Ordenación de montes

14
Jun
2022

pinar de pino silvestre tras clara Soria

Un estudio internacional en el que han participado 14 universidades y centros de investigación ha descubierto que las 'claras' en las masas forestales aumentan la capacidad del bosque para luchar contra el calentamiento global

La reducción del número de árboles en los bosques contribuye a aumentar el secuestro del carbono y a mejorar su adaptación al cambio climático, según un estudio en el que participa el grupo Evaluación y Restauración de Sistemas Agrícolas y Forestales (ERSAF) de la Universidad de Córdoba. En el trabajo, publicado en la revista 'Forests' y del que se hace eco este martes en un comunicado la institución académica cordobesa, el equipo de investigación determinó el contenido de carbono presente tanto en la estructura del árbol como en el suelo. De esta manera, comprobó que las parcelas sometidas a una mayor intensidad de claras, una reducción mayor de la espesura del bosque, secuestraron más carbono. Así, "las claras ayudan a los pinares a adaptarse al cambio climático, ya que permiten optimizar el crecimiento del bosque, además de favorecer una mayor incorporación de la materia orgánica al suelo, lo que aumenta los 'almacenes' de carbono en los bosques", afirma Antonio Cachinero Vivar, investigador del grupo ERSAF.

Estos resultados corroboraron estudios previos basados en dendrocronología, la medida del ancho de los anillos de los árboles, que ya habían puesto en evidencia un mayor crecimiento asociado con una reducción de la densidad, lo que indica que en años posteriores a la clara, los árboles remanentes tuvieron acceso a una mayor disponibilidad de recursos al reducirse la competencia, por lo que con más recursos crecen más y pueden secuestrar más carbono.

Para realizar el estudio los investigadores cordobeses coordinaron un trabajo a escala nacional en el que usaron la Red de Parcelas de Selvicultura Adaptativa del proyecto Silvadapt. Esta red cuenta con ensayos de claras con dos intensidades, suaves e intensas, en repoblaciones de tres especies de pinos mediterráneos, pino silvestre, pino salgareño y pino carrasco, ubicados a lo largo del arco mediterráneo español.

En 2021 se integraron todas las medidas de cada una de las parcelas, incluyendo los datos de biomasa y carbono orgánico del suelo, para estudiar el cambio temporal de la capacidad de secuestro de carbono según los diferentes tipos de claras efectuados. El estudio, que se ha realizado en el marco de la red Silvadapt, de la que forman parte catorce universidades y centros de investigación españoles, ha contribuido a reforzar la importancia de la silvicultura adaptativa en el incremento de la resiliencia de los bosques, y su contribución para mitigar los efectos del cambio climático, según la Universidad de Córdoba.

26
May
2022

CREAF SO logo ESP print

Así lo señala una investigación del Centro de Ciencia y Tecnología Forestal de Catalunya (CTFC), la Universitat de Lleida (UdL) y el CREAF, publicada en la revista científica Agricultural and Forest Meteorology.

El estudio – realizado a partir de registros meteorológicos históricos, diferentes escenarios de cambio climático del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) y modelos de productividad basados en inteligencia artificial- concluye que desde 1976 hasta la actualidad, la producción de setas ha sufrido una disminución moderada y prevé que esta tendencia se acentúe más o menos hasta el año 2100 en función de la magnitud del calentamiento global.

En el artículo, los autores señalan que los bosques subalpinos y montanos de pino rojo y pino negro del Pirineo serán los más afectados. En estos ecosistemas, la productividad total de setas podría caer cerca de 60 kg por hectárea en 2100 en el peor escenario, mientras que el resto del territorio catalán se mantendría más estable. El estudio distingue entre los hongos micorrícicos (aquellos que establecen relaciones simbióticas con las raíces de determinados árboles y entre los cuales podemos encontrar especies de gran interés gastronómico y recreativo, como el robellón o el boletus) y los saprófitos (aquellos que se alimentan de los residuos de otros organismos, entre los cuales podemos encontrar el champiñón y la colmenilla, por ejemplo). Mientras que para las especies micorrícicas podemos esperar una disminución de la productividad de manera general en los bosques pirenaicos, no es así entre las especies saprófitas, que verían como su productividad aumenta significativamente en los bosques más típicamente mediterráneas del territorio, donde más acusados se muestran los efectos del cambio climático.

“Este estudio también pretende concienciar sobre la necesidad de anticiparse a los posibles impactos del cambio climático sobre estos organismos (las setas), que juegan un papel tan importante en los ecosistemas naturales y a desplegar posibles políticas de gestión forestal para mitigar los efectos del cambio climático sobre nuestros bosques”, dice Albert Morera, autor principal del artículo e investigador en la Universitat de Lleida.

“Nuestra investigación destaca la complejidad de los impactos del cambio climático a escala regional sobre los ecosistemas forestales en general, y sobre los hongos en particular, con efectos diferentes, a veces opuestos, en función de las condiciones climáticas pasadas y futuras, así como dependiendo de las diferencias en los requerimientos ecológicos de los diferentes tipos de bosques y hongos. Este es un primer paso para determinar también los impactos del cambio climático tanto sobre la diversidad del conjunto de especies de setas como sobre especies individuales de interés socioeconómico por su comestibilidad”, dice Sergio de Miguel, investigador adscrito al CTFC, profesor de la Universitat de Lleida, y miembro de la Unidad Mixta de Investigación CTFC, Agrotecnio y CERCA.

Más información:

Morera, A.; Martínez de Aragón, J.; De Cáceres, M.; Bonet, J.A.; de-Miguel, S. 2022. Historical and future spatially-explicit climate change impacts on mycorrhizal and saprotrophic macrofungal productivity in Mediterranean pine forests. Agricultural and Forest Meteorology, 319: 108918. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0168192322001113

Fuente: Centro de Ciencia y Tecnología Forestal de Catalunya (CTFC)

11
Mar
2022

 

El número de empresas titulares de certificados de cadenas de custodia Forest Stewardship Council en España ha crecido un 14 % en 2021. Ya son 1.401 empresas las que pueden demostrar la trazabilidad de la madera FSC a través de sus canales de compra, transformación y venta.

Los subsectores que mayor crecimiento han registrado durante 2021 respecto al año 2020, han sido el del bambú, ratán, las resinas y el caucho, con un 400 % de aumento, al pasar de seis a 30 cadenas de custodia certificadas. El subsector de la pulpa, papel y cartón ha tenido un aumento del 73 %, al aumentar las certificaciones de 222 a 384. La madera para mobiliario y construcción ha aumentado un 63 % al pasar de 132 cadenas de custodia certificadas a 216. El epígrafe de la pulpa, papel y cartón ha tenido un notable crecimiento al pasar de 222 a 384 certificaciones, un 73 % más. Y el subsector de los envases y embalajes, al crecer de 207 a 282 cadenas de custodia certificadas crece un 36 %.

Un aumento del número de cadenas de custodia certificadas implica una mayor oferta de producto certificado en el mercado para cubrir una demanda que va en aumento. Según Gonzalo Anguita, director ejecutivo de FSC España, este crecimiento en España de empresas titulares de certificados de cadena de custodia “demuestra un mayor compromiso sostenible de los diferentes sectores que utilizan recursos forestales en sus cadenas de producción, pero también la existencia de un mercado sostenible cada día más relevante, estable y afianzado”.

Dentro del sistema FSC, los subsectores con mayor número de empresas certificadas a finales de 2021 son: la pulpa, papel y cartón (27 %); envases y embalajes (20 %); productos de madera para mobiliario y construcción (15 %); madera en rollo y biomasa (12 %); artes gráficas, material impreso y papelería (12 %) y tableros de madera (9 %).

Las principales comunidades autónomas con mayor volumen de empresas certificadas son Catalunya, Comunidad Valenciana, Galicia y Madrid.

Empresas como Energía y Celulosa, Garnica, Tetra Pak Ibérica o Laboratorios Indas certificaron su cadena de custodia para garantizar a sus clientes un producto con garantías de sostenibilidad.

Otras empresas como Andreu World se diferencia de su competencia por ser “la primera empresa del mundo con una oferta FSC 100 % en toda nuestra oferta de diseños de madera”, comenta su CEO Jesús Linares. “Utilizamos sólo madera sostenible procedente de bosques gestionados de forma responsable y en 2025 todos nuestros diseños estarán en economía circular.”

El mundo de los instrumentos musicales, que tradicionalmente han utilizado maderas tropicales y cuyo origen sostenible e incluso legal ha sido puesto en duda en numerosas ocasiones por ong como Greenpeace, empieza a ofrecer productos con maderas tropicales certificadas. Es el caso de la empresa valenciana Tonewoods que ofrece madera tropical para fabricación de instrumentos musicales. “Lo que producimos acaba convirtiéndose en guitarras, en música. Algo tan bonito sólo puede tener su origen en bosques que se gestionan de manera sostenible. La cadena de custodia es un pilar básico en nuestra estrategia y una ventaja competitiva muy importante que nos ha permitido diferenciarnos y crecer de la mano de clientes que comparten nuestros valores.”, asegura Nicholas Weber CEO de la empresa.

03
May
2022

 

El Instituto Forestal Europeo acaba de editar esta publicación (en inglés) sobre la selvicultura próxima a la naturaleza que pretende promover la Comisión Europea, tal y como recoge la Estrategia Forestal Europea.

Además se puede ver la grabación de un seminario del Instituto Forestal Europeo sobre este tema en el siguiente enlace de su canal de youtube: https://youtu.be/lw1NasD22jg

Para bajar el documento:

https://app.box.com/s/d00wkugv5kn1dd46y66mlix6c6dlnpxx

18
Feb
2022

pefc 2021 indforma

 

Más de 56.700 nuevas hectáreas, 7.190 selvicultores y 103 empresas se han adherido al sistema de certificación forestal PEFC en una clara apuesta por la sostenibilidad forestal, según el balance que acaba de realizar la entidad de sus acciones en 2021.

2021 ha sido un año en el que el sector forestal ha sido reconocido como estratégico para la recuperación verde en el marco político nacional e internacional. El importante papel de este sector en la bioeconomía y el desarrollo sostenible ha servido para posicionar la certificación forestal como dinamizadora de las buenas prácticas, además de servir como herramienta clave para combatir la deforestación y mitigar el cambio climático.

Castilla y León, a la cabeza en crecimiento de hectáreas certificadas

En España, el sistema de certificación forestal PEFC ha registrado a cierre de 2021 un total de 2.480.042 hectáreas certificadas gestionadas por 49.060 selvicultores y propietarios forestales comprometidos con la gestión sostenible de los montes. Estas cifras suponen un incremento porcentual neto del 2,3% y del 17,2%, respectivamente, representando así porcentajes que ascienden gradualmente cada año. El mayor crecimiento neto anual de superficie certificada PEFC se ha dado en las Comunidades Autónomas de Castilla y León (Δ33.827 ha), Galicia (Δ32.608 ha), Aragón (Δ14.361 ha) y Cataluña (10.463 ha). Así, a cierre de 2021, Castilla y León (792.264), Navarra (307.058), Galicia (289.423) y Cataluña (277.055) son las Comunidades Autónomas con mayor superficie certificada PEFC. En cuanto a los nuevos selvicultores adheridos al sistema, los aumentos netos más destacados con respecto a la anualidad anterior se sitúan en las Comunidades Autónomas de Galicia (Δ6.533), Asturias, (Δ384), Euskadi (Δ178) y Cataluña (Δ103). Estos incrementos revelan el interés por la gestión sostenible y señalan a PEFC como líder en certificación forestal en el territorio, contando ya con el 96% de la superficie total nacional certificada. 

La superficie certificada PEFC se encuentra registrada a tiempo real en una plataforma online que nutre al buscador de superficies certificadas y al buscador de certificados de Gestión Forestal Sostenible alojados en la web de PEFC España.

Trabajo con propietarios de pequeñas superficies

Los gestores y propietarios forestales incorporan al Sistema PEFC sus montes a través de la adhesión a entidades que solicitan y gestionan los distintos certificados de Gestión Forestal Sostenible. Las diferentes modalidades de certificación del Sistema PEFC permiten a los selvicultores agruparse de forma sencilla, eficaz y controlada en 38 certificados de Gestión Forestal Sostenible concedidos por una de las 3 entidades de certificación acreditadas para ello: AENOR, BVC y GFA, siendo una forma de garantizar la gestión sostenible de sus montes. PEFC facilita el acceso a la certificación a los propietarios de pequeñas superficies y se encarga de asesorarles y guiarles en los procedimientos para que puedan adquirirla. De esta forma, adaptándose a la realidad de los territorios y su gestión, los certificados PEFC se dividen en 21 certificados de grupo, 9 certificados individuales y 8 regionales. La tipología de propiedad se mantiene en 2021 igual que en años anteriores, correspondiendo el 65% de la superficie a una gestión pública y el 35% a una gestión privada. Cabe destacar que estos porcentajes varían significativamente entre las diferentes Comunidades Autónomas, resaltando Castilla y León con mayor porcentaje de superficie pública certificada y Galicia como el territorio con mayor porcentaje de superficie de gestión privada. 

El 2021 ha sido un período en el que la apuesta por la trazabilidad, la transparencia y, especialmente, la protección de los derechos de los trabajadores se ha puesto en relevancia, demostrado a través de regulaciones europeas y propuestas como los productos libres de deforestación. Esto ha conllevado la adopción de sistemas de verificación, como la certificación de cadena de custodia PEFC, que avala las buenas prácticas a lo largo de toda la cadena de valor. Además, en el marco de una tendencia a la circularidad y a la transición verde, las empresas han apostado por implantar la certificación para liderar el cambio hacia la sostenibilidad. Este contexto ha permitido cerrar 2021 con un total de 1.646 empresas certificadas, lo que implica un crecimiento neto del 6,7%, más de un punto porcentual en relación con el crecimiento de los años anteriores. Las Comunidades Autónomas en las que se han certificado mayor número de nuevas empresas son Cataluña (Δ28), Murcia (Δ17), la Comunidad Valenciana (Δ11) y Madrid (Δ10). Así, las Comunidades Autónomas que comprenden mayor número de empresas certificadas son Galicia, Cataluña, Euskadi y Madrid con un total de 450, 257, 145 y 133 empresas certificadas, respectivamente. 

Las empresas certificadas y los productos con certificación PEFC pueden encontrarse en el buscador correspondiente alojado en la web de PEFC España.

 

Página 1 de 4

© 2018 Distrito Forestal.