Política Forestal

17
Oct
2020

European timbre trade fedjpg

Sin embargo, el sector del tablero se está viendo afectado por la cancelación de ferias y eventos y el parón del contract.

AEIM (Asociación Española del Comercio e Industria de la Madera) participó en la reunión del Comité directivo de la ETTF (European Timber Trade Federation) que se celebró online el pasado 25 de septiembre.

Participaron en dicha reunión representantes de federaciones europeas del comercio e industria de la madera de 8 paises: Alemania, Francia, Italia, Bélgica, Dinamarca, Países Bajos y Suiza. También participó un representante de la ATIBT (Asociación Técnica de la Industria de la Madera Tropical). Por parte de AEIM participó su Secretario General, Alberto Romero Cagigal.

 

madera en la construcción

 

A continuación figura un breve resumen con algunos comentarios generales sobre la evolución del mercado de maderas y productos derivados en Europa.

En general, el mercado europeo se encuentra en una situación estable, incluso los mercados del sur de Europa se han recuperado tras el parón de la actividad. La construcción se está desarrollando muy bien en los países de Europa Central y del Norte. Los mercados de bricolaje han estado en auge en los meses de verano, especialmente por lo que respecta a consumo de decking. Información por países:

  • Países Bajos: Los mercados de madera de coníferas y el consumo para ventanas son positivos. Hay más problemas con la importación de maderas de frondosas y tropicales. No obstante, la actividad de las empresas del sector está mejorando en general.
  • Italia:En este país se espera una disminución general de la facturación del 10% en 2020. Los mercados de consumo son buenos en general. Sin embargo, hay incertidumbre sobre la evolución en los próximos meses.
  • Bélgica:Se destaca que el mercado de coníferas está funcionando bastante bien. Sin embargo el sector del mueble está bastante complicado.
  • Francia:Señala una previsión de caída de las importaciones de coníferas del 12% este año y una recuperación en torno al 4% para 2021.
  • España: La evolución del mercado durante los últimos tres meses ha sido bastante positiva y ha compensado en parte la caída producida durante los meses de marzo y abril.
  • Dinamarca:La situación es estable.
  • Alemania:Ha experimentado una fuerte caída en el sector de tableros. Y así las empresas que se dedican al montaje de stands para ferias y eventos y montadores para tiendas están desapareciendo. El negocio de ferias seguirá siendo muy complicado en los próximos meses.

Otros asuntos de mercados de aprovisionamiento

Está prevista para 2021 la prohibición de exportación de madera en tronco desde Guinea Ecuatorial prevista para 2021. El representante de la ATIBT indica que se prevé una disminución del 17% en la exportación de maderas tropicales.

Fuente:  madera-sostenible.com

28
Sep
2020

fsc galicia

«Galicia ten boa madeira» contempla la realización de cuatro actividades formativas y tres divulgativas.

Durante los próximos tres meses, FSC España desarrollará en Galicia un importante proyecto de formación y comunicación centrado en la certificación forestal y la promoción de la industria forestal gallega. Bajo el lema «Galicia ten boa madeira», la ONG promoverá las buenas prácticas ambientales en sus bosques y plantaciones. Talleres, conferencias y acciones de comunicación cuentan con la financiación de la Axencia Galega da Industria Forestal (Xera).

La economía regional relacionada con la madera factura al año cerca de 2.300 millones de euros y da empleo a 80.000 personas, la mayoría pertenecientes al medio rural. Gracias a la rigurosa certificación FSC y al esfuerzo de todos los agentes, el sector está acometiendo una profunda modernización de sus estructuras y sistemas. Con ello aumenta su eficacia y se garantiza al consumidor una gestión sostenible de las explotaciones forestales a lo largo de toda la cadena de producción.

En total está prevista la realización de cuatro actividades formativas y tres actividades divulgativas sobre certificación forestal FSC y la industria forestal en Galicia.

La primera acción formativa es un webinar sobre gestión forestal y conservación de la biodiversidad FSC (indicador 6.5.4) que se celebrará el martes 15 de septiembre. Le seguirá el día 22 de septiembre otro sobre certificación FSC ampliada a productos forestales no maderables y servicios del ecosistema.

En octubre y noviembre se organizarán dos talleres presenciales, en las ciudades de Lugo y Pontevedra, sobre gestión forestal y cadena de custodia.

Respecto a acciones de divulgación, en octubre está prevista la realización en Santiago de Compostela de una jornada sobre certificación FSC de cadena de custodia y proyectos con madera. También se va a producir un vídeo sobre la certificación de la industria forestal gallega y su desarrollo futuro gracias a su apuesta decidida por una gestión sostenible de los recursos, que incluirá una campaña específica de comunicación en redes sociales.

16
Sep
2020

bandera CyL

La Junta de Castilla y León ha terminado recientemente la elaboración en formato digital de los Catálogos de los montes de Utilidad Pública de las nueve provincias de la Comunidad. Estos catálogos están disponibles para su consulta y libre descarga en la web de la Junta.

De los casi 4,9 millones de hectáreas de superficie forestal existente en Castilla y León, algo más de 2,4 son propiedad de alguna Administración Pública. De ellas, más de 1,8 millones (aproximadamente el 38 %) están declaradas de utilidad pública, encontrándose distribuidas en 3.533 montes.

Según el Anuario de Estadística Forestal del año 2017, en España hay un total de 11.359 montes de Utilidad Pública (MUP), con una superficie de 7,37 millones de hectáreas. La Comunidad de Castilla y León, con 1,8 millones de hectáreas, supone el 25 % de la superficie nacional y más del 30% del número de montes catalogados.

Las dos provincias con mayor número de montes, son León, con 991 MUP y una superficie de casi 600.000 hectáreas y Burgos, con 667 MUP y una superficie de 317.000 hectáreas. Unas cifras que aumentan de año en año; desde la fecha del anuario (2017) hasta la actualidad se han declarado 21 nuevos montes, aumentando la superficie catalogada en 7.666 hectáreas.

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente gestiona esta inmensa superficie y se encarga de velar por su protección y conservación, en estrecha coordinación con las entidades locales propietarias, de conformidad con lo establecido en la Ley estatal 43/2003, de Montes, y en la Ley autonómica, 3/2009, de Montes de Castilla y León.

Concretamente, la Dirección General de Patrimonio Natural y Política Forestal, ha elaborado unos libros de los diferentes Catálogos con el fin de proporcionar la mayor difusión y conocimiento. El trabajo se culminó a principios de este año. En estos textos figuran los datos principales de los montes: superficies, pertenencia, ubicación, límites, etc, junto con un plano sobre ortofoto para su mejor localización. Se trata de libros resúmenes, pues los auténticos catálogos de MUP son libros registro de carácter administrativo donde constan todos los hechos que supongan una alteración del MUP, son mucho más extensos y se formalizan en dicha Dirección General.

 

https://medioambiente.jcyl.es/web/jcyl/MedioAmbiente/es/Plantilla100/1181827145655/_/_/_

Fuente: 

Junta de Castilla y León

01
Ago
2020

Pinar de pinaster

El director adjunto del Departamento de Silvicultura de la FAO, Ewald Rametsteiner, se ha referido recientemente al papel que ha de representar la gestión de los bosques en la reconstrucción tras la pandemia COVID-19, aún en expansión en muchos lugares del mundo. Precisamente en muchos de esos territorios, los bosques suponen tradicionalmente la única fuente de recursos de las personas que habitan en su entorno.

La reducción del compromiso con una producción y comercialización de la madera legal y sostenible y la deforestación son algunos de los peligros de una recuperación socioeconómica que no tenga en cuenta a los bosques como parte de la solución. A continuación reproducimos el artículo de opinión de Ewald Rametsteiner, cuya versión original (en inglés) puede consultarse aquí:

A medida que la COVID-19 continúa extendiéndose por todo el mundo, los bosques y las comunidades forestales están sintiendo la presión. Los bosques ya son una fuente de alimentos, ingresos, combustible y refugio para cientos de millones de personas en todo el mundo. Y cuando los tiempos son difíciles, muchas más personas en las zonas rurales acuden a los supermercados de la naturaleza. Lo hacen para satisfacer sus necesidades básicas y para crear ingresos alternativos, como buscar alimentos silvestres y recoger combustible para cocinar.

Esto es particularmente relevante ahora, cuando las perturbaciones del mercado debidas a la COVID-19 están afectando a los medios de vida de unos 45 millones de personas empleadas por pequeñas y medianas empresas forestales en todo el mundo. Estas empresas constituyen alrededor del 80-90 por ciento de los negocios forestales, tanto formales como informales. Se están perdiendo empleos e ingresos, mientras que al mismo tiempo los jóvenes están regresando a las zonas rurales desde las ciudades.

A medida que los países se centran en la recuperación de la pandemia, existe el peligro de que reduzcan su compromiso con la producción maderera legal y sostenible, lo que podría anular los logros obtenidos con tanto esfuerzo a nivel nacional e internacional. Sin una aplicación vigilante de la ley, se producirá un aumento de las actividades ilegales y las prácticas fraudulentas en el sector maderero, un incremento de los conflictos de tenencia y el debilitamiento de las actividades de vigilancia independiente sobre el terreno.

Es evidente que debemos adoptar medidas para impedir que COVID-19 invierta décadas de los progresos lentos pero duramente conseguidos en la reducción de la deforestación y el impulso de la producción y el comercio sostenibles de productos forestales. El aumento de las tasas de deforestación sería un grave revés para los esfuerzos por cumplir los objetivos de emisiones, que ya están muy atrasados.  

Lo que es más importante, debemos reconocer que los bosques son parte de la solución. Bien gestionados, los bosques son una fuente de prosperidad económica y desarrollo sostenible y tienen un papel clave que desempeñar en la recuperación social y económica tras la pandemia COVID-19.

Propuestas de FAO a los decisores políticos

Así pues, ¿cómo podemos reconstruir mejor, tanto con y para los bosques sostenibles? Los representantes de los gobiernos y los responsables de la silvicultura de todo el mundo se reúnen virtualmente esta semana [por la semana del 22 de junio de 2020] para responder a esta pregunta durante el seminario web de la Semana Forestal COVID-19, 'Reconstruir mejor: COVID-19 contribuciones del sector forestal para la recuperación de la pandemia', organizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. Y algunos pasos ya están claros.

La comunidad internacional y los gobiernos deben reconocer el papel fundamental de los bosques para asegurar los medios de subsistencia, en particular para muchas de las personas más pobres del mundo. Deben garantizar que se respeten los derechos de las comunidades vulnerables. Al mismo tiempo, es preciso salvaguardar los progresos realizados en la consecución de los objetivos relativos al cambio climático y al desarrollo mundial.

Debemos apoyar a las comunidades que dependen de los bosques para que se protejan y se hagan más resistentes. Una forma concreta de hacerlo es proporcionar a las comunidades locales medidas de asistencia que paguen a los trabajadores jóvenes y desempleados para restaurar los ecosistemas degradados en la comunidad y sus alrededores, por ejemplo, mediante la plantación de árboles. Esto no sólo ayudaría a recuperar las tierras productivas, sino que, si se ejecuta correctamente y a escala, también se restauraría la biodiversidad y se crearía un almacenamiento de carbono en los suelos.

Debemos mantener el impulso en el apoyo a la ordenación forestal comunitaria y a las pequeñas empresas emprendedoras que proporcionan productos legales y sostenibles. Hacerlo es una solución estratégicamente sólida y sostenible. Esto implica el apoyo a un mejor acceso a los mercados.  También implica protegerlos contra la afluencia de productos ilegales en el mercado y mantener la aplicación de los reglamentos acordados internacionalmente sobre la madera talada legalmente.

Por último, también debemos reconocer que los bosques con una biodiversidad reducida, un comercio insostenible de fauna y flora silvestres, una deforestación generalizada y la degradación del paisaje crean riesgos para la salud.  De hecho, la mala gestión de los paisajes forestales y de las especies de fauna silvestre asociadas a ellos se ha asociado con la propagación de virus y otros patógenos que amenazan a los seres humanos, incluidos el virus del Ébola, el VIH/SIDA y el virus Zika. Por lo tanto, el mantenimiento de bosques sanos debe formar parte integrante de las estrategias para reducir el riesgo de futuras epidemias.

Fuente: 

Thomson Reuters Foundation News

© 2018 Distrito Forestal.