colaboración científica liderada por ecologistas.

   

HISTORIA COMPLETA

Estados Unidos debería moverse de inmediato para crear una colección de reservas forestales estratégicas en el oeste de los Estados Unidos para combatir el cambio climático y salvaguardar la biodiversidad, según una colaboración científica dirigida por un ecologista de la Universidad Estatal de Oregón.

Bev Law, su colega de la Facultad de Silvicultura William Ripple y otros científicos de todo Occidente argumentan que el cambio climático y la biodiversidad están inextricablemente vinculados y que las reservas forestales estratégicas abordarían ambas "emergencias" al tiempo que promoverían la protección de los recursos hídricos.

Los científicos exponen su caso y establecen un marco para el desarrollo de las reservas, en un artículo publicado hoy en Communications Earth & Environment.

Al describir los sistemas boscosos naturales de los Estados Unidos como "la Amazonía de los Estados Unidos" y la protección de los bosques como "la opción de mitigación climática de menor costo", los investigadores enfatizan la capacidad de los bosques más antiguos para acumular cantidades masivas de carbono en árboles, vegetación y suelos, para proporcionar hogares para la vida silvestre y servir como fuentes de agua para beber y otros usos.

"Los responsables políticos, incluidos los de la administración Biden, con frecuencia hablan de la necesidad de proteger los bosques en los países en desarrollo", dijo Law. "Los bosques en el noroeste del Pacífico tienen un enorme potencial de almacenamiento de carbono, pero las tierras públicas de los Estados Unidos a menudo se pasan por alto. Se ha prestado poca atención al nexo de los bosques de alta densidad de carbono y alta biodiversidad en la región templada, y su importancia para la mitigación y adaptación al clima".

Los científicos señalan que múltiples naciones se han comprometido a cumplir con los objetivos comúnmente conocidos como 30x30 y 50x50; el primero pide proteger el 30% de las áreas de tierra y agua a nivel mundial para 2030, el segundo el 50% para 2050. Alcanzar el objetivo de 50x50 es ampliamente visto como necesario para garantizar la biodiversidad de la Tierra, dicen los investigadores.

Para este estudio, los investigadores hicieron un inventario de las protecciones de la tierra en 11 estados: Washington, Oregón, Idaho, California, Nevada, Arizona, Nuevo México, Utah, Colorado, Wyoming y Montana.

GAP 1, según lo definido por el Servicio Geológico de los Estados Unidos, se refiere a la protección permanente, como las áreas silvestres y los parques nacionales, donde las perturbaciones naturales como el fuego pueden proceder sin interferencias o se imitan a través de actividades de gestión. En las tierras de GAP 2, se pueden permitir usos o prácticas que degradan la calidad de las comunidades naturales existentes, como la construcción de carreteras, y también se permite la supresión de perturbaciones naturales.

Encontraron que el 8%, 57 millones de acres, del área total de la región de estudio tiene protección GAP 1, incluidos 32 millones de acres de bosque. Otro 5%, 44 millones de acres, incluidos 11 millones de acres boscosos, está protegido en el nivel GAP 2.

"Para lograr una protección del 30% del área forestal en el oeste para 2030, se deben proteger 25 millones de acres adicionales de bosque en estos niveles", dijo Law. "La protección en el nivel equivalente a la vida silvestre sería lo mejor para la biodiversidad, lo que aumentaría la superficie adicional necesaria de 25 a 36 millones de acres".

Las áreas permanentemente protegidas equivalentes a áreas silvestres cubren un promedio del 14% del área forestal en los estados estudiados, que van desde el 7% en Oregón hasta el 37% en Wyoming. Eso significa que en toda la región, la protección de áreas equivalentes a la designación de áreas silvestres tendría que aumentar en un 16% para alcanzar el objetivo de 2030 y en un 36% para cumplir con el objetivo de 2050.

Actualmente, el porcentaje de hábitat forestal preservado para especies de aves, mamíferos, anfibios y reptiles es de aproximadamente el 18% para cada una de ellas, y el 14% para las especies de árboles. Preservar un bosque más viejo ayudaría a aves como el murrelet jaspeado amenazado y el búho moteado del norte, dijo Law. Los carnívoros grandes y amenazados, como el lobo gris y el lince de Canadá, también se beneficiarían de la ampliación de las protecciones forestales regionales.

"Estamos empujando a los ecosistemas hasta el punto en que es posible que no se recuperen a menos que tomemos medidas agresivas para reducir los gases de efecto invernadero atmosféricos y proteger las plantas, los animales y los ricos reservorios naturales de carbono", dijo Law. "Solo en Oregón, el 80% del agua potable proviene de paisajes boscosos, y la protección ayudaría a abordar la escasez de agua y proporcionar seguridad frente al cambio climático".

Para llegar al 30% de protección del área forestal en el oeste para 2030, los investigadores identificaron las áreas que podrían servir como reservas climáticas estratégicas utilizando un marco de análisis que podría aplicarse en otras regiones con datos suficientes, dicen.

El marco produce clasificaciones de prioridades de preservación mediante el uso de métricas espaciales de biodiversidad, reservas de carbono y acumulación bajo el cambio climático y la vulnerabilidad futura a la sequía o los incendios forestales. En el oeste, las tierras forestales de mayor prioridad están principalmente bajo propiedad federal, con áreas sustanciales controladas por entidades privadas y gobiernos estatales y tribales.

Muchas tierras forestales federales alcanzarían la protección GAP 2 simplemente eliminando gradualmente el pastoreo, la minería y la tala y fortaleciendo la protección a través del gobierno administrativo, dijo Law. Las áreas sin carreteras inventariadas constituyen casi 42 millones de acres de bosque nacional en el oeste y están fácilmente disponibles para la protección permanente, agregó.

"Las reservas forestales estratégicas podrían establecerse en tierras federales a través de la acción ejecutiva, la regulación y la elaboración de normas y podrían ser una forma de bajo costo para cumplir simultáneamente con los objetivos de proteger el carbono forestal para mitigar el cambio climático y proteger la biodiversidad", dijo Law. "Las tierras privadas y tribales presentan oportunidades sustanciales para aumentar el almacenamiento de carbono y proteger la biodiversidad a través de incentivos, medidas voluntarias de conservación y adquisición justa del mercado".

Esta investigación fue apoyada por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.

Colaborando con Law y Ripple estuvieron Polly Buotte de la Universidad de California, Berkeley; David Mildrexler de Eastern Oregon Legacy Lands; y Logan Berner de EcoSpatial Services LLC, con sede en Flagstaff, Arizona.

Fuente de la historia:

Materiales proporcionados por la Universidad Estatal de Oregón. Original escrito por Steve Lundeberg. Nota: El contenido se puede editar por estilo y longitud.

Referencia de la revista:

Beverly E. Law, Logan T. Berner, Polly C. Buotte, David J. Mildrexler, William J. Ripple. Las Reservas Forestales Estratégicas pueden proteger la biodiversidad en el oeste de los Estados Unidos y mitigar el cambio climático. Comunicaciones Tierra y Medio Ambiente,2021; 2 (1) DOI: 10.1038/s43247-021-00326-0

Universidad Estatal de Oregón. "Los científicos instan a crear reservas forestales estratégicas para mitigar el cambio climático, proteger la biodiversidad". ScienceDaily. ScienceDaily, 14 de diciembre de 2021. <www.sciencedaily.com/releases/2021/12/211214104253.htm>.Científicos instan a crear reservas forestales estratégicas para mitigar el cambio climático y proteger la biodiversidad

Fecha: diciembre 14, 2021

Fuente: Universidad Estatal de Oregón

Resumen:

Estados Unidos debería moverse de inmediato para crear una colección de reservas forestales estratégicas en el oeste de Estados Unidos para combatir el cambio climático y salvaguardar la biodiversidad, según una colaboración científica liderada por ecologistas.

   

HISTORIA COMPLETA

Estados Unidos debería moverse de inmediato para crear una colección de reservas forestales estratégicas en el oeste de los Estados Unidos para combatir el cambio climático y salvaguardar la biodiversidad, según una colaboración científica dirigida por un ecologista de la Universidad Estatal de Oregón.

Bev Law, su colega de la Facultad de Silvicultura William Ripple y otros científicos de todo Occidente argumentan que el cambio climático y la biodiversidad están inextricablemente vinculados y que las reservas forestales estratégicas abordarían ambas "emergencias" al tiempo que promoverían la protección de los recursos hídricos.

Los científicos exponen su caso y establecen un marco para el desarrollo de las reservas, en un artículo publicado hoy en Communications Earth & Environment.

Al describir los sistemas boscosos naturales de los Estados Unidos como "la Amazonía de los Estados Unidos" y la protección de los bosques como "la opción de mitigación climática de menor costo", los investigadores enfatizan la capacidad de los bosques más antiguos para acumular cantidades masivas de carbono en árboles, vegetación y suelos, para proporcionar hogares para la vida silvestre y servir como fuentes de agua para beber y otros usos.

"Los responsables políticos, incluidos los de la administración Biden, con frecuencia hablan de la necesidad de proteger los bosques en los países en desarrollo", dijo Law. "Los bosques en el noroeste del Pacífico tienen un enorme potencial de almacenamiento de carbono, pero las tierras públicas de los Estados Unidos a menudo se pasan por alto. Se ha prestado poca atención al nexo de los bosques de alta densidad de carbono y alta biodiversidad en la región templada, y su importancia para la mitigación y adaptación al clima".

Los científicos señalan que múltiples naciones se han comprometido a cumplir con los objetivos comúnmente conocidos como 30x30 y 50x50; el primero pide proteger el 30% de las áreas de tierra y agua a nivel mundial para 2030, el segundo el 50% para 2050. Alcanzar el objetivo de 50x50 es ampliamente visto como necesario para garantizar la biodiversidad de la Tierra, dicen los investigadores.

Para este estudio, los investigadores hicieron un inventario de las protecciones de la tierra en 11 estados: Washington, Oregón, Idaho, California, Nevada, Arizona, Nuevo México, Utah, Colorado, Wyoming y Montana.

GAP 1, según lo definido por el Servicio Geológico de los Estados Unidos, se refiere a la protección permanente, como las áreas silvestres y los parques nacionales, donde las perturbaciones naturales como el fuego pueden proceder sin interferencias o se imitan a través de actividades de gestión. En las tierras de GAP 2, se pueden permitir usos o prácticas que degradan la calidad de las comunidades naturales existentes, como la construcción de carreteras, y también se permite la supresión de perturbaciones naturales.

Encontraron que el 8%, 57 millones de acres, del área total de la región de estudio tiene protección GAP 1, incluidos 32 millones de acres de bosque. Otro 5%, 44 millones de acres, incluidos 11 millones de acres boscosos, está protegido en el nivel GAP 2.

"Para lograr una protección del 30% del área forestal en el oeste para 2030, se deben proteger 25 millones de acres adicionales de bosque en estos niveles", dijo Law. "La protección en el nivel equivalente a la vida silvestre sería lo mejor para la biodiversidad, lo que aumentaría la superficie adicional necesaria de 25 a 36 millones de acres".

Las áreas permanentemente protegidas equivalentes a áreas silvestres cubren un promedio del 14% del área forestal en los estados estudiados, que van desde el 7% en Oregón hasta el 37% en Wyoming. Eso significa que en toda la región, la protección de áreas equivalentes a la designación de áreas silvestres tendría que aumentar en un 16% para alcanzar el objetivo de 2030 y en un 36% para cumplir con el objetivo de 2050.

Actualmente, el porcentaje de hábitat forestal preservado para especies de aves, mamíferos, anfibios y reptiles es de aproximadamente el 18% para cada una de ellas, y el 14% para las especies de árboles. Preservar un bosque más viejo ayudaría a aves como el murrelet jaspeado amenazado y el búho moteado del norte, dijo Law. Los carnívoros grandes y amenazados, como el lobo gris y el lince de Canadá, también se beneficiarían de la ampliación de las protecciones forestales regionales.

"Estamos empujando a los ecosistemas hasta el punto en que es posible que no se recuperen a menos que tomemos medidas agresivas para reducir los gases de efecto invernadero atmosféricos y proteger las plantas, los animales y los ricos reservorios naturales de carbono", dijo Law. "Solo en Oregón, el 80% del agua potable proviene de paisajes boscosos, y la protección ayudaría a abordar la escasez de agua y proporcionar seguridad frente al cambio climático".

Para llegar al 30% de protección del área forestal en el oeste para 2030, los investigadores identificaron las áreas que podrían servir como reservas climáticas estratégicas utilizando un marco de análisis que podría aplicarse en otras regiones con datos suficientes, dicen.

El marco produce clasificaciones de prioridades de preservación mediante el uso de métricas espaciales de biodiversidad, reservas de carbono y acumulación bajo el cambio climático y la vulnerabilidad futura a la sequía o los incendios forestales. En el oeste, las tierras forestales de mayor prioridad están principalmente bajo propiedad federal, con áreas sustanciales controladas por entidades privadas y gobiernos estatales y tribales.

Muchas tierras forestales federales alcanzarían la protección GAP 2 simplemente eliminando gradualmente el pastoreo, la minería y la tala y fortaleciendo la protección a través del gobierno administrativo, dijo Law. Las áreas sin carreteras inventariadas constituyen casi 42 millones de acres de bosque nacional en el oeste y están fácilmente disponibles para la protección permanente, agregó.

"Las reservas forestales estratégicas podrían establecerse en tierras federales a través de la acción ejecutiva, la regulación y la elaboración de normas y podrían ser una forma de bajo costo para cumplir simultáneamente con los objetivos de proteger el carbono forestal para mitigar el cambio climático y proteger la biodiversidad", dijo Law. "Las tierras privadas y tribales presentan oportunidades sustanciales para aumentar el almacenamiento de carbono y proteger la biodiversidad a través de incentivos, medidas voluntarias de conservación y adquisición justa del mercado".

Esta investigación fue apoyada por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.

Colaborando con Law y Ripple estuvieron Polly Buotte de la Universidad de California, Berkeley; David Mildrexler de Eastern Oregon Legacy Lands; y Logan Berner de EcoSpatial Services LLC, con sede en Flagstaff, Arizona.

Fuente de la historia:

Materiales proporcionados por la Universidad Estatal de Oregón. Original escrito por Steve Lundeberg. Nota: El contenido se puede editar por estilo y longitud.

Referencia de la revista:

Beverly E. Law, Logan T. Berner, Polly C. Buotte, David J. Mildrexler, William J. Ripple. Las Reservas Forestales Estratégicas pueden proteger la biodiversidad en el oeste de los Estados Unidos y mitigar el cambio climático. Comunicaciones Tierra y Medio Ambiente,2021; 2 (1) DOI: 10.1038/s43247-021-00326-0

Universidad Estatal de Oregón. "Los científicos instan a crear reservas forestales estratégicas para mitigar el cambio climático, proteger la biodiversidad". ScienceDaily. ScienceDaily, 14 de diciembre de 2021. <www.sciencedaily.com/releases/2021/12/211214104253.htm>.

12
Nov
2021

pueblo de Soria

A medida que se acerque el colapso, los muy ricos, los medio ricos y la clase media más desahogada repoblarán aquellas partes de la España Vacía que se hayan salvado de las minas, los embalses, los generadores eólicos y las apestosas granjas porcinas

 

EL DIABLO DEMOGRÁFICO. Tengo malas noticias, “la España Vacía” va a seguir vacía, incluso se va a vaciar más en las próximas décadas. Sergio del Molino nos mostró que ese emperador llevaba despelotándose o vaciándose o despoblándose unos cincuenta años. La gente que vive en esos territorios y paga idénticos impuestos que los de “la España Llena” protesta, se manifiesta, se indigna, se desespera, recoge firmas, monta algún partido y “existe”. Pretenden que en sus pueblos siga habiendo centros de salud, escuelas, cajeros automáticos, internet, trabajo y todas esas cosas necesarias, muchas veces vitales, que hay en las ciudades. Pero no se les hace caso ni se les va a hacer, salvo inventarnos la Secretaría de Estado para el Reto Demográfico y proponer muchas medidas encerradas en palabras bonitas para luchar contra la presente despoblación cuya utilidad es cero. Los datos demográficos describen que los cinco mil pueblos de menos de mil habitantes siguen vaciándose. Y dentro de 30 años estarán más vacíos y vivirán más personas ancianas, más aisladas, más desprotegidas. Ahora vive en ellos el 2% de la población y votan muchos menos. Eso pesan, eso valen en el juego de las mayorías. La movilidad del campo a la ciudad ya no es movilidad sino una carrera de Fórmula 1 imparable que ya comenzó con el Seat 600. Hay excepciones, casi milagros, pueblos que han frenado su caía demográfica como Sarrión, en Teruel, gracias a la agricultura de la trufa negra. Otros se vacían los días de diario pero vuelven a la vida los fines de semana porque las casonas o casuchas del pueblo se han convertido en segundas residencias. Algunos han conseguido atraer a unos pocos neorurales que han revitalizado un poco la demografía sin acabar de cambiar esa tendencia porque igual que han venido se van. La mayoría languidece, pierden poco a poco a los jóvenes mientras que los más mayores resisten hasta que ya no pueden ser autónomos y acaban en una residencia aparcadero moridero lejos del pueblo, ni siquiera en una ciudad, porque cada vez hay más residencias de mayores en tierra de nadie, en sitios de las afueras de las afueras.

A los estudiantes de primero de sociología les suele encantar la asignatura de demografía. Reducimos una complicada sociedad a dos datos: la edad y el sexo. Cortamos la edad en décadas y al sexo, hasta ahora, en dos. Con el número de personas censadas que podemos encerrar en estas dos variables, convenientemente agrupadas, hacemos pirámides de población y podemos inventar una primera descripción de esa ciudad o ese pueblo explicando por qué su base es ancha, con muchos niños y jóvenes, o estrecha si hay pocos. También elaboramos tasas de natalidad, de mortalidad, de crecimiento demográfico, de envejecimiento… Haciendo operaciones aritméticas muy simples, calculamos la esperanza de vida y otros parámetros descriptivos que parecen decir mucho y de los que nos atrevemos a deducir mucho más. A partir de ahí añadimos luego más datos descriptivos con variables ordinales, nominales y de escala: nivel de estudios, clase social, nivel de renta, consumo cultural, lugar de residencia por tamaño del hábitat… Luego, a medida que los aprendices de sociólogo estudiamos otras cuestiones tal vez más importantes, como: el poder, las élites, las tradiciones, las actitudes y los valores sociales, la intención de voto…, asuntos más rentables o más sofisticados, la demografía se convierte en una numerería que es útil quizá para anticipar alguna inversión o gasto social en función de la dispersión o la concentración de la población, pero que, por lo demás, es muy previsible y fastidiosa. La demografía es la hermana aburrida de la sociología, pero si nos dice que “el 40% de los españoles viven en ciudades de más de 100.000 habitantes”, sabemos que ahí hay muchos votos captables. Eso pesan, eso valen, eso importan. Y se hace política pensando en los urbanícolas y no en los pueblerinos.

En las sociedades saludables la mayoría de los padres y madres no tienen hijos e hijas para que los descendientes paguen las pensiones futuras

DEJAD QUE LOS NIÑOS SE ACERQUEN A MÍ. Sin embargo, a los políticos, sobre todo si son autócratas o dictadores, pero también a los de algunas democracias, les encanta jugar con la demografía. Intentan, y muchas veces consiguen o conseguían, intervenir en esas estadísticas. Defienden que “las mujeres tengan más hijos” porque piensan que el país necesita más trabajadores disponibles o más soldados para la guerra o para contrarrestar a la inmigración. O que tengan menos hijos porque creen que no habrá recursos para alimentarlos a todos, como la política del hijo único en la China de finales del siglo XX. O que vivan más sanos y más años porque hasta antes de ayer la esperanza de vida era un buen indicador de bienestar o que vivan menos porque una sociedad con tantos viejos implica para el Estado gastar muchos recursos para mantener con vida a unas personas que, al fin y al cabo, ya no producen, como dijo cierto ministro en Japón hace pocos años. O les parece mal que vivan tantas personas en los pueblos y las agrupa en las ciudades, como hizo cierto infame dictador comunista en Albania. O les parece regular que vivan cada vez menos personas en los pueblos y que la España rural se haya vaciado e intentan que vuelvan algunos. Entonces los políticos dan ordenes, penalizan conductas, facilitan, subvencionan, propician, estimulan, hacen de todo para lograr cambiar esa pirámide de población que amenaza con un futuro derrumbe imaginario o real de la civilización patria. No es cosa de ellos solo, claro, detrás tienen a sus Ivanesredondos, Miguelangelesrodríguez o Bardajíes que hacen sus prospectivas demográficas, proponen sus eslóganes, relatos y discursitos, y pretenden llevar a los ciudadanos al pesebre de la familia numerosa, la vida campestre o quién sabe. Alguien les lee que “el índice de fecundidad –número medio de hijos por mujer– es de 1,18 y al ser inferior a 2,1 –fecundidad de reemplazo–, la pirámide de la población envejece” y piensan que “España se extingue o que no habrá trabajadores que paguen las futuras pensiones o que nos invadirán las hordas del sur”, todos esos chantajes y falsas verdades con las que se ensucian las bocas algunos políticos que quieren asustarnos, casi siempre desde la derecha, pero también desde otros lados.

Las motivaciones para tener hijos e hijos siguen siendo muchas, diversas, misteriosas, azarosas, contradictorias, a veces no hay ninguna. En las sociedades saludables y democráticas la mayoría de los padres y madres no tienen hijos e hijas para que los descendientes paguen las pensiones futuras, ni para que las empresas tengan trabajadores suficientes o los ejércitos más soldados. Por otra parte, que la baja por maternidad y paternidad sea de catorce meses, ofrecer escuelas infantiles gratuitas, seguridad en el empleo a las madres y padres, rebajas fiscales varias, cheques bebé, pañales gratis, alojamiento público y otras pequeñas ventajas o chantajes familistas nunca cubrirán los costes de tener hijos e hijas, aunque es obvio que, al menos quienes decidan tenerlos, vivirán una situación socioeconómica mejor.

Pero en los pueblos, antes de ayer, hoy, mañana, nacen menos niños y si nacen se van a las grandes ciudades o a las capitales de las comunidades autónomas o a los pueblos grandes que circundan esas ciudades cuando el precio de la vivienda en esas ciudades es desorbitado. Ana Iris Simón contó muchas cosas en su libro Feria, como que en los pueblos se vive mejor pero allí no hay trabajo y en las ciudades hay más oportunidades pero los sueldos son una basura y el precio de la vivienda, sea en alquiler o hipotecándonos, es inaccesible. Y contó que tener un trabajo algo más seguro con un sueldo que no sea una miseria ayuda bastante a eso que llaman los demógrafos “emancipación juvenil”, y también se atrevió a explicar que la familia más o menos extensa y vulgar, da igual la forma de esa familia, en la que nos quieren y cuidan, ha sido siempre una ayuda en tiempos precarios, bélicos e incluso corrientes. A algunos no se nos olvida que fueron los abuelos quienes ayudaron con su pensión a sus hijos en los terribles tiempos de la crisis del 2009. Más tarde, con la covid-19, los abuelos que vivían en sus casas y estaban al cuidado de los suyos se murieron menos que los que estaban en las famosas residencias, sobre todo en esas de Madrid en las que quieren correr un tupido velo.

ESCUELA Y DESPENSA. Hace poco tiempo, los demógrafos que jamás deseamos ser nos topamos con el atípico ejemplo de tres pueblos que no cumplían con los tópicos de la España Vacía: poblaciones de menos de mil habitantes con aceptables accesos viarios, colegio público con todos los extras, centro de salud, internet, hospital a menos de 30 kilómetros, cajero automático y casi todo lo demás. Incluso alguno había atraído a población urbana joven, aunque el saldo demográfico seguía siendo negativo. Eran tres pueblos de una misma comarca que, además, es de las más ricas de Extremadura.

En Robledillo de la Vera, de pronto, un año, se dieron cuenta de que había ya solo cuatro niños. Pero tres de ellos pasaban ese año a secundaria y se quedaba solo una niña en primaria. La Consejería de Educación acababa de reformar el edificio escolar hasta parecer nuevecito. Era un colegio unitario que contaba con todos los profesores extra como cualquier otro, pero en el que solo iba a quedar una matrícula. ¿Qué pinta en una escuela una alumna sola? La madre se la llevó al pueblo de al lado donde había más niños con los que jugar y aprender. La escuela nueva, recién reformada ese año, se cerró. El alcalde intentó dinamizar, atraer, revivir a su pueblo. Ya era tarde. Esa lucha debería haber comenzado diez años antes. Talaveruela de la Vera tiene ahora diez alumnos y alumnas. Guijo de Santa Bárbara, veinte. Todos los años ambos pueblos pierden escolares, se van al instituto los mayores y no hay nuevos nacimientos. En pocos años –¿quince?–  se cerrará la escuela. Tres crónicas de una muerte anunciada.

El indicador visible de que la cosa va mal –que en menos de quince años los pueblos tendrán solo vecinos ancianos, cero servicios, que el número de habitantes caerá en picado hasta que sean solo pueblos fantasma– es cuando en un curso escolar se hace el recuento de las matriculaciones y salen menos de diez niños y niñas. Entonces ese pueblo está sentenciado. Si no hay niños y niñas se cierra la escuela. Luego se restringe el horario del Centro de Salud porque, todos los padres y las madres lo sabemos muy bien, vacunaciones, mocos, fiebre, sarpullidos, revisiones, diarreas dan mucha vidilla a los médicos de familia y a los pediatras. Además, los progenitores jóvenes son más exigentes con la sanidad, protestan, piden, exigen, denuncian y no se conforman, como los ancianos, con las recetas del mes. Sin escuela y con el centro de salud abierto “de diez a doce, lunes y jueves”, se va cayendo todo lo demás. Incluido el poco ocio que hubiera o hubiese o cualquier posibilidad de ligoteo cuando la oferta disponible es tan escasa incluso por Tinder. Pero los niños y niñas no desaparecen porque las parejas del pueblo tengan pocos bebés o ninguno, sino porque hay poco o nada de trabajo en esos lugares. La realidad es que en los pueblos no hay trabajo y en las ciudades sí, más trabajos y más variados, aunque sean “trabajos de mierda”, como decía el amigo David Graeber o la amiga Ana Iris. El Instituto Nacional de Estadística nos explica que son “las razones laborales y económicas” las que marcan la gran diferencia entre tener y no tener. Eso dicen el 90,5% de las mujeres de entre 30 y 34 años que no han tenido hijos. También es la primera razón entre las de 35 y 39 años. Ya sabemos que no es solo esta la causa, que hay también otras, pero no tener posibilidades laborales en el pueblo y tenerlas en una ciudad, aunque sean mediocres y precarias, es una buena razón para dejar el pueblo vacío, vaciado o las dos cosas.

Además, las ideas de cómo hacer volver a la gente al pueblo suelen partir de lumbreras que viven en las ciudades y que escriben de  “nichos o micronichos de empleo” que nos suenan siempre a otro tipo de nichos camposantianos y hasta a urnas cenicero, o defienden “potenciar el turismo rural” que nos recuerda mucho a la anciana de la fabada Litoral; o el “trabajo agrícola y ganadero”, ahora que un señor encima de un tractor lo hace todo y en la granja intensiva de bichos varios el ordenador dirige la ceba mientras el supervisor se aburre; o defienden la oportunidad pandémica y celeste del “teletrabajo” ahora que a los funcionarios y a muchos oficinistas les dicen que nanay de trabajar en pijama y sin peinar; o argumentan que hay que publicitar a tope las “ferias, fiestas, paisajes y paisanaje” y llenar el pueblo hasta los topes los puentes y domingos; o “atraer el talento” cuando todo el talento y los hijos y nietos talentosos se han fugado hace décadas incluso fuera de España; o potenciar a los “emprendedores rurales” precisamente en un país que no nos permite levantarnos de un pequeño fracaso financiero, ni hay capital riesgo.

Los muy ricos preparan sus paraísos-bunker lejos de las aglomeraciones proletarias y las ciudades contaminadas. Las urbanizaciones periféricas ya no les sirven

Escuchábamos el otro día al presidente de los jóvenes empresarios, Fermín Albaladejo, confesar lo que muchos saben y no se atreven a decir: “No todas las zonas rurales van a sobrevivir, pero pretendemos que aquellas con mayores posibilidades salgan a flote y sirvan como motor y foco de atracción”. Sí, aquellas con mayores posibilidades de soportar granjas porcinas intensivas –seis cerdos por habitante hay en Aragón y en algunos pueblos 40 cerditos por vecino–, proyectos mineros contaminantes –230 nuevos proyectos mineros en Extremadura–, campos solares y eólicos gigantes –200 parques en Castilla León y otros tantos más en proyecto– o cientos de hectáreas de maíz que se están bebiendo todos los acuíferos hasta su agotamiento y envenenando el suelo con pesticidas o embalses nuevos, encenagando el territorio vacío para producir más energía eléctrica para Antonio Miguel Carmona & Company; o también, en aquellos restos del naufragio rural que siguen siendo cuquis y que aún mantienen buenos paisajes de postal, se pueden hacer resorts rurales para los pijourbanitas con todas las comodidades y clichés campestres, pero sin olor a bosta de vaca o kirikikies a las cuatro de la mañana. El resto del campo, el agro, lo rural, será desierto o selva enmarañada o aldea en ruinas a precio de saldo o, como mucho, escenario y fuente de inspiración para Almodóvar.

EL CAMPO ES MÍO. Sin embargo, puede resultarnos paradójico que los portales inmobiliarios saquen de cuando en cuando esas ofertas monstruosas de pueblos enteros que se venden a buen precio. También las grandes fincas y dehesas privadas de miles de hectáreas, con grandes casonas nobles, se cotizan en alza. Este tipo de propiedades rurales son también, en otros países del mundo, muy perseguidas porque los muy ricos, los ricos de verdad, preparan sus paraísos-bunker lejos de las aglomeraciones proletarias y las ciudades contaminadas. Las urbanizaciones periféricas ya no les sirven. En esas grandes fincas privadas o neoaldeas preparadas para el colapso pueden disfrutar de la soledad sonora, organizar sus pequeños reinos trufados de tecnología de seguridad punta y sus milanas bonitas sin que nadie les moleste.

Desde el otro lado y por razones opuestas, hay quienes piensan a lo grande y defienden la necesidad de los vaciamientos a lo bestia, echar a las personas de grandes área del planeta para parar el colapso climático, evitar la extinción masiva de especies y el agotamiento definitivo de esos “recursos” vivos. Son pensadores, biólogos, charlatanes, geoingenieros más o menos grillados, más o menos brillantes como Benjamin Bratton, Aaron Bastani, James Lovelock, McKenzie Wark o el admirado Edward O. Wilson que, en su ensayo Medio Planeta. La lucha por las tierras salvajes en la era de la sexta extinción, plantea y defiende dejar medio mundo a la naturaleza salvaje y que los humanos solo ocupemos el otro medio. Estupendo, en España ya estamos dejando hace décadas media meseta vacía sin nadie que nos empuje u obligue.

Pero habría una vuelta de tuerca aún más negra e inquietante. Se trata del expolio, invasión o nuevo uso de los recursos y el territorio de la España Vacía que solo puede entenderse por la enorme rentabilidad de estos nuevos negocios extractivos a corto y medio plazo. Una enorme rentabilidad desde la filosofía del “toma el dinero y corre” o su versión de “toma el dinero y enmierda, destroza, arrasa” que nadie va a protestar, o los que protestan son, al fin y al cabo, apenas el 2%. Basta leer entre líneas el último informe anual World Energy Outlook 2021 de la Agencia Internacional de la Energía para entender por qué los precios de la energía eléctrica y la energía proveniente de los combustibles fósiles va a seguir disparándose –en el caso de España no solo por la situación de oligopolio puertagiratorio del sector eléctrico–, y se explica bien cómo y por qué van a seguir disparándose los precios de neodimio, litio, disprosio, plata, uranio, cobre y demás materias primas más o menos raras e imprescindibles para el gigantesco despliegue de las llamadas ‘renovables’. En este contexto la cadena de la dependencia afectará al turismo y a la agricultura, al precio de mover cosas –mercancías o personas– y al de producir alimentos. El “apocalipsis en diferido” o “colapso lento” que gritan los prospectivistas más pesimistas se va a quedar corto en quince o veinte años. Desde esta amenaza se entiende bien la prudencia de los muy ricos buscando sus paraísos blindados y también la puesta en valor, por ahora solo simbólica, que ha tenido lo rural, el pueblo, el campo, para los más avisados cuando se ha vivido en vivo y en directo un confinamiento o la amenaza de un desabastecimiento que, al final, no fue pero que podría haber sido. A medida que se acerque este “colapso lento” los muy ricos, los medio ricos y la clase media más desahogada comenzará a explorar, comprar y cambiar su lugar de residencia buscando la proximidad de los alimentos, la seguridad grupal de la aldea y la sensación de alejarse del desastre en un medio bucólico. Se producirá entonces una repoblación de las partes de la España Vacía que se hayan salvado de las minas, los embalses, los generadores eólicos y las apestosas granjas porcinas.

Así que todo son malas noticias, malas soluciones, malos futuros: envejecemos, tenemos pocos hijos, seguimos huyendo a la ciudad o a sus periferias y abandonando los pueblos. Lo repito, la España Vacía será más amplia y estará más vacía, nada cambiará esta tendencia. Quienes se queden en los pueblos, los resistentes, asumirán la enorme injusticia de pagar lo mismo teniendo menos o cero servicios públicos, siendo invadidos, llenados, por molinos eólicos que generan una energía que gasta la ciudad, aceptando la macrogranja, el maizal transgénico, los molinillos antiquijotescos, el turisteo invasor de fabada de lata o de hotel con encanto. Aunque la verdad es que los del pueblo no pedían mucho, apenas lo justo.

Siento ser tan pesimista, funebrista, poco posibilista. Me gustaría otro futuro sostenible, de “economía circular”, con la revolución tecnológica empujando a favor de la justicia, la igualdad, la democracia, la redistribución de la riqueza. Pensar y creer que nuestros gobiernos, empujados por el criterio y el voto de sus ciudadanos, puede reformar esta deriva, que la Secretaría de Estado para el Reto Demográfico puede hacer algo, que Teruel Existe ganará algún pulso importante o que pararemos este nuevo llenado de la España Vacía con todo lo que necesitan las ciudades, los fondos de inversión, las grandes empresas y que nadie querría a la puerta de su casa. La verdad es que una parte de esa España Vacía se está llenando de chatarra, escoria y mierda. Me vienen entonces las palabras de Chirbes en sus diarios –más pesimista que ningún pesimista bien informado– hablando de su tierra y sus playas, pero que sirven muy bien para nuestro rural: “Qué respeto puede merecer un pueblo que ha convertido el paraíso que le regalaron (lo era en su pobreza, lo conocí) en un albañal infecto”.

AUTOR >

Ramón J. Soria Breña

Publicado en CTXT

12
Nov
2021

 

Nota de Distrito Forestal: En octubre diversas organizaciones de la España del interior y despoblada se reunieron para definir sus demandas mínimas  consensuando sus reivindicaciones. Dicho trabajo fue acompañado por la organización de varias movilizaciones. Al considerar en Distrito Forestal que es muy interesante para nuestros lectores ya que atañe, y mucho,  al mundo forestal reproducimos el manifiesto y el enlace al documento completo. 

Este Plan considera imprescindible que todos los pueblos dispongan de internet a una velocidad mínima de 100 MB simétricos, estén a un máximo de 30 minutos de viaje para el acceso a servicios básicos y a una distancia no superior a los 30 kilómetros para el acceso a una vía de alta capacidad.

Cada primer sábado de octubre, la España Vaciada evidencia sus reivindicaciones a través de su movilización “Yo paro por mi pueblo”, una acción simbólica con la que buscan enfatizar la necesidad de hacer efectivos los derechos que la Constitución garantiza a todos los ciudadanos sobre el acceso a los servicios básicos, independientemente de dónde residan. Esta acción reivindicativa toma el testigo de las dedicadas a la “defensa de la sanidad pública” y “una sanidad rural digna” llevada a cabo el año pasado, y a la exigencia de un Pacto de Estado Contra la Despoblación, durante 2019, ambas con el objetivo de corregir los desequilibrios territoriales de nuestro país.

De este modo, el próximo 2 de octubre la España Vaciada reivindicará una de las propuestas destacadas del Modelo de Desarrollo, que detalla las 101 medidasque elaboraron entre las plataformas participantes y que presentaron en el Congreso de los Diputados el pasado mes de mayo para comenzar a revertir el desequilibrio territorial y la despoblación: el Plan 100/30/30. Consideran que “es necesario un compromiso de las administraciones para disminuir progresivamente las diferencias existentes en la actualidad entre distintos territorios, garantizando el acceso a la conectividad de banda ancha, a las infraestructuras de alta capacidad y a los servicios básicos para las personas que habitamos las zonas de menor densidad de población”.

¿Qué es el Plan 100/30/30?

El Plan 100/30/30 establece con concreción unos mínimos deseables para comenzar a reducir esa desigualdad, comenzando por la garantía de la conectividad de calidad a internet, exigiendo para ello un ancho de banda mínimo universal de 100 megabytes simétricos, “al que debe poder acceder el cien por cien de la población, independientemente de si es urbana o rural”.

Por otra parte, establecen que para que los habitantes de los territorios de la España Vaciada tengan acceso a los servicios públicos básicos, la distancia que deben recorrer para llegar a ellos no debe superar los 30 minutos de tiempo. Servicios sanitarios, educativos, sociales, culturales, de ocio o de seguridad ciudadana “son fundamentales para la igualdad entre ciudadanos y el desarrollo de las comunidades locales; su proximidad es determinante para el mantenimiento de la población en el medio rural”.

Así mismo, establecen en 30 km la distancia máxima para acceder a vías de transporte de alta capacidad, tanto autovías como servicio de ferrocarril, una medida que facilitaría un acceso más rápido a los servicios y fomentaría el desarrollo de estos territorios. Aclaran que, además, de esta forma, “será posible superar el modelo radial de infraestructuras de comunicación terrestre desarrollado en España en las últimas décadas que ha derivado en un país a dos velocidades, aislando nuestros territorios, que quedan alejados de estas conexiones, frente a un sistema mallado de redes de comunicación, que permitiría una verdadera vertebración y desarrollo para todas nuestras localidades”. Para hacer realidad esta medida, “el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, debe priorizar la ejecución de las infraestructuras planteadas en el Plan de Infraestructuras, Transportes y Vivienda, PITVI 2012-2024 en estos territorios, que han paralizado durante años”.

Yo Paro Por Mi Pueblo, denunciando su aislamiento

Desde la Coordinadora de la España Vaciada se ha lanzado una invitación a todas las personas que viven en los territorios que representan para que se hagan eco y participen en la difusión de estas propuestas, con la intención de que las reivindicaciones lleguen a las administraciones. En esta ocasión, la iniciativa busca que se denuncie la situación de aislamiento en redes sociales indicando el tiempo de desplazamiento o la distancia que tienen que recorrer desde sus poblaciones para acceder a servicios básicos, como hospitales, autovías o ferrocarril, centros de educación secundaria,… Las publicaciones irán acompañadas con los hashtags #YoParoPorMiPueblo y #EspañaVaciada.

Explican que ésta es una medida más de entre el centenar de propuestas realizadas en el Modelo de Desarrollo, “una hoja de ruta que consideramos que el Gobierno debería tener en cuenta, puesto que ha sido desarrollada por la gente del territorio, quienes nos implicamos en él y conocemos su problemática e idiosincrasia”. De la misma forma, exigen que “se impulse de manera decidida y sin más dilación un Pacto de Estado contra la Despoblación”, puesto que su aprobación sería una “verdadera muestra de interés por solucionar este problema, más allá de los discursos de los distintos grupos políticos y la única forma de dar continuidad a políticas e inversiones con este objetivo”. Así, a través de esta actuación reivindicativa del primer sábado de octubre la España Vaciada “insta a las administraciones para que destinen los recursos necesarios para poder llevar a cabo este ambicioso Plan, que permitirá mejorar e incrementar los servicios para nuestros pueblos y que facilitará el cambio necesario hacia un modelo de país más justo y equilibrado, donde tengan cabida y esperanza de futuro todos los territorios que lo componen”.

Para leer el documento completo https://xn--espaavaciada-dhb.org/3d-flip-book/modelo-de-desarrollo/

Página 1 de 39

© 2018 Distrito Forestal.